viernes, mayo 04, 2012

Las medallas de Londres 2012





Además de la ceremonia inaugural, sin duda los momentos más memorables en los Juegos Olímpicos son las premiaciones, cuando los tres mejores de todo el planeta en cada prueba son reconocidos.

Las medallas de oro, plata y bronce son el símbolo de la excelencia deportiva desde San Luis 1904, ya que en Atenas 1896 solamente se dieron preseas de plata y bronce para el primer y segundo lugar respectivamente, y en París 1900 se entregó toda clase de trofeos a los vencedores.

Hay 302 eventos en 26 disciplinas en Londres 2012. Para cada uno de ellos se entrega un oro, una plata y un bronce. No, esperen, hay deportes de conjunto como futbol, basquetbol, voleibol, balonmano… Uy, y no hemos contado los Juegos Paralímpicos… Bueno, vamos a ahorrarnos las operaciones matemáticas: en Londres durante este verano se repartirán unas 4 mil 700 medallas.

Estas preseas serán las más grandes de la historia: las olímpicas pesan entre 375 y 400 gramos, con 85 milímetros de diámetro y 7 de grosor. De hecho, son más grandes por 15 milímetros en el diámetro y uno en el grosor respecto a las de Beijing 2008, además de que pesan prácticamente el doble. El anverso, como dicta la tradición, tiene a la diosa griega de la victoria, Nike, y el estadio Panathinako, sede de los primeros Juegos Olímpicos modernos, mientras que el reverso tiene el logotipo de Londres 2012, el Río Támesis y unas líneas que representan la energía de los deportistas.

Pero bien dicen por ahí que no todo lo que brilla es oro. Las medallas en realidad son aleaciones de diversos metales. Las doradas tienen 92.5 por ciento de plata, un poco de cobre, y el recubrimiento, el 6 por ciento, de oro. Las de plata son en realidad las más puras, con 92.5% de este metal y el resto de cobre, mientras que las de bronce son 97% cobre, un poco de zinc y estaño.

Su acabado corrió a cargo de la Casa Real de Moneda de Llantrisant, en el sur de Gales. Para ello, emplearon materiales que llegaron de Utah, en los Estados Unidos, y Mongolia, que fueron convertidos a discos en España y Birmingham, Inglaterra, para darle los toques finales precisamente en Gales. Sí, ese es el largo camino que sigue una medalla olímpica antes de llegar a su destino.

Además, solamente tienen acceso 25 personas a la bodega en donde están guardadas las preseas, quienes deben usar guantes para su manejo, ya que la primera persona que tiene derecho a tocarlas con sus manos, son precisamente los ganadores de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Ah, y no digamos colgársela, que está estrictamente prohibido para los empleados.

Las medallas olímpicas ya están listas, y las paralímpicas quedarán terminadas pronto. Sólo queda esperar para saber cuántas de ellas vendrán a México.

1 comentario:

Silvia A. A. "Vasconcelos" dijo...

Ohhh, he aprendido mucho como siempre leyendo esta entrada