jueves, febrero 16, 2012

La televisión salvó a los Juegos Olímpicos


En julio de 1980, el español Juan Antonio Samaranch tomó la presidencia del Comité Olímpico Internacional.

A unos días del inicio de los Juegos de Moscú, el organismo estaba prácticamente en la quiebra y además influido por factores políticos. La Guerra Fría se apoderó del movimiento olímpico con el boicot de los aliados de Estados Unidos por la invasión soviética a Afganistán, lo cual cuatro años después llevó al bloque comunista a pagar con la misma moneda en Los Ángeles 1984.

Pero el primer gran reto de Samaranch fue generar mayores ingresos para los Juegos y volverlos un evento financieramente rentable. Para ello encontró en la televisión la fuente ideal de recursos.

Desde Berlín 1936 se proyectaron las primeras transmisiones de los eventos deportivos en salas de cine, pero fue hasta Roma 1960 cuando pagaron televisoras de diferentes países por los derechos de transmisión. Su costo para la edición de Moscú 80 fue de 101 millones de dólares, de los cuales 85 millones fueron pagados por la NBC de Estados Unidos.

Esta cifra creció en un 184 por ciento para Los Ángeles 1984 y 298 por ciento para Seúl 88, cuando se pagaron 402 millones de dólares al Comité Olímpico Internacional. La NBC pagó mil 180 millones de dólares por los derechos de Londres 2012, sin contar al resto de las televisoras. Es decir, de los 85 millones que le costaron a esta cadena los Juegos de Moscú 80 a lo que pagaron por el evento de este año, hay un incremento de mil 288 por ciento.

Además en 2011 firmaron un contrato por las próximas cuatro ediciones, dos de Invierno y dos de Verano hasta 2020, por un total de 4 mil 382 millones de dólares.

La NBC anunció hace unos días que han vendido espacios publicitarios por 900 millones de billetes verdes para Londres 2012, con lo que ya superaron sus ingresos de Beijing 2008, aunque aún no terminan de costear lo que pagaron al COI por esta edición.

Pero para el movimiento olímpico, el negocio es redondo. El COI se queda con el 51 por ciento del pago de estos derechos, y el resto la ciudad sede. En el ciclo olímpico previo a Beijing 2008, el 50 por ciento de los ingresos del organismo rector del movimiento olímpico provino de los derechos televisivos. Las utilidades del COI se reparten entre los comités olímpicos nacionales y en programas de desarrollo del deporte.

A casi 32 años de distancia del ingreso de Juan Antonio Samaranch, y hoy bajo la presidencia de Jacques Rogge, el Comité Olímpico Internacional ve sólo como un mal recuerdo aquella época que estuvo a punto de sepultar el sueño del Barón Pierre de Coubertin por motivos financieros.

1 comentario:

Silvia A.A. dijo...

Ya quiero compartir esta información con alguien!