lunes, julio 12, 2010

Si yo fuera español


Habría amanecido hoy con una cara de felicidad que le quedaría muy grande a mi cabeza.

Si yo fuera Iker Casillas, habría llorado cuando anotó Iniesta. En ese momento se dio cuenta que estaba a 5 minutos de alzar la copa del mundo. Yo habria berreado como 20 Marías Magdalenas juntas y habría inundado la cancha.

Si fuera Andrés Iniesta, le habría dedicado el gol a mi hermano José Pablo, que en paz descanse. Él se lo otorgó a la memoria de Dani Jarque, ex capitán del Espanyol, uno de los clubes antagonistas del Barcelona, que falleció de un ataque al corazón hace un año. Eso es espíritu deportivo y no pedazos.

(Y si yo fuera yo, me mordería la lengua por aquella vez, hace ya varios años, que me reí de un bandazo de un diario español que aseguraba que el Real Madrid pagaría 60 millones de euros por Iniesta, cuando era suplente en el Barcelona. La información se desmintió en horas, pero ayer el 6 de España marcó un gol que no tiene precio.)

Si fuera aficionado al Real Madrid, cuando se me baje la borrachera psicológica del triunfo, exigiría la dimisión de Florentino Pérez como presidente del equipo por la oportunidad histórica que perdieron los Merengues de trascender en la mejor selección española de todos los tiempos, por los motivos que expuse hace un par de posts... Un momento, sí lo soy, pero la borrachera psicológica no me durará tanto al estar al otro lado del charco.

Si yo fuera un ciudadano español, empezaría a recolectar firmas para poner una estatua de Joan Laporta en pleno Madrid.

Si yo fuera Vicente del Bosque, me presentaría a las oficinas del Real Madrid para restregarle el título a Florentino. Pero no, el "Bigotón" es un caballero.

Si yo fuera cualquier jugador de la selección española, le habría agradecido personalmente a cada holandés que hizo pasillo al bajar con la copa.

Si yo fuera Fernando Torres, me olvidaría de lo que me pasó en la Final y recordaría todo lo que hice en la Eurocopa y en las Eliminatorias. El Mundial dura mucho más de un mes.

Pero no soy español, sólo me toca celebrar por la octava parte que me corresponde, por mi bisabuelo Dámaso.

Y soy mexicano, y sé que en un par de semanas haré corajes cuando anuncien otro proyecto mediocre a 4 años para la Selección Mexicana. De una vez les firmo: nos quedaremos en Octavos de Final en Brasil 2014, si bien nos va, mientras España podría repetir.

Y en un mes voy a suspirar cuando venga el campeón del mundo a jugar al Estadio Azteca.

1 comentario:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

¿Ya tienes boletos para ese partido?

No no se nada de del Bosque, pero me cayó muy bien jajaja.

Ayer luego de que ganaron, entré a elpais.es y me super emocioné!!