viernes, abril 09, 2010

Talento creativo

Ayer me quedé sin luz en casa desde las 5:45 de la tarde. Entre las fallas con mi servicio de internet y con el suministro eléctrico, poco pude avanzar en un par de proyectos que traigo.

Ya de noche, a la luz de la única vela que tenemos aquí, me puse a leer Los Once de la Tribu, un libro de cuentos de Villoro. En algún momento opté por una breve siesta hasta que mi madre regresó de trabajar (dudo que haya sido más de media hora). Salí a cenar con ella con la esperanza de que al volver nuestro hogar saliera de la penumbra. No ocurrió así. Prendí nuevamente la vela, leí un par de cuentos más y me dormí antes de las 11, con la ilusión de que mi reloj biológico volviera a ser el de un ser humano normal. Eso tampoco pasó.

Me desperté a las 3:45. El foco de mi recámara ya estaba encendido, una buena noticia. Lo apagué y le empecé a dar vueltas a la cama. Bostezaba, pero no concilié nunca el sueño. En la pequeña pantalla de Molly (mi iPod) vi si tenía mensajes nuevos en Twitter. Luego di un blog-roll y leí posts que hablaban desde la "muchosidad" hasta la "pendejosidad" (ese último término me lo acabo de inventar, el otro es de Lewis Carroll).

Me puse a cantar dentro de mi cabeza New York State of Mind, de Billy Joel. Si no fuera tan rígido con algunas cosas de este blog la pondría eternamente como canción de la semana, aunque entonces dejaría de ser de la semana. ¡Oh, ironía! Me dí cuenta que así como inicié el año en Nueva York, esa ciudad permanecerá constante en mis ideas y proyectos al menos durante todo 2010.

Me puse a soñar despierto, porque casi nunca recuerdo lo que sueño dormido. De estos últimos sólo recuerdo tres: cronológicamente los dos primeros van de lo tétrico a lo grotesco, mientras el tercero fue algo muy hermoso, pero que por cuestiones ajenas a mi control veo casi imposible que ocurra. Pero de los otros, suelo acordarme muy bien: yo lo llamo talento creativo.

Empecé a escribir esto a las 5:40 bajo protesta de Julia (mi laptop), ya sin esperanzas de volver a dormir por hoy. Hoy en la noche tengo una sesión de Rock Band, una de tantas razones para mantenerme despierto... (Y soñar.)

6 comentarios:

La Fabila peligrosette dijo...

¡siiiii! si es el cierto personaje. Es chistosísimo como compartimos a tantas personas sin conocernos.
Bes
O.

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Nunca hay que dejar pasar momentos de talento creativo.

Desde aquí estoy molesta porque no tuviste luz por tanto tiempo, porque me pasó muchas veces en Puebla.

Enano dijo...

María... ¿me invitas uno de tus sueños?

Jésica Zermeño dijo...

¡¡¡Mac!!!

Yo he tenido muchas noches como las tuyas acá en Madrid. He pensado taaantas cosas. Te extraño mucho, las largas reflexiones sobre la vida que hago contigo me hacen mucha falta desde este lado del Atlántico. Prometo seguir más puntualmente tu blog, y nos debemos una charla pa que me cuentes el final de yasabesqué. Por lo pronto, te adelanto que he tomado varias panorámicas !con nuestra gran cámara! Y todas te las dedico a ti. La siguiente entrada que escriba en mi querido y medio olvidado blog será contándote eso. ¡Un abrazo desde Madrid!

Mac dijo...

Peligrosette: ya me está dando miedo este asunto de la web 2.0, jaja

Silvia: dime que estas fallas con la luz no te pasan en Vancouver

Enano: lo negociamos ;)

Jex: ya no desaparezcas tanto, me han pasado muchas cosas desde que te fuiste a Madrid 

Lou dijo...

Awww, Julia es un hermoso nombre.