viernes, febrero 24, 2012

La mujer en los Juegos Olímpicos


El pasado lunes 20 de febrero se clausuró la quinta Conferencia Mundial sobre Mujer y Deporte en Los Ángeles. En ella se hicieron recomendaciones para potencializar la labor femenina en esta rama y se aplaudió que la participación en Londres 2012 esté casi repartida en un 50 por ciento para ambos sexos. Además, se hizo un llamado a todos los comités olímpicos nacionales para tener mujeres que compitan en la justa.

Y es que nunca en la historia del olimpismo todos los países participantes han acudido con mujeres para participar en las competencias.

Los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia eran exclusivos para los varones, de hecho las mujeres ni siquiera podían presenciarlos. Bajo el concepto de los Juegos de la Era Moderna, en Atenas 1896 participaron 241 atletas, todos ellos hombres, y fue hasta cuatro años después, en París 1900 que 22 mujeres participaron, donde la tenista británica Charlotte Cooper se coronó como la primera campeona olímpica.


Desde entonces, los varones dominaron los espacios y los aparadores. Realmente en la primera mitad del siglo XX podemos contar pocas estrellas femeninas de los Juegos, hasta Londres 1948, cuando la holandesa Fanny Blankers-Koen llamó la atención del mundo entero, a sus 30 años de edad y entonces madre de dos hijos, al ganar los 100 y 200 metros planos, los 80 metros con vallas y relevo 4x100. Su hazaña era comparable con los cuatro oros que ganó Jesse Owens en Berlín 1936.

La mujer ha ido ganando cada vez más espacios en el movimiento olímpico. Cómo olvidar la imagen de la primera mujer en encender un pebetero olímpico, Enriqueta Basilio, en México 1968. Aún en nuestros días, la soviética Larisa Latynina es la deportista, hombre o mujer, con más medallas olímpicas sin importar el metal, con 18 en las pruebas de gimnasia de Melbourne 56, Roma 60 y Tokio 64. Y dentro de esta misma disciplina, Nadia Comaneci escribió su nombre en la inmortalidad con 7 calificaciones perfectas de 10 en Montreal 76, que la convierten en el mayor símbolo de la mujer dentro del olimpismo.

México llevó mujeres en su delegación a partir de Los Ángeles 1932, y las primeras preseas femeninas llegaron en los Juegos del 68, gracias a la esgrimista Pilar Roldán, plata, y la nadadora Maritere Ramírez, bronce. Y fue la pesista Soraya Jiménez en Sydney 2000 la primera campeona olímpica mexicana.

Sin embargo, la participación de la mujer está aún lejos de ser equitativa en algunos países. Hay naciones que nunca han llevado a una mujer a competir, como el caso de Arabia Saudita, Brunei y Qatar, que por cierto, este último ya aseguró que enviará a al menos dos mujeres a Londres 2012, con posibilidad de ser hasta cuatro.

El 27 de julio próximo, en el Estadio Olímpico de Stratford podría marcarse un nuevo hito en la historia del olimpismo: que todas las naciones del mundo desfilen con al menos una mujer entre sus deportistas en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

jueves, febrero 16, 2012

La televisión salvó a los Juegos Olímpicos


En julio de 1980, el español Juan Antonio Samaranch tomó la presidencia del Comité Olímpico Internacional.

A unos días del inicio de los Juegos de Moscú, el organismo estaba prácticamente en la quiebra y además influido por factores políticos. La Guerra Fría se apoderó del movimiento olímpico con el boicot de los aliados de Estados Unidos por la invasión soviética a Afganistán, lo cual cuatro años después llevó al bloque comunista a pagar con la misma moneda en Los Ángeles 1984.

Pero el primer gran reto de Samaranch fue generar mayores ingresos para los Juegos y volverlos un evento financieramente rentable. Para ello encontró en la televisión la fuente ideal de recursos.

Desde Berlín 1936 se proyectaron las primeras transmisiones de los eventos deportivos en salas de cine, pero fue hasta Roma 1960 cuando pagaron televisoras de diferentes países por los derechos de transmisión. Su costo para la edición de Moscú 80 fue de 101 millones de dólares, de los cuales 85 millones fueron pagados por la NBC de Estados Unidos.

Esta cifra creció en un 184 por ciento para Los Ángeles 1984 y 298 por ciento para Seúl 88, cuando se pagaron 402 millones de dólares al Comité Olímpico Internacional. La NBC pagó mil 180 millones de dólares por los derechos de Londres 2012, sin contar al resto de las televisoras. Es decir, de los 85 millones que le costaron a esta cadena los Juegos de Moscú 80 a lo que pagaron por el evento de este año, hay un incremento de mil 288 por ciento.

Además en 2011 firmaron un contrato por las próximas cuatro ediciones, dos de Invierno y dos de Verano hasta 2020, por un total de 4 mil 382 millones de dólares.

La NBC anunció hace unos días que han vendido espacios publicitarios por 900 millones de billetes verdes para Londres 2012, con lo que ya superaron sus ingresos de Beijing 2008, aunque aún no terminan de costear lo que pagaron al COI por esta edición.

Pero para el movimiento olímpico, el negocio es redondo. El COI se queda con el 51 por ciento del pago de estos derechos, y el resto la ciudad sede. En el ciclo olímpico previo a Beijing 2008, el 50 por ciento de los ingresos del organismo rector del movimiento olímpico provino de los derechos televisivos. Las utilidades del COI se reparten entre los comités olímpicos nacionales y en programas de desarrollo del deporte.

A casi 32 años de distancia del ingreso de Juan Antonio Samaranch, y hoy bajo la presidencia de Jacques Rogge, el Comité Olímpico Internacional ve sólo como un mal recuerdo aquella época que estuvo a punto de sepultar el sueño del Barón Pierre de Coubertin por motivos financieros.

jueves, febrero 09, 2012

East London o La Nueva Londres

A partir de hoy, cada viernes incluiré en este blog el contenido de mi cápsula olímpica que sale en Pasión W, en el 900 de AM y 96.9 de FM, sobre la sede olímpica. Pueden escucharla entre 5:00 y 6:00 de la tarde por radio.


Si usted ha ido a la capital de Inglaterra seguramente conoce el Big Ben, la Torre de Londres, Hyde Park, el Royal Albert Hall, el Palacio de Buckingham, Trafalgar Square, Picadilly Circus, la calle Oxford y todos aquellos sitios turísticos que atraen año con año a millones de visitantes a esta ciudad. Si es así, entonces recordará que los sitios que le acabo de mencionar, están en el centro y oeste de Londres.

Pero el Parque Olímpico y la mayoría de las sedes de la próxima gran justa deportiva están en la región Este de la metrópoli, aquella que históricamente, desde hace siglos, es vista como su zona menos desarrollada.

Londres 2012 se convirtió en el pretexto ideal para levantar al oriente. De hecho, el Estadio Olímpico se encuentra en Stratford, una antigua ciénaga en una de las zonas más pobres de la ciudad, donde alrededor de este monstruo de concreto de 486 millones de libras, se construyó también un imponente centro comercial. Poco a poco, esta zona tendrá elementos ideales del urbanismo del siglo XXI, como rutas de bicicletas y áreas verdes, acorde al legado que planea dejar la organización de Londres 2012 para la ciudad.

Además, la red de transporte público, uno de los dolores de cabeza de esta región, se mejoró para conectarla con el centro de la ciudad con 9 líneas de transporte que desembocan en Stratford y el remozamiento del subterráneo y los viejos trenes.

El Este de Londres recibirá una inusitada cantidad de turistas, primero a partir de la segunda quincena de julio por los Juegos Olímpicos, y después por los desarrollos económicos y de moderna arquitectura, contrastantes con la historia del centro de la ciudad.

Sin embargo, el reto para East London es también generar las oportunidades que permitan un desarrollo sostenido y próspero para toda la región. Actualmente Westfield Stratford City, el centro comercial que está enfrente del Estadio Olímpico, irrumpe en una zona donde todavía se aprecia el rezago de sus habitantes.

La nueva Londres ya está en marcha.

miércoles, febrero 01, 2012

Pumas: 50 años de Primera

“Dieron las 6:30 de la tarde y tuve que pedir permiso para salir de clase”.

Así vivió Alfredo Echávarri los momentos previos al partido de aquel 9 de enero de 1962, cuando el equipo de la Universidad estaba por asegurar su ascenso a la Primera División. Un equipo de estudiantes, con sueldos prácticamente simbólicos y cuyas mejores armas eran sus dos pies y el amor a aquella camiseta azul marino con una “U” apuntando al corazón.

Aquella noche acabó en fiesta, ante un estadio que se llenó por primera vez en un partido que no fuera de futbol americano. Fue un 5-1 contundente sobre el Cataluña de Torreón, que redondeó una temporada mágica y que apenas marcó el inicio de esta historia de grandeza.

“No lo imaginábamos realmente, sí soñamos siempre con tenerlo en Primera División, pero todo lo que se ha visto a través de estos 50 años… Los campeonatos, los grandes resultados, el hecho de conservar un equipo juvenil que sigue tratando de tener ese carácter, esa personalidad de equipo estudiantil.”

Entre las siete estrellas de los Pumas, mote que se le otorgó al equipo después del ascenso, no está la del 9 de enero de 1962, sin embargo fue la que precedió a todas ellas. Tuve la fortuna de estar con don Alfredo en las horas previas al homenaje que se le rindió a los héroes de aquella época, a 50 años de su hazaña, y percibir la ansiedad y nervios que preceden a un partido.

El estadio se volvió a llenar, los sobrevivientes de aquel día saltaron nuevamente a la cancha, 50 años y 20 días después, para sentir el cobijo de la afición del “Goya” y del “¡Cómo no te voy a querer!”, para poder observar por sus propios ojos la evolución de los entonces llamados Tigres Azules a los Pumas de hoy, para volver a vivir aquella noche de gloria como si fuera la primera vez.



Entrevistas: Ricardo Otero
Camarógrafos: Ramsés Barona y Alonso Casanova
Editor: Luis Beltrán

Al aire en Futbol en Serio Punto el 29 de enero de 2012, por TDN.