viernes, marzo 16, 2012

¿Quién diablos es Yamilé?




La Habana es una ciudad con un sabor muy particular: transpira la calidez de su clima y de su gente, que cada paso que da parece el de un baile de salsa, con esa alegría que trasciende a las carencias de su pueblo y a las conquistas y desaciertos de su Revolución.

La isla más grande del Caribe ha visto nacer a grandes atletas que han ocupado podios olímpicos de manera constante desde 1972, cuando los programas de desarrollo deportivo impulsados por Fidel Castro empezaron a rendir frutos. El 14 de agosto de aquel año, 27 días antes de que el boxeador Orlando Martínez ganara el primer oro olímpico de la Cuba revolucionaria, en La Habana nació Yamilé Aldama Pozos, la actual campeona mundial de salto triple bajo techo.


Pero Yamilé hoy representa a la Gran Bretaña.

Yamilé forma parte de un grupo de deportistas llamados “Plastic-Brits”, o británicos de plástico, por parte de un sector de la prensa de aquel país, que cuestiona a los atletas que adoptaron la nacionalidad para representar al anfitrión de los Juegos de Londres 2012. El asunto tomó mayor fuerza cuando Tiffany Porter, plata en Estambul en los 60 metros con vallas y nacida en Estados Unidos, no supo recitar ni una frase del himno británico, God Save the Queen.

Pero el caso de Yamilé es particular. Comenzó por supuesto representando a su natal Cuba, fue subcampeona mundial en Sevilla 1999 e incluso fue a los Juegos de Sydney 2000 bajo la bandera de la isla. Después conoció a un estudiante escocés llamado Andrew Dodds, con quien se casó y se fue a vivir a Londres en 2001.

Sin embargo, Dodds fue encarcelado por tráfico de heroína y condenado a 15 años de prisión en 2002, poco después de su matrimonio, y Yamilé decidió permanecer en Londres cerca de su marido en lugar de regresar a Cuba. Sola, sin dominio del inglés y con un bebé en brazos, no podía representar a Gran Bretaña, ya que no había cumplido el periodo de tres años para poder solicitar la nacionalidad. Entonces acudió a Sudán en 2004, que la recibió como una de sus deportistas, y compitió para este país del oriente africano en los Juegos Olímpicos de Atenas y Beijing.

Fue hasta febrero 2010 cuando finalmente obtuvo la ciudadanía británica.

A los 39 años de edad, apenas el pasado 13 de marzo recibió el visto bueno del Comité Olímpico Internacional para competir en Londres 2012 con el equipo británico.

Con su esposo Andrew ya en libertad y con un segundo hijo, Yamilé Aldama es una firme candidata para capitanear al conjunto de atletismo de Gran Bretaña en los Olímpicos y por supuesto, también es una firme candidata a ganar una medalla.

martes, marzo 13, 2012

A tus 30 años, José Pablo

Cada 13 de marzo no puedo evitar pensar, al menos una vez en el día, que pasaría si siguieras aquí.

Como eres un Otero Mac Kinney, seguramente habrías estudiado una carrera de esas que te quitan horas de sueño y cabello de la cabeza. Quizás serías actuario, físico-nuclear, ingeniero biomédico (no espera, ya tenemos uno) o médico. Hey, estarías igual de loco que nosotros, no te hagas.

No sé si serías reservado y prudente como yo o extrovertido e impulsivo como Ángel. Tal vez serías ese saludable punto medio al que a veces deberíamos llegar. Seguramente tendrías una guapa novia, amiga de Ana, y yo, vamos, yo seguiría soltero. Pero tal vez en lugar de regañarme por buscarme mujeres con un par de tornillos sueltos, me presentarías a tus amigas más centradas y te terminaría diciendo que me dan flojera. Chale.

Esperaría que trabajaras con la misma pasión y entrega que tus padres y tus hermanos. Oye, 30 años ya es un número importante. Algo deberías estar haciendo de tu vida.

Serías hincha de los Pumas. Oh sí. Tal vez me habrías acompañado a Cancún y a Pachuca a aquellas finales, y escucharías religiosamente los jueves a las 10:00 a tu hermano mayor conduciendo la zona del mejor equipo del mundo. Sí que lo es.

Con algo de suerte, hasta te habrías contagiado del Liverpool conmigo en aquella Final de la Champions de 2005. Uy, y seguro de niño te habrías levantado conmigo todos los domingos en la mañana a ver a Hugo Sánchez dar marometas después de vacunar a sus rivales con el Real Madrid.

O tal vez ni siquiera te gustarían los deportes...

Serías beatlemano. De esa no te salvabas, fue herencia familiar. En realidad no tendría problema con nada mientras no te gustaran joterías como Luis Miguel o Michael Bublé, o a madrazos te haría entender que Frank Sinatra lo inventó todo.

Te habría visto la noche del pasado 16 de octubre en un restaurante de la Condesa con la misma cara de "te extraño" que le puse a tu madre y a tus hermanos después de deambular por todo el país durante 50 días.

Pero en lugar de eso, decidiste irte muy rápido y sin dar razones.

Aún nos cuesta trabajo entenderlo. Pero he llegado a comprender que trabajas con la misma pasión que nosotros allá arriba y que no solamente me escuchas los jueves a las 10, sino todos los días y en todo momento.

A lo largo de mis casi 31 años de vida he dejado de creer en muchas cosas, pero jamás he dejado de creer en ti, hermano.

Feliz llegada al tercer piso. Felices 30 años, José Pablo.

viernes, marzo 09, 2012

I got kicked in my Albert Halls!





¿Qué tiene que ver una sala de conciertos con un balón de futbol? Esa es la pregunta que nos hicimos al saber que la pelota que rodará en los estadios del balompié de Londres 2012, se llama “The Albert”, en referencia al Royal Albert Hall, una famosa y legendaria sala de conciertos de forma circular, donde se presentan los máximos exponentes de la música británica. Entre otros grandes espectáculos, ahí se reunieron Paul McCartney, Ringo Starr, Eric Clapton, Billy Preston, Joe Brown y Ravi Shankar el 29 de noviembre de 2002 para honrar a George Harrison, en el primer año de su fallecimiento.

Y es que justamente la forma circular de este recinto, y su rima, fueron asociadas con "ball", que en español significa balón o pelota. ¿Cómo? Mediante el Cockney Rhyming Slang, una deformación del lenguaje popular entre los británicos, para hallar nuevas formas de decir las cosas.

Se dice que un Cockney es alguien que nació con el sonido de las campanas de la iglesia de St.Mary-le-Bow, en el barrio londinense de Cheapside, aunque el acento cockney ya se ha extendido a otras áreas de la capital inglesa, principalmente a los suburbios.

Entonces, el Cockney Rhyming Slang está basado en rimas, donde se asocian lugares, personajes u objetos comunes con otras palabras. De ahí surgió la comparación del Royal Albert Hall con un esférico, que le dio nombre al balón olímpico: The Albert.


Voy a ser más claro: "I got kicked in my Albert Halls” significa "Me dieron una patada en las bolas". ¡Es verdad! De ahí viene el nombre del balón de futbol de Londres 2012.

Y disculpen la falta de recato, pero la idea del Cockney Rhyming Slang es despistar al enemigo y, por qué no, reírse un poco.

Si quieren decir "Cierra la boca", pueden decir "Shut your north and south", ya que north and south rima con mouth (boca).

¿Quieres un café capuchino? Pide un Al Pacino.

"¡Oh, mira su cara!" "¡Oh, look at Chevy Chase!" Sí, Chevy Chase rima con Face.

"Bunch of Baracks taking to the streets again!" Quiere decir que un grupo de granjeros está en las calles… Baracks por Barack Obama, aunque está no me quedó tan clara, ¿será que farmers, digo, farma' rima con Obama?

OK, ya aluciné. Pero de eso se trata este juego. Si van a Londres, aguas con el Cockney Rhyming Slang, se pueden llevar sorpresas, y les recomiendo no responder con albures, o se pueden llevar una patada en The Albert Halls, y no precisamente del balón de futbol olímpico.