jueves, noviembre 25, 2010

Rafael Rangel

Hace 4 años lo vi en el mismo lugar, bajo circunstancias prácticamente iguales. Era la Final de la temporada 2006 de la ONEFA entre los Aztecas y los Borregos Salvajes, y llegué a saludarlo con una grabadora en mano, cubriendo para la estación de radio de mi campus. Casi podía asegurar que reconoció mi cara de algunos encuentros pasados en circunstancias académicas.

El pasado jueves por la noche me avisaron que me enviarían a Puebla a cubrir la Final entre Aztecas y Borregos, pero no de ONEFA, sino ahora de Conadeip, ya que estas dos escuelas optaron por salirse del tradicional circuito de futbol americano y crear su propia Liga. Pero el escenario era el mismo, el Templo del Dolor, con las tribunas llenas.

Antes del partido fui a saludarlo, me presenté otra vez. A su cargo hay como 100 mil alumnos actualmente, ahora imagínense cuántos han pasado por las aulas del Tec en sus 26 años como Rector. Y aún así, me reconoció sin chistar. A diferencia de hace 4 años, esta vez llegué con un camarógrafo, un micrófono y el uniforme del canal de televisión donde trabajo.

Hablar de Rafael Rangel Sostmann es referirse a uno de los hombres que más ha aportado a la educación en México en las últimas dos décadas. Ha viajado por el mundo para observar otros modelos de enseñanza y traer lo más útil a sus aulas. Formó parte del equipo de transición de Vicente Fox. Puso a la tecnología como un elemento indispensable en su proyecto. Habrá gente a la que no le encante el Tec, pero se pueden rescatar muchas, muchísimas cosas.

No pude evitar la oportunidad de hacerle una entrevista que, pensaba, sería la última que le haría en su calidad de Rector del Sistema Tecnológico de Monterrey. Meses antes había iniciado un proceso para encontrarle un sucesor. Bajo el mando de Rafael Rangel, el Tec de Monterrey se convirtió en la mayor potencia en futbol americano, el deporte estudiantil de más arraigo en México.

Tenía que preguntarle sobre eso. Lo busqué de nuevo al final del partido, que perdieron los Borregos 17-10. Aquí está la entrevista que le hice el sábado pasado:



En el camino de regreso a casa pensé que no me había despedido de él. Le agradecí la entrevista, lo felicité por su trayectoria, pero no me despedí. En el momento, creo que habría sido lo correcto. Tres días después se anunció la reestructuración en el Tecnológico de Monterrey. Se crearon tres Rectorías, además de la que tenía Rangel a su cargo. Los cuatro Rectores ahora le reportan a él. Lo que iba a ser su retiro, se convirtió en promoción.

Por algo será. Quizás me lo vuelva a encontrar con micrófono en mano. Nada me daría más gusto que eso.

(Sí, ya sé, lo corté en la última respuesta, chale)

1 comentario:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Nunca lo había visto en una entrevista, me lo imaginaba completamente distinto! Es super sencillo!