viernes, junio 11, 2010

Arranca la fiesta

Cuarenta años tuvieron que pasar para que México volviera a inaugurar un Mundial... Y la maldición sin ganar permanece.

(Imagen cortesía de Morgan Pendleton, desde Vancouver, Canadá)

No, aquí no verán un análisis del partido. Me cierro a los números: uno uno. Porque honestamente, me abruma la gigantesca cantidad de técnicos de sillón que hay en mi país y lo fácil que ahora resulta que publiquen algo con el acceso tan abierto a los medios digitales.

Le tengo fobia a la opinitis y al optimismo exacervado. Un empate en el primer partido no es la eliminación ni el funcionamiento de la Selección, incluso históricamente, da para ilusionarse con alzar la Copa FIFA. El mundo sigue girando y el país sigue inmerso en su problemática de siempre.

Así que lo único que queda es entregarse, llorar en el himno nacional (yo no lo hice, pero sé de gente que sí), taparse el rostro con cada falla de Guillermo Franco, buscar un lugar para ocultar la cabeza con los goles del rival, hacer pucheros al estilo del "Vasco" Aguirre, mentarle la madre a los inteligentísimos narradores mexicanos y gritar los goles a favor como desaforados. El mundo sigue girando igual, pero está de fiesta.

De eso se trata este negocio de ser aficionado.

4 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

los pucheros estilo "Vasco" son lo de hoy! ajajjaja

Blackest Pixie dijo...

Yo tambien se quien lloro con el himno!!

Mac dijo...

Premio si me dices quién fue!!!

Blackest Pixie dijo...

Una chava bien loca que ni vive en Mexico. Dicen que es dark.