viernes, febrero 24, 2012

La mujer en los Juegos Olímpicos


El pasado lunes 20 de febrero se clausuró la quinta Conferencia Mundial sobre Mujer y Deporte en Los Ángeles. En ella se hicieron recomendaciones para potencializar la labor femenina en esta rama y se aplaudió que la participación en Londres 2012 esté casi repartida en un 50 por ciento para ambos sexos. Además, se hizo un llamado a todos los comités olímpicos nacionales para tener mujeres que compitan en la justa.

Y es que nunca en la historia del olimpismo todos los países participantes han acudido con mujeres para participar en las competencias.

Los Juegos Olímpicos de la Antigua Grecia eran exclusivos para los varones, de hecho las mujeres ni siquiera podían presenciarlos. Bajo el concepto de los Juegos de la Era Moderna, en Atenas 1896 participaron 241 atletas, todos ellos hombres, y fue hasta cuatro años después, en París 1900 que 22 mujeres participaron, donde la tenista británica Charlotte Cooper se coronó como la primera campeona olímpica.


Desde entonces, los varones dominaron los espacios y los aparadores. Realmente en la primera mitad del siglo XX podemos contar pocas estrellas femeninas de los Juegos, hasta Londres 1948, cuando la holandesa Fanny Blankers-Koen llamó la atención del mundo entero, a sus 30 años de edad y entonces madre de dos hijos, al ganar los 100 y 200 metros planos, los 80 metros con vallas y relevo 4x100. Su hazaña era comparable con los cuatro oros que ganó Jesse Owens en Berlín 1936.

La mujer ha ido ganando cada vez más espacios en el movimiento olímpico. Cómo olvidar la imagen de la primera mujer en encender un pebetero olímpico, Enriqueta Basilio, en México 1968. Aún en nuestros días, la soviética Larisa Latynina es la deportista, hombre o mujer, con más medallas olímpicas sin importar el metal, con 18 en las pruebas de gimnasia de Melbourne 56, Roma 60 y Tokio 64. Y dentro de esta misma disciplina, Nadia Comaneci escribió su nombre en la inmortalidad con 7 calificaciones perfectas de 10 en Montreal 76, que la convierten en el mayor símbolo de la mujer dentro del olimpismo.

México llevó mujeres en su delegación a partir de Los Ángeles 1932, y las primeras preseas femeninas llegaron en los Juegos del 68, gracias a la esgrimista Pilar Roldán, plata, y la nadadora Maritere Ramírez, bronce. Y fue la pesista Soraya Jiménez en Sydney 2000 la primera campeona olímpica mexicana.

Sin embargo, la participación de la mujer está aún lejos de ser equitativa en algunos países. Hay naciones que nunca han llevado a una mujer a competir, como el caso de Arabia Saudita, Brunei y Qatar, que por cierto, este último ya aseguró que enviará a al menos dos mujeres a Londres 2012, con posibilidad de ser hasta cuatro.

El 27 de julio próximo, en el Estadio Olímpico de Stratford podría marcarse un nuevo hito en la historia del olimpismo: que todas las naciones del mundo desfilen con al menos una mujer entre sus deportistas en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

2 comentarios:

Silvia A. A. "Vasconcelos" dijo...

Amo este artículo, quizás porque todos los días veo cosas en mi carrera de este tipo...quiero que hagas una traducción al inglés para que lo lleve a mis clases!!

Besos

inphidelio.com dijo...

De acuerdísim con el comment anterior. Por fin me deja comentar