viernes, septiembre 07, 2012

La Olimpiada: Alex Zanardi


Un hombre apasionado por la velocidad, por la adrenalina de pisar el acelerador y cuya motivación era ver primero que nadie la bandera a cuadros.

Alessandro Zanardi nació el 23 de octubre de 1966 en Bolonia, Italia, y debutó en la Fórmula Uno en 1991 con el equipo Jordan. En cuatro años en los que militó también en Minardi y Lotus tuvo poca suerte, apenas con un sexto lugar en Brasil en 1993 como mejor resultado.

Y justamente a mitad de la década de los 90 brincó a la Serie CART, donde brilló con luz propia con dos títulos en 1997 y 98. Ello le valió el regreso a la Máxima Categoría para 1999 con Williams, donde nuevamente tuvo poco éxito.

En 2001 regresó a la Serie CART, el escenario de sus mayores logros, sin embargo, el final de esta etapa fue muy diferente.



El 15 de septiembre de aquel año, en el EuroSpeedway de Lausitz, Alemania, Zanardi perdió el control de su auto que quedó atravesado en la pista, Patrick Carpentier pudo esquivarlo, pero Alex Tagliani le propinó un impresionante golpe sobre el lado izquierdo que partió el bólido en dos. Zanardi perdió mucha sangre y tuvo que ser amputado en sus dos piernas por encima de la rodilla, aunque la rápida intervención de los doctores le salvó la vida. Un episodio que el mundo del deporte motor recuerda con el dolor del incidente, pero con la esperanza e inspiración que ha dado con su ejemplo en los años siguientes.

Cerca de cumplir los 35 años de edad, Zanardi fue obligado a replantearse llevar una nueva vida, pero la pasión por la velocidad y por el deporte lo regresaron eventualmente a las pistas. Después de pasar por un periodo de rehabilitación, compitió en el Campeonato Europeo de Autos Turismo, en el Campeonato Mundial de la Misma Categoría, e incluso ya manejó un Fórmula Uno adaptado a sus necesidades.

Pero si algo ha aprendido Alex Zanardi en los últimos años, es que el motor más potente es la voluntad. El año pasado ganó el Maratón de Nueva York en silla de ruedas y la medalla de plata en la contrarreloj de los Campeonatos Mundiales Paraciclistas. Ahora cumple la meta de participar en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012.



Y no podemos negar que se lo tomó muy en serio, construyó su propia bicicleta y además corrió en Brands Hatch, un circuito en el que ya manejó en la Fórmula 3000 y el Campeonato Mundial de Autos Turismo, la WTCC.

Con sus brazos como propulsor, Zanardi alcanzó el oro paralímpico. Aunque no hubo bandera a cuadros, Alex regresó a un podio para escuchar su himno nacional, para mostrarle al mundo que el poder de la voluntad humana no se mide en caballos de fuerza, y que el límite se lo impone uno mismo.



No hay comentarios.: