jueves, abril 15, 2010

La tragedia de Hillsborough


Hace 21 años, unos 20 mil fans del Liverpool fueron a ver jugar a sus amados Reds la Semifinal de la Copa FA. 96 no regresaron a casa.

Con estas palabras, el sitio oficial del Liverpool recuerda hoy la tragedia del Estadio de Hillsborough, casa del Sheffield Wednesday, aquel 15 de abril de 1989, cuando una avalancha humana acabó con la vida de los aficionados.

El partido en campo neutral entre los Reds y el Nottingham Forest inició a las 15:00 horas y se detuvo a los 6 minutos, al percatarse el árbitro de lo que estaba ocurriendo.

La zona más grande del estadio, la Spion Kop End, con capacidad para 21 mil aficionados, se le asignó a los seguidores del Nottingham; mientras Leppings Lane End, con 14 mil 600 lugares, se le dio a los fanáticos Reds, pese a ser mayoría. El resultado: un notable sobrecupo ante el mínimo control de seguridad desembocó en la avalancha humana que, además de los 96 fallecidos, dejó a 766 lesionados, 300 de los cuales fueron hospitalizados.

Jon-Paul Gilhooley, entonces de 10 años de edad, fue la víctima más joven de aquel accidente. Él era primo de Steven Gerrard, hoy capitán y jugador emblema del equipo. Para Steven, la muerte de Jon-Paul fue su máxima inspiración como futbolista. El año pasado, al cumplirse 20 de la tragedia, el Liverpool pidió cambiar para un día antes su partido ante el Chelsea por Cuartos de Final de la Liga de Campeones.

El incidente tuvo como consecuencia la creación del Reporte Taylor, que muestra las directrices de seguridad en los estadios británicos: asientos en todas las localidades y la eliminación de las vallas que dividen las gradas del campo.


En Liverpool aún se pide justicia por las 96 víctimas. Ellos nunca caminarán solos.

No hay comentarios.: