martes, septiembre 14, 2010

Si usted va a viajar para hacer una entrevista

Si usted tiene programada una entrevista en otra ciudad, digamos, Querétaro...

- Prográmese para llegar dos horas antes de su cita. Pueden pasar tantas cosas que hagan que se atrase...

-¿A qué hora lo citaron? ¡¿A las 9 de la noche?! Ups... Busque un lugar donde quedarse, hable con su tío que vive allá...

- Aaaah, ¿pero tiene examen al día siguiente a las 8 de la mañana? Está en problemas...

- Le recomiendo salir 5 horas antes de su cita de la Central de autobuses.

- A diferencia de sus años escolares, los lugares de atrás en los camiones no son los más chidos.

- No, no le va a tocar una chica de cuerpo escultural en el asiento de al lado. ¡NO!

- Si oootra vez pusieron la película Noches de Tormenta en el camión, no se sorprenda, es muy común. Esta comprobado que la pareja de Richard Gere y Diane Lane es la favorita de los usuarios de autobuses.

- Vaya bien acompañado. Los grandes autores son una enorme compañía.

- Si su camión sale 50 minutos tarde porque 1) viene de escala y llegó 20 minutos atrasado, y 2) cargó gasolina; dé gracias al cielo por su maniática previsión de los tiempos (Se los dije...).

- Si el ser humano de al lado (no diré quién o qué era, luego me tachan de mamón o clasista) le quiere hacer plática mientras lee, y a usted le puede que lo interrumpan al leer, conserve la calma.

- ¿Lleva el cuestionario para su entrevistado? Repáselo y repase en su cabeza la entrevista completa.

- Si en los asientos de la derecha se sientan dos seres similares a Pituca y Petaca (ahí vas mamón...), ríase de la situación.

- Si Petaca se queja por el atraso con Pituca bajo el argumento de "hueeei, vamos a llegar y todo mundo ya va a estar en la pedaaaa", en lugar de querer abofetearla, tómelo con tranquilidad y sepa que en este mundo hay gente que se queja de problemas menores a los suyos.

- Tome nota: el circuito mexiquense es una buena opción para ir a Querétaro y Pachuca.

- No se sorprenda si ve embotellamientos en Querétaro...

- ¡No olvide el cuestionario en el coche de su tío!

- Sepa que la hora a la que lo citaron no era la hora de su entrevista. Puede ser hora y media más tarde. Conserve la calma.

- Muestre interés en lo que le dice su entrevistado. Si el interés es genuino, funciona mejor.

- ¿Acabó la entrevista? ¿Le fue muy bien? No puede quedarse a celebrar, ¡corra a la central a ver si alcanza un camión de regreso!

- ¿Son las 11:28 y su camión sale a las 11:30? La buena noticia es que ya se va, la mala es que no va a poder cenar.

- Haga cuentas, llegará a casa a las 3:00 am. Relájese e intente dormir. No se preocupe si no puede, con el nivel de adrenalina que derrochó, lo más probable es que no lo haga.

- Si al llegar a casa recuerda que puso a lavar sus sábanas y que se le olvidó tender su cama... Respire. Tiéndala. A estas alturas, dormir 5 minutos menos no hace mayor diferencia.

- Recuerde que se tiene que levantar a las 7... Puede maldecir.

- ¿Logró levantarse? ¡Bien! Pero no espere que le den algún premio por ello.

- Si puso en una pregunta que 1 + 1 = 3, revise todas sus respuestas.

- Uy, ¿y aún tiene que ir a trabajar? Respire, el domingo podrá descansar (en paz).

- Si a su entrevistado le pasó una desgracia un día después de la entrevista, repita después de mí: "No fue mi culpa, no fue mi culpa, no fue mi culpa..."

(Aquí no aplica el "repita el procedimiento desde el inicio. ¡Por favor!)

2 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

¡¡¡Qué estress!!!!

Por suerte todo ha pasado

Nallely Ortigoza dijo...

jajaja, siempre hay entrevistas desafortunadas, pero al final te dan material para no aburrirte