lunes, junio 28, 2010

¡(Pin)Ché suerte!


El plan en México es el siguiente: "dentro de 4 años, en [inserte el país y año del próximo Mundial aquí] vamos a llegar al quinto partido." Y así cada 4 años sucesivamente ad infinitum. ¿No es esto un círculo vicioso? El multicitado "quinto partido" ya pasó de ser una meta ejecutiva a una obsesión nacional, se metió en el vocabulario popular y en las pesadillas de la Federación Mexicana de Futbol, al grado que ya hasta olvidamos su nombre real: Cuartos de Final.

Quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido quinto partido.

Así se trabaja en este país: en ciclos de 4 a 6 años, con metas fugaces. Los grandes proyectos llevan más tiempo. A Vicente Fox se le ocurrió plantear un Plan Nacional de Desarrollo a 20 años y lo tacharon de lunático. En 1990, a un loco de nombre Allan Rottenberg se le metió en la cabeza que Estados Unidos podía ser campeón del mundo de futbol en 2010. Cierto, no lo lograron esta vez, pero mencionen otro país con el crecimiento futbolístico que han tenido los gabachos en las últimas dos décadas. Ninguno.

De una vez les digo: Estados Unidos puede ser campeón del mundo en 2014 mientras México va a aspirar al quinto partido.

Específicamente de los partidos de ayer, dicen que Argentina ganó gracias a un atraco, un error y un golazo; y que a Inglaterra le devolvieron el "favor" de la Final de 1966. En tres horas la FIFA recibió dos recordatorios de que carga con el deporte profesional más propenso a la injusticia. Primero un abanderado uruguayo fue incapaz de ver lo que miles observaron en el estadio y millones frente a la televisión: un balón entrando por medio metro a la portería que habría condicionado el partido. La de Alemania sobre Inglaterra fue la goleada más triste en la historia de los Mundiales. Más tarde, otro asistente se guardó la bandera en un clarísimo fuera de lugar de Carlos Tévez que volteó un partido no sólo en el marcador sino en el ánimo: fue un golpe al corazón, se nos olvidó la influencia de Mafalda en nuestra educación y la vigilia por Cerati.

Pero el pecado de ingleses y mexicanos fue achicarse ante la adversidad, y eso ante dos monstruos como Alemania y Argentina no se puede permitir. Frank Lampard se preocupó tanto por hacerle ver su incompetencia al árbitro que los dos segundos que perdió por reclamar cerca del área teutona fue lo que aprovecharon para armar el contragolpe del tercer gol. A Ricardo Osorio le temblaron tanto las rodillas que no pudo alzar bien la pierna y en lugar de arrastrar el balón a la derecha le dio un pase perfecto a Gonzalo Higuaín para el segundo tanto albiceleste.

En la tarde del sábado pasado, Héctor Hugo Eugui, eufórico por el triunfo de su Uruguay sobre Corea del Sur, recitó una frase de su padre: "mientras más trabajo, tengo más suerte". Lo de Alemania y Argentina no fue cuestión de suerte o de ayudas arbitrales, sino de saberse grandes, actuar como grandes, y no limitarse a un "quinto partido".

Ayer en la mañana fui al Fan Fest del Zócalo con Daniel para ver el Alemania-Inglaterra, y me encontré con este feliz grupo de germanos gozando del triunfo de su país a un océano de distancia.


Horas después me acordé de ellos y les tuve mucha envidia.


México había llegado a su quinto partido... Al quinto partido perdido de Octavos de Final.

2 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Lo de achicarse no es nada nuevo, pero dime ¿ajjaja sigues odiando a Osorio, La fIFA y a los árbitros italianos?

Aquí nunca dicen nada de los árbitros, y cuando veo partidos con árbitros mexicanos me emociono, porque aún los identifico. ¿sabes si seguirán arbitrando (¿arbitreando?) en los siguientes juegos?

Mac dijo...

Sí los sigo odiando, jaja... Aunque creo que el verdadero análisis sobre el futbol mexicano debe ser más profundo.

Ya dieron a conocer los árbitros para los Cuartos de Final, no está ninguno de los mexicanos, pero aún pueden ser considerados para las Semifinales, el partido por el tercer lugar y la Final. A ver qué pasa.