lunes, septiembre 06, 2010

El Bicentenario pospuesto


México está a 10 días de celebrar los 200 años de su Independencia. Un momento, ¿10? ¿Sólo faltan 10? ¿Les cae?

A su servidor el festejo del Bicentenario le ha generado una extraña intrascendencia, similar a la de un Tecos-Jaguares de pretemporada. Por un lado se lo enjareto a que en mi última década de existencia, todas las celebraciones anuales ya me empiezan a parecer pan con lo mesmo -Navidades, Añosnuevos, Independencias, a veces inclúyase mi onomástico-, pero por otro lado, los clamores sociales lejos de enardecerme como a algunos sectores, me hacen querer mirar los acontecimientos de este septiembre desde la barrera o incluso en las gradas.

La edición de ayer de Enfoque, del diario Reforma, ofrece una descripción de los festejos del Centenario de la Independencia, encabezados por Porfirio Díaz -como abstracto de un libro que está por publicar Rafael Tovar y de Teresa- con un atractivo y contundente titular: "Porfirio sí pudo".

Tovar y de Teresa fue Coordinador de la Comisión para la Conmemoración de las Fiestas Patrias de 2010 entre septiembre de 2007 y octubre de 2008, y durante ese tiempo estudió la manera en la que Porfirio Díaz organizó la celebración de 1910. Todos los objetivos trazados por el entonces Presidente se cumplieron en tiempo y forma, ya fueran de infraestructura, homenajes, exaltación de los héroes, relaciones diplomáticas o monumentos. En torno a esos últimos hay tres obras tangibles: la Columna de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes y el Hemiciclo a Juárez.

El panorama para el Bicentenario es bastante diferente: son pocas las obras que quedarán en tiempo y los festejos parece que serán olvidables. Y sin querer entrar en honduras -porque no es mi campo- me pregunto que tan cierto es que el escenario social y político sea tan similar al de hace 100 años.

Ante tantos atrasos y la desilusión que se siente entre la gente de este país, les planteo una solución (¿ya pasó la fecha de entrega para Iniciativa México? Chín, ni modo...): celebrar el Bicentenario de nuestra Independencia en 2021.

Ah, de hecho, ¿no se consumó en ese año la Independencia? Es pregunta.

(¡No me ha llegado mi banderita bicentenaria! Buuuuu...)

2 comentarios:

Blackest Pixie dijo...

El pais esta hecho un caos, y probablemente ha estado asi por un siglo (o dos?). Somos independientes, lo que no necesariamente quiere decir que podemos solos.

Pero yo tengo algo por que celebrar. Doscientos años de tener un nombre para la extraña mezcla que soy: un poco de nativa, un poco de europea, un poco de morisca, y un pedazo de ombligo de luna.
Metztli, xictli, co.

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Morgan no me cree cuando le explico las cosas buenas de Porfirio Díaz y le digo que no fue tan malo. Lo obligaré a leer esto.