lunes, mayo 10, 2010

Joaquín Capilla

¿Qué se sentirá ganar una medalla olímpica?... ¿Qué se sentirá ganar cuatro?

México no es un país que coleccione grandes leyendas del deporte, de hecho, estos son casos aislados y su censo sería muy rápido. Es más, un sólo deportista ya ha ganado más medallas de oro olímpicas que todo nuestro país en su historia: Michael Phelps 14-12 México.

Pero extraterrestres como Phelps, Carl Lewis, Mark Spitz, Larisa Latinyna o Nadia Comaneci (entre otros) también son pocos. Son los multimedallistas: a los que un metal en el cuello no les fue suficiente.

México también tiene algunos de esos: están Raúl González y Humberto Mariles con dos cada uno... y Joaquín Capilla, con cuatro.

Por tanto, la muerte de Joaquín Capilla entonces representa la pérdida del deportista más grande del olimpismo en este país. Verán, desde pequeño, además de una extensa colección de libros de Disney, mis padres me también me dieron algunos de historia del deporte, particularmente cuatro tomos con toda la información de México 68, y de ahí nació la curiosidad por escarbar un poco más en la corta lista de éxitos de este país...

En la plataforma de 10 metros, Capilla logró un bronce en Londres 48, plata en Helsinki 52 y oro en Melbourne 56, además de otro bronce en el trampolín de 3 metros en este último. Primero a la sombra de un monstruo de los clavados como Sammy Lee para después heredar su sitio de honor. El nombre Joaquín Capilla aparece entonces entre la lista de aquellas leyendas del pasado cuyas historias me motivaron a querer contar la de los héroes de la actualidad.

Soy fan del olimpismo. Me emociona incluso más que los Mundiales. Por tanto, las figuras mexicanas en Juegos Olímpicos son de esos temas que me fascinan por lo emotivo y lo poco común. El simple dato duro de las 4 preseas, y que eso haya ocurrido ya hace más de medio siglo nos hace reflexionar por qué nadie más lo ha logrado.

Claro, como Joaquín Capilla no hay otro. ¿Lo habrá algún día?

2 comentarios:

Blackest Pixie dijo...

Excelente post, Mac. Poca gente tiene el ojo maduro y deportivo para darle su importancia a las verdaderas leyendas (sin ofender a los que piensan que Cuauh es la segunda venida de Moctezuma). Y aún más cool, que alguien así sea una de tus influencias profesionales y personales. Felicidades por esta nota ^-^

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Tristemente dudo mucho que vaya a existir, al menos mientras esté viva, otro Capilla en México.

¿Te conté alguna vez que me indigné cuando supe que ni Morgan ni mi cuñada sabía quién era Nadia Comaneci? Mi suegra medio la ubicaba, pero realmente nadie sabía del todo quién era!! Me derretí por horas!!!!