miércoles, junio 30, 2010

La maldición de España: los Cuartos de Final


El sábado se enfrentan España y Paraguay en el último partido de los Cuartos de Final del Mundial, y en el papel, La Furia luce como amplia favorita para llegar por primera vez a Semifinales en un Mundial.

La Furia ya se sabe de memoria esta instancia: en cuatro ocasiones se ha quedado a la orilla en Cuartos de Final, y los motivos van un poco más allá de lo futbolístico: sorprendentes derrotas, pésimos arbitrajes y hasta supuestas intervenciones políticas.


Italia 34: La batalla de Florencia

En 1934 se enfrentaron al equipo anfitrión, Italia, y cayeron en partido de desempate por 1-0.

Lo curioso del asunto es que el primer partido, donde empataron 1-1, fue una impune carnicería: siete españoles y cuatro italianos terminaron lesionados y no pudieron jugar en el segundo encuentro, además de que el árbitro permitió el gol del empate de la "Azzurra" en una jugada donde hubo una falta sobre el portero Ricardo "El Divino" Zamora.

En el desempate continuó la misma tónica de golpes, patadas y un árbitro incompetente. A España se le anularon dos goles legítimos y el tanto de Italia, de Giusseppe Meazza, ocurrió en otra jugada con falta al portero Nogués, suplente de Zamora (uno de los siete lesionados). Los azzurri avanzaron y se coronaron a la postre. Se acusó la presión ejercida por Benito Mussolini durante el torneo para que Italia fuera campeona a toda costa, y su premisa de "vencer o morir" no era una metáfora.


México 1986: El estómago de Pfaff

En 1986, España había sembrado el terror al mundo entero cuando goleó 5-1 a Dinamarca en los Octavos de Final con 4 anotaciones de Emilio Butragueño en un partido jugado en La Corregidora de Querétaro, y ahora enfrentaba a una Bélgica que lucía débil en el papel, que había clasificado como segundo lugar del Grupo A (el primero fue México).

El portero belga, Jean Marie Pfaff, sufrió una infección estomacal días antes del partido y apenas se recuperó lo suficiente para jugar, además de arrastrar problemas en un tobillo. Y con todo y dolor de panza y una pata coja (figurate speaking), le tapó el penal decisivo de la tanda a Eloy para dar la gran campanada de la ronda. España se quedó tendida en el campo del Estadio Cuauhtémoc de Puebla.

El mundo se frotaba las manos por una hipotética Semifinal entre las poderosas Argentina y España, y en lugar de eso Maradona se regodeó ante una endeble Bélgica para ir a la Final.


Estados Unidos 1994: El codazo de Tassotti

Ocho años después, una prometedora generación española que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 llegó a Estados Unidos con altas expectativas, y se encontró en Cuartos de Final con una selección italiana que había dado tumbos en los partidos previos para llegar ahí: clasificó como tercer lugar del Grupo E, debajo de México e Irlanda, y venció con trabajos a Nigeria en Octavos.

Roberto Baggio emergió de las cenizas para marcar el 2-1 para Italia al minuto 87, por lo que La Furia debía responder rápido. Al 93, en los segundos finales, cuando buscaban desesperadamente el empate, vino un centro por derecha en el que sólo se vio a Luis Enrique tumbado en el área. El atacante se levantó sangrante producto de un codazo del defensa Mauro Tassotti que no vio el silbante. Era penal y era expulsión, pero no se marcó nada.

Italia ganó y el árbitro, el húngaro Sandor Phul, pitó la Final.


Corea-Japón 2002: El atraco egipcio

Corea del Sur apenas se había clasificado a segunda fase por primera vez en un Mundial, y en Octavos de Final venció a Italia con un arbitraje muy cuestionado del ecuatoriano Byron Moreno. Para el juego de Cuartos, el egipcio Gamal Al-Ghandour estaba bajo la mirada del mundo entero en el duelo entre los coreanos y España en Gwangju.

España dominó claramente el partido ante un cuadro local que apostó a llegar a los penales. Iván Helguera cabeceó un centro a balón parado y el árbitro marcó una falta antes de que entrara al arco, cuando incluso parece que fue el propio Helguera quien recibió un jalón de camiseta.

Después de 90 minutos, el marcador permaneció 0-0, y ya en la prórroga Fernando Morientes empujó a las redes un centro de Joaquín por banda derecha. El juez de línea levantó la bandera porque supuestamente el balón salió en momento en que Joaquín mandó el servicio, y ni siquiera se necesitaba una repetición para saber que eso no fue cierto. Después les cortaron a los españoles tres peligrosos avances por fueras de lugar mal marcados.

Corea del Sur se clasificó en penales y siete años después, Al-Ghandour afirmó que aquella tarde hizo un arbitraje perfecto: le echó toda la culpa a sus abanderados.


Antes del Mundial puse a España como mi favorito para ganarlo, y lo sostengo, siempre y cuando pase los Cuartos de Final.

1 comentario:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

¿Cómo puedes tener toda esta información? Porque estoy segura que no es algo que apenas investigaste, sino que llevas años sabiéndolo. Me pregunto si no tengo tal cantidad de información en un tema que me guste...ajjaja quiero pensar que sí

Butragueño me suena bastante!!