viernes, mayo 18, 2012

Orbital Tower: la nueva Torre de Babel



Cuenta la Biblia que los hombres quisieron construir una torre que llegara hasta el cielo, para poder llegar a Dios. El Creador, molesto por este arranque de soberbia, hizo que los constructores se confundieran entre diferentes idiomas, con lo que la obra quedó inconclusa y los humanos se dispersaron sobre toda la superficie de la Tierra.


La Orbital Tower es una estructura de acero de 114 metros de alto, en color rojo, que sobresale a un lado del Estadio Olímpico de Londres y del Centro Acuático, y de acuerdo a sus creadores, Anish Kapoor y Cecil Balmond, tiene entre sus influencias a la mítica Torre de Babel.

El proyecto surgió por iniciativa del Alcalde de Londres, Boris Johnson, quien quiso crear un ícono artístico a la altura de la Torre Eiffel de París: una estructura entrelazada que se convirtiera en parte del paisaje de la capital inglesa, como parte importante del legado de los Juegos Olímpicos.

Empezó a construirse en noviembre de 2010 y fue entregada este mes, aunque será abierta al público hasta el 28 de julio, un día después de la inauguración de Londres 2012. Su costo de acceso durante los Juegos será de 15 libras para adultos y 7 para niños, aunque estos precios podrían bajar después del evento.

Cuenta con dos plataformas de observación para contemplar todo el parque olímpico, y es considerada la más grande escultura del Reino Unido por su altura, sobrepasando casi al doble los 60 metros de Aspire, en la Universidad de Nottingham.

El costo final de la construcción fue de 22.7 millones de libras esterlinas, es decir, 502 millones de pesos mexicanos, 19 por ciento más del presupuesto inicial. 18.5 millones de libras fueron aportadas por el magnate del acero Lakshmi Mittal, cuya empresa ArcelorMittal fue puesta en el nombre de la obra.

Las voces a favor y en contra se han dejado escuchar. Los detractores de la Orbital Tower aseguran que es un gasto innecesario en tiempos de dificultades económicas para el país y su uso en el futuro sigue como parte de la controversia.

Lo cierto es que la Orbital Tower, sin llegar al cielo, observará a los representantes de todos los países del mundo compitiendo por la victoria en el lenguaje universal del deporte.

No hay comentarios.: