lunes, julio 12, 2010

Y ahora que termina el Mundial


No queda de otra más que despertar.

En la oficina, hablar del gol de Iniesta y de la atajada de Casillas a Robben (o del beso a su novia en plena entrevista).

Pensar en cómo hacerle para que México sea campeón del mundo, como si realmente nos fueran a escuchar.

Volver a las gradas: en dos semanas iniciará el futbol mexicano y, como ocurrió hace 4 años con el torneo Apertura 2006, nos daremos cuenta del pobre espectáculo que ofrece.

Respirar tranquilos: el ruido de las vuvuzelas y la tortura del Waka Waka de Shakira quedarán como un recuerdo que con el tiempo podrán perderse.

Nos prepararemos para los funerales del pulpo Paul, la estrella más mencionada del Mundial, al que le quedan 6 meses de vida de acuerdo con la esperanza de su especie.

Regresarán los partidos moleros de la Selección Mexicana para saquear los bolsillos de nuestros paisanos en Estados Unidos.

Y, probablemente, en tres años Estados Unidos nos vuelva a ganar 2-0 en Columbus.

Volver a la cancha, al pasto o al llano, al campo de batalla o a la cascarita: el grito de gol sigue siendo el mismo.

En 4 años volveremos a soñar, en Brasil.

1 comentario:

Blackest Pixie dijo...

Nooooo yo me voy a tirar al drama cuando se muera Paul!

Fue el mundial mas divertido que he vivido :) y el recuerdo me va a durar mas de cuatro años.