martes, marzo 13, 2012

A tus 30 años, José Pablo

Cada 13 de marzo no puedo evitar pensar, al menos una vez en el día, que pasaría si siguieras aquí.

Como eres un Otero Mac Kinney, seguramente habrías estudiado una carrera de esas que te quitan horas de sueño y cabello de la cabeza. Quizás serías actuario, físico-nuclear, ingeniero biomédico (no espera, ya tenemos uno) o médico. Hey, estarías igual de loco que nosotros, no te hagas.

No sé si serías reservado y prudente como yo o extrovertido e impulsivo como Ángel. Tal vez serías ese saludable punto medio al que a veces deberíamos llegar. Seguramente tendrías una guapa novia, amiga de Ana, y yo, vamos, yo seguiría soltero. Pero tal vez en lugar de regañarme por buscarme mujeres con un par de tornillos sueltos, me presentarías a tus amigas más centradas y te terminaría diciendo que me dan flojera. Chale.

Esperaría que trabajaras con la misma pasión y entrega que tus padres y tus hermanos. Oye, 30 años ya es un número importante. Algo deberías estar haciendo de tu vida.

Serías hincha de los Pumas. Oh sí. Tal vez me habrías acompañado a Cancún y a Pachuca a aquellas finales, y escucharías religiosamente los jueves a las 10:00 a tu hermano mayor conduciendo la zona del mejor equipo del mundo. Sí que lo es.

Con algo de suerte, hasta te habrías contagiado del Liverpool conmigo en aquella Final de la Champions de 2005. Uy, y seguro de niño te habrías levantado conmigo todos los domingos en la mañana a ver a Hugo Sánchez dar marometas después de vacunar a sus rivales con el Real Madrid.

O tal vez ni siquiera te gustarían los deportes...

Serías beatlemano. De esa no te salvabas, fue herencia familiar. En realidad no tendría problema con nada mientras no te gustaran joterías como Luis Miguel o Michael Bublé, o a madrazos te haría entender que Frank Sinatra lo inventó todo.

Te habría visto la noche del pasado 16 de octubre en un restaurante de la Condesa con la misma cara de "te extraño" que le puse a tu madre y a tus hermanos después de deambular por todo el país durante 50 días.

Pero en lugar de eso, decidiste irte muy rápido y sin dar razones.

Aún nos cuesta trabajo entenderlo. Pero he llegado a comprender que trabajas con la misma pasión que nosotros allá arriba y que no solamente me escuchas los jueves a las 10, sino todos los días y en todo momento.

A lo largo de mis casi 31 años de vida he dejado de creer en muchas cosas, pero jamás he dejado de creer en ti, hermano.

Feliz llegada al tercer piso. Felices 30 años, José Pablo.

4 comentarios:

Katia Ibañez dijo...

Oye, a mi si me gusta Michael Bublé. Aunque coincido contigo, todo lo inventó Frank Sinatra...

Feliz cumpleaños José Pablo.
Carajo Otero, te extraño.

Dacoor dijo...

1. El mejor equipo es y será el América.
2. Me gusta mucho Michael Bublé (Aunque si, me quedo con Sinatra)
3. Eres un wey... me hiciste llorar... Te mando un muy fuerte abrazo... MUY FUERTE.

Ricardo Otero dijo...

Daniel:

1. Eres un súper maricón.
2. Eres bien maricón.
3. Sí... eres un maricón... :P

Ric dijo...

Una lágrima se ha asomado en cada ojo, la mezcla de dolor y dicha, el amor del hijo recordando al hermano, al otro hijo, el segundo, ese hijo que es ángel (además del otro hermano que es Ángel) me hace recordar que Dios está con todos nosotros, porque él así lo quiere.
Gracias RJ, saludos mi "Wilos"