sábado, marzo 27, 2010

La vida a los 29

Edificio Dakota, Nueva York. 1 de enero de 2010.
  • Inicié el año traumado por mi edad. Veintiocho.
  • Viajé solo. Reflexioné. Saqué conclusiones.
  • Vi con ironía el encierro.
  • Tuve un gato, que se perdió después.
  • Me conmoví nuevamente con Cinema Paradiso.
  • Decreté y lloré con el último título de los Pumas, en las gradas del Estadio Hidalgo.
  • Comprendí el fenómeno de las redes sociales a través de la muerte de Michael Jackson.
  • Volví a jugar futbol y metí algunos goles (un par en mi último partido de 2009).
  • Fui a las luchas.
  • Voté conscientemente.
  • Fui rebautizado en un Starbucks (y me voy dando cuenta de que fue un muy mal presagio).
  • Recordé mi estancia en Guadalajara de 2004.
  • Estuve acompañado y a la vez solo en un concierto. Me divertí como enano.
  • Me reconcilié a medias con Acapulco.
  • Temí tener un problema en el corazón. Desde el punto de vista médico, sólo fue un susto.
  • Abrí Twitter y le he sacado todo el jugo posible.
  • Cerré mi Facebook anterior y abrí uno nuevo únicamente por cuestiones de trabajo (si me encuentran, no se tomen la molestia de agregarme, lo siento).
  • Me hice más fan de los Beatles, y especialmente de John Lennon.
  • Conocí a Juan Villoro.
  • Los autores respectivos me firmaron 3 libros.
  • Fui a ver más películas que antes a la Cineteca y conocí el Film Club Cafe de Satélite.
  • Fui solo al cine a ver (500) Days of Summer y 31 Minutos por miedo a que me generaran traumas; salí sonriendo de ambas.
  • Fui a muchos conciertos y encontré en ellos a un gran compañero para este efecto.
  • Fui sin acompañante a una boda importante y ahí hice una gran amiga.
  • Expulsé el trauma por el divorcio de mis padres en el mismo evento, y en público.
  • Inventé una nueva coreografía para Surfin' USA (Dios santo, qué oso).
  • Le salvé la vida a alguien.
  • Invité a alguien a cenar a un restaurante muy caro.
  • Festejé 5 años con mi blog.
  • Me prometí publicar mi primer libro antes del 31 de diciembre de 2011.
  • Tuve un diciembre bipolar.
  • Le dieron un cristalazo a mi coche y se robaron mi iPod.
  • Me partieron el corazón en pedacitos, de la peor manera posible.
  • Me hicieron la mejor pregunta que me han hecho: "¿Qué necesitas?"
  • Obtuve paz.
  • Me reconcilié con el mundo gracias a un post-it naranja.
  • Me dieron el primer regalo para mi primer hijo.
  • Me leyeron las cartas. Varias veces.
  • Depuré gente de mis redes sociales, las virtuales y las reales.
  • Añadí más gente que la que depuré. Muy valiosa.
  • Me gané un Xbox en un concurso por mis conocimientos sobre John Lennon.
  • Vi a mi mejor amigo dar el primer paso para embarcarse en una aventura hastaquelamuertelossepare.
  • Salí del país por tercera vez.
  • Pasé por primera vez año nuevo fuera de México.
  • Tuve el viaje de mi vida, me devoré la Gran Manzana enterita, y sigo saboreándola.
  • Conocí a un escritor neoyorquino, con quien hice una gran amistad.
  • Vi partir a dos amigas que se fueron a vivir a Estados Unidos. Las extraño muchísimo.
  • Me puse a dieta, con excelentes resultados hasta ahora.
  • Me terminé de enamorar de Coyoacán.
  • Compré mi Beatles Rock Band.
  • Hice un concierto en el techo con él.
  • Me hicieron dos veces juegos de magia con cartas en restaurantes.
  • Determiné el tema de mi primer libro y empecé a trabajar en él.
  • Renuncié a mi trabajo, y me dí cuenta que al hacerlo sobrepasé una meta de vida que me había impuesto.
  • Conocí a un verdadero sobreviviente.
  • Aprendí que en el trabajo también se firman contratos de amistades a perpetuidad.
  • Gracias a una niña de 7 años, aprendí que la madurez no es cuestión de edad.
  • Comprendí que crecer es obligatorio, pero madurar es opcional y es para gente valiente.
  • Paso mi primer cumpleaños -al menos que yo recuerde- fuera de la Ciudad de México.
  • Llego a los 29 ya sin miedo de los 30, aunque aún me falte un año para eso.
  • Cumplo los 29 aún sin sentirme pleno, pero sí más feliz de lo que esperaba.

5 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

¡Felicidades!

Creo que todo el año pasado te seguí en el blog, estoy casi segura.

¡¡Me muero por leer tu libro!!

Enano dijo...

¡Y seré testigo de los 30!

Ana Mota dijo...

Esperemos que los 29 sea en mi rancho... asi que ve planenado la visita!

Miranda Hooker dijo...

Ningún miedo. La vida empieza a los 30. Y como tú la vives, así de consciente, verás que lo mejor de tí se está fraguando de un modo que ni te imaginas.

Felicidades!

La Fabila peligrosette dijo...

:) buena idea de ejercicio para cerrar los 'tes'. A ver si la continuo con constancia.
Felicidades por todo lo felicitable y por lo que no es felicitable también felicidades por reconocerlo para superarlo.
Bueno y rico como siempre pasar a leerlo.
Ahora te leeré de nuevo con costancia por el twitter, me topé con que conoces a @lausoto ¡toing!, yo trabajo con ella. Graaaan tipa.

Bes
O.