viernes, mayo 25, 2012

La Antorcha Olímpica en tiempo real



El esfuerzo logístico que conlleva el Relevo de una Antorcha para un evento del ciclo olímpico es impresionante. Un ejército de personas trabaja detrás del Fuego para detallar las rutas, coordinar a los portadores, informar e incluso gestionar las funciones más básicas de los miembros del equipo, como saber dónde van a descansar o a comer.

Pero más allá de eso, la Flama es el símbolo que promueve los valores del olimpismo, y es también el evento más importante de promoción para los Juegos, por lo que sobre los hombros del equipo organizador de la Antorcha descansa la responsabilidad de, por así decirlo, calentar el ambiente antes de la ceremonia inaugural.

Hace nueve meses, para el Relevo de la Antorcha de Guadalajara 2011, un equipo de 30 personas viajó por todo el país para promocionar los Juegos Panamericanos, y eso sin contar gente de patrocinadores y hasta un mariachi. TDN y TDW fueron los únicos medios que completaron el viaje de 50 días en un 100 por ciento, junto a la comitiva, y puedo decirles con toda certeza que informar un evento así, donde un día se amanece en una ciudad y al siguiente en otra, es un gran reto.

Para Londres 2012 la BBC fue más allá. Durante los trayectos del Fuego, una camioneta es la encargada de llevar prácticamente en tiempo real las imágenes todos y cada uno de los relevos de la Antorcha, para transmitirse vía internet.


(Espero que le casquen al inglés para ver el video.)

La Torchcam, como fue llamada por la BBC, transmitirá aproximadamente 16 mil minutos de imágenes, si tomamos en cuenta que cada portador lleva la Antorcha en promedio dos minutos, desde el pasado 19 de mayo en Land’s End hasta el 27 de julio en el Estadio Olímpico de Londres.

¿Cómo lo hace?

La transmisión vía satélite de aproximadamente 267 horas, el equivalente a los 16 mil minutos, resulta muy caro, por lo que la camioneta de medios de la BBC lleva cuatro cámaras con una pequeña cabina que switchea las tomas, y las envía por medio de internet 3G a la sede de la televisora, desde donde se genera el streaming para todo el mundo.

La señal no es completamente en vivo, sino que llega al público con un retraso de dos minutos por todo el proceso de la transmisión. Sin embargo, por primera vez en la historia el mundo entero puede atestiguar el paso del Fuego Olímpico.

Y la respuesta del público ha sido impresionante. De acuerdo a la BBC, los primeros cinco días de transmisión generaron 2.3 millones de visitas, 921 mil el pasado sábado, cuando empezó el recorrido en territorio británico.

Y es que si la Antorcha ya no puede viajar al mundo entero como antes, Internet nos la lleva hasta nuestro monitor.

(Pueden ver el streaming del paso de la Antorcha Olímpica aquí.)

miércoles, mayo 23, 2012

Los gatos y la energía infinita

Dicen que los gatos siempre caen de pie y que un pan tostado cae al piso siempre del lado que está untado. Una bebida energética en Brasil puso a prueba estas dos teorías y el resultado fue fascinante...

viernes, mayo 18, 2012

Orbital Tower: la nueva Torre de Babel



Cuenta la Biblia que los hombres quisieron construir una torre que llegara hasta el cielo, para poder llegar a Dios. El Creador, molesto por este arranque de soberbia, hizo que los constructores se confundieran entre diferentes idiomas, con lo que la obra quedó inconclusa y los humanos se dispersaron sobre toda la superficie de la Tierra.


La Orbital Tower es una estructura de acero de 114 metros de alto, en color rojo, que sobresale a un lado del Estadio Olímpico de Londres y del Centro Acuático, y de acuerdo a sus creadores, Anish Kapoor y Cecil Balmond, tiene entre sus influencias a la mítica Torre de Babel.

El proyecto surgió por iniciativa del Alcalde de Londres, Boris Johnson, quien quiso crear un ícono artístico a la altura de la Torre Eiffel de París: una estructura entrelazada que se convirtiera en parte del paisaje de la capital inglesa, como parte importante del legado de los Juegos Olímpicos.

Empezó a construirse en noviembre de 2010 y fue entregada este mes, aunque será abierta al público hasta el 28 de julio, un día después de la inauguración de Londres 2012. Su costo de acceso durante los Juegos será de 15 libras para adultos y 7 para niños, aunque estos precios podrían bajar después del evento.

Cuenta con dos plataformas de observación para contemplar todo el parque olímpico, y es considerada la más grande escultura del Reino Unido por su altura, sobrepasando casi al doble los 60 metros de Aspire, en la Universidad de Nottingham.

El costo final de la construcción fue de 22.7 millones de libras esterlinas, es decir, 502 millones de pesos mexicanos, 19 por ciento más del presupuesto inicial. 18.5 millones de libras fueron aportadas por el magnate del acero Lakshmi Mittal, cuya empresa ArcelorMittal fue puesta en el nombre de la obra.

Las voces a favor y en contra se han dejado escuchar. Los detractores de la Orbital Tower aseguran que es un gasto innecesario en tiempos de dificultades económicas para el país y su uso en el futuro sigue como parte de la controversia.

Lo cierto es que la Orbital Tower, sin llegar al cielo, observará a los representantes de todos los países del mundo compitiendo por la victoria en el lenguaje universal del deporte.

miércoles, mayo 16, 2012

Las Buenas Conciencias

MONTERREY.- El título evidentemente alude a la obra de Carlos Fuentes, quizás no la más exquisita de su repertorio, pero sí mi favorita.

Para ser franco, Aura me pareció una genialidad por el uso de la narrativa en segunda persona, pero Las Buenas Conciencias me marcó: lo leí en mi adolescencia (creo que por la escuela, pero qué más da) y me hizo entender la hipocresía que cunde al mundo y que abrumaba a mi mundo también en aquella época.

La misma noche de ayer, después de terminar una jornada de 12 horas de un maravilloso trabajo, no pude evitar en volver a pensar en Fuentes. No soy una persona tan culta como para explicar cada una de sus obras, ni conozco su vida lo suficiente para entender las razones de sus letras, pero sí entiendo muy bien cómo marcó -de manera suficiente- la mía.

Saco esto a colación porque, curiosamente, la noticia de la muerte de Carlos Fuentes me cayó como cubetada helada mientras realizaba un reportaje a una deportista que admiro y que me abrió las puertas de sus dos casas (su hogar y su sitio de entrenamiento) de par en par, de una manera muy franca y abierta.

Lo que encontré fue un retrato similar al de una familia que alguna vez fue, pero que ya no es. No hay reproches: mis padres nos educaron para ser libres y ellos decidieron serlo una vez que su trabajo estuvo completo y mis hermanos y yo estábamos listos para comernos al mundo. La familia que conocí ayer sigue unida de manera sólida y quiero pensar que así permanecerá.

A mis 31 años me he vuelto demasiado escéptico y desconfiado. He aprendido a leer una sonrisa detrás de unos labios y los ojos detrás de la pupila. Y después de un día largo, de altos y bajos, de profunda observación, entrevisté a la deportista en cuestión. Su carrera, sus metas, su entrenador, sus padres... Pero cuando le pregunté por su hermana, quien actualmente vive en Inglaterra, se quebró.

No recuerdo la última vez que vi unas lágrimas tan sinceras y contagiosas. Ella fue tan generosa que las dejó correr por su rostro sin empacho alguno, sin querer cortar la entrevista, como si esas gotas fueran parte del mar que las separa en este momento y que las hará juntarse cuando ellas se vuelvan a reunir, en los Juegos Olímpicos.

Educar gente libre no es darle las cosas para hacer lo que quiera, sino enseñarle a decidir, a pensar y a amar a su manera y no a la propia. Esa es en esencia una buena conciencia: eso fue lo que nos quiso mostrar Fuentes, lo que me enseñaron mis padres y lo que vi ayer aquí en Monterrey.

Porque México lo que necesita son a las verdaderas buenas conciencias.

viernes, mayo 04, 2012

Las medallas de Londres 2012





Además de la ceremonia inaugural, sin duda los momentos más memorables en los Juegos Olímpicos son las premiaciones, cuando los tres mejores de todo el planeta en cada prueba son reconocidos.

Las medallas de oro, plata y bronce son el símbolo de la excelencia deportiva desde San Luis 1904, ya que en Atenas 1896 solamente se dieron preseas de plata y bronce para el primer y segundo lugar respectivamente, y en París 1900 se entregó toda clase de trofeos a los vencedores.

Hay 302 eventos en 26 disciplinas en Londres 2012. Para cada uno de ellos se entrega un oro, una plata y un bronce. No, esperen, hay deportes de conjunto como futbol, basquetbol, voleibol, balonmano… Uy, y no hemos contado los Juegos Paralímpicos… Bueno, vamos a ahorrarnos las operaciones matemáticas: en Londres durante este verano se repartirán unas 4 mil 700 medallas.

Estas preseas serán las más grandes de la historia: las olímpicas pesan entre 375 y 400 gramos, con 85 milímetros de diámetro y 7 de grosor. De hecho, son más grandes por 15 milímetros en el diámetro y uno en el grosor respecto a las de Beijing 2008, además de que pesan prácticamente el doble. El anverso, como dicta la tradición, tiene a la diosa griega de la victoria, Nike, y el estadio Panathinako, sede de los primeros Juegos Olímpicos modernos, mientras que el reverso tiene el logotipo de Londres 2012, el Río Támesis y unas líneas que representan la energía de los deportistas.

Pero bien dicen por ahí que no todo lo que brilla es oro. Las medallas en realidad son aleaciones de diversos metales. Las doradas tienen 92.5 por ciento de plata, un poco de cobre, y el recubrimiento, el 6 por ciento, de oro. Las de plata son en realidad las más puras, con 92.5% de este metal y el resto de cobre, mientras que las de bronce son 97% cobre, un poco de zinc y estaño.

Su acabado corrió a cargo de la Casa Real de Moneda de Llantrisant, en el sur de Gales. Para ello, emplearon materiales que llegaron de Utah, en los Estados Unidos, y Mongolia, que fueron convertidos a discos en España y Birmingham, Inglaterra, para darle los toques finales precisamente en Gales. Sí, ese es el largo camino que sigue una medalla olímpica antes de llegar a su destino.

Además, solamente tienen acceso 25 personas a la bodega en donde están guardadas las preseas, quienes deben usar guantes para su manejo, ya que la primera persona que tiene derecho a tocarlas con sus manos, son precisamente los ganadores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Ah, y no digamos colgársela, que está estrictamente prohibido para los empleados.

Las medallas olímpicas ya están listas, y las paralímpicas quedarán terminadas pronto. Sólo queda esperar para saber cuántas de ellas vendrán a México.

miércoles, mayo 02, 2012

A veces me pregunto...

... Si algún día volveré a meter historias personales aquí.

Digo, sí está chido que meta mis reportajes, crónicas, entrevistas, bla, bla, bla, porque creo que no es falta de modestia decir que hago cosas muy buenas.

Pero el sello de este blog desde noviembre de 2004 fue el de uno personal. Últimamente, más que en mucho tiempo, me la he pasado dando un rol -a veces de manera aleatoria y a veces consciente- por los contenidos del pasado. Muchos posts en tiempo pretérito y muchos más en presente.

Quien tenga el ánimo de husmear por las aproximadamente 750 entradas que hay aquí, podrá conocerme bien, no muuuy bien, pero sí bien, lo suficiente para hacerme una buena entrevista o tener tema de conversación por horas frente a una taza de café o un tarro de cerveza. No hace falta mucho tiempo para entender lo básico: que soy periodista porque me gusta contar historias, amo los deportes, a los Beatles, a los Pumas, a los gatos y por sobre todas las cosas, a mi familia y a las mujeres.

El blog me salvó, en 2007-2008, de perder mi escritura a costa de un manual de estilo. Hoy lo agradezco infinitamente porque eso me permitió desarrollarme para contar historias de la manera que quiero hacerlo y que, creo, gusta a la gente, o por lo menos a mi círculo más cercano, que es el que realmente me importa.

Paradójicamente, de finales de 2010 para acá, esas historias que cuento han salvado a mi blog de no perderse en la inmensidad de la red.

¿Que por qué no he metido más relatos personales? No es por miedo a que me pase algo, sino porque me cansé de estar expuesto. Mi estado de ánimo en el último año ha sido una montaña rusa que no para y que me deja pocos respiros. En este preciso momento estoy en ese punto alto donde creo que realmente todo es posible y que soy el pinche rey del mundo. ¡Ajúa! Y creo que por eso me animé a escribir esto. No sé si mañana siga ahí.

Bueno, basta.

Les adelanto que en el viernes olímpico les hablaré sobre cómo se fabrican las medallas y que el Olimpo Mexicano se toma una pausa de al menos una semana (pinche Liguilla, teodioputamadrecarajo).

Y si quieren saber historias personales mías de mi persona, ps pregunten o pídanlas. Sí contesto.

Continuamos con la programación habitual...