sábado, julio 24, 2010

La vida a los 88

Para mi abuelo Ángel.
Feliz cumpleaños, donde quiera que estés.

No me gustan los velorios. No puedo evitar pensar quién es el que sigue, o que esa puedo ser yo.

Ya enterré a mis padres, algunos hermanos, amigos y hasta a mi esposo. Afortunadamente no a mis hijos, pero sí a sobrinos.

Hoy fue uno de esos últimos. Tenía 40 años menos que yo.

Pero pese a mi edad, no dejo de darle lata a mis hermanas.

No hay comentarios.: