domingo, febrero 14, 2010

Fue un martes en Strawberry Fields

Hay una historia que les quiero compartir.

Un día antes de publicar el famoso post friki sobre la numerología de John Lennon, se me ocurrió mandar un correo electrónico. ¿A quién? Al hombre en quien me basé para escribir aquello. Y redacté lo siguiente:

Hi Robert.

I saw Chapter 27, and when I was looking for the reason of the film's title, I found your blog. I'm reading it carefully, I've been researching some things about John the latests months and preparing a post about this 9-18-27 matter for my blog for the aniversary of John's death.

(...)

I'll go to NYC for new year with my family, from Dec. 28th to Jan. 4th. Of course I'm scheduling a visit to the Dakota. I was wondering if I can meet you there for an interview. I'm very fascinated about this numbers thing and the coincidences between John and his closest people.


Esa misma noche hubo respuesta:

Hola Ricardo,

I'd be delighted to meet you for an interview when you're in NY. Please call me when you're in town and we can set something up.


El 30 de diciembre pasado por la tarde, a un lado del Imagine, dentro de Strawberry Fields, enfrente del Dakota, conocí a Robert Rosen y su esposa, Mary Lyn. Él tiene 57 años, y es el autor del libro Nowhere Man, The Final Days of John Lennon. Ah, y puedo decir con orgullo que ya es uno de los lectores VIP de este blog.

Fuimos a un pequeño restaurante a un par de cuadras del Dakota para charlar. Desafortunadamente no pude encontrar su libro en México, por lo que muchas preguntas quedaron pendientes para una nueva entrevista. Esa tarde-noche, además de conocer la cerveza Samuel Adams, que ya es de mis favoritas (hasta tengo unas en casa), platiqué largo y tendido con un hombre cuyo interés por Lennon lo llevó a revelar la historia un tanto oculta de sus últimos 5 años de vida, sin mayores pretensiones económicas ni de fama.

(Además, resulta que Mary Lyn Maiscott es cantante y tiene una voz fenomenal. Me regalaron un disco de ella y pronto les enseñaré un poco de su trabajo.)

A lo largo de aquel viaje mágico y misterioso por Nueva York, Bob y yo seguimos en contacto. Me pasó el dato de dónde encontrar su libro -descubrí las Librerías Barnes & Noble, qué cosa, hagan de cuenta que puse la cara de Kevin de Mi Pobre Angelito II cuando llega al hotel- y esa fue mi primera compra de este año junto con una postal que envié a Vancouver.

Pero como tengo ahora una extraña fascinación por perseguir firmas y dedicatorias de autores de libros (como me pasó con Juan Villoro y Miranda Hooker, entre otros que tengo por ahí), no podía regresar a México sin algo de Bob en su obra.

El último día del viaje, el 3 de enero, la agenda de la familia fue ir a la Estatua de la Libertad, a Yankee Stadium, y por la tarde-noche ir de compras a Soho. Mientras mi papá y mis hermanos inflaron las tarjetas de crédito, quedé de verme con Bob, quien vive por esa zona. Sin haber definido un lugar a dónde ir, al encontrarnos en la esquina de Spring y la 6a Avenida (creo), terminó por invitarme al "Rosen Cafe": su casa, la cual pronto se convertirá en el RMMoMA (Rosen & Maiscott Museum of Modern Art).

Pasé unos 45 minutos fabulosos ahí. Habría deseado que fuera más tiempo, pero como el propio Bob lo definió, mi viaje fue como una "space-shuttle mission", todo perfectamente programado. Ellos me contaron sobre su experiencia en México hace 6 años, cuando fueron a promocionar el libro y su fascinación -compartida por un servidor- por Coyoacán, hablamos también del dilema entre el periodismo impreso y digital y yo les derrumbaba el mito que tenían de que los mexicanos somos ávidos lectores.

Y por supuesto, me firmó su obra.

¿Qué dice su libro? ¿Qué me ha dicho él sobre Lennon y su mundo? Lo sabrán, no sé si en este espacio o en algún otro, pero se los daré a conocer.

10 comentarios:

Robert Rosen dijo...

¡Muy bueno! ¡Feliz Día de San Valentín para ti! Desde Bob & Mary Lyn

Cynthia dijo...

Tal vez de este encuentro - y de lo que nazca de él- saldrá el libro que vas a publicar próximamente! :)

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Ohhhhh esta historia es lo máximo, ¿por qué no nos la habías contando antes??

In phidelio dijo...

Muy muy muy buen post.

Miranda Hooker dijo...

Gran post. Para la vida.

Mac dijo...

Bob: I have to confess that I hate V-Day. Seriously. I prefer to celebrate my friends everyday, even on February 14th. I'll see you soon, here, there -or everywhere, jaja-.

Cynthia: no sé si para el primero, pero definitivamente este es uno de esos temas de los que quiero escribir.

Silvia: mi blog, si bien es personal, no lo he querido hacer un diario... Hay tantas historias que algún día contaré, sólo es cosa de encontrar los momentos adecuados.

Inphi, Miranda: gracias por las flores -ya te extrañaba por este rincón Hooker, sin albur, jaja-.

Enano dijo...

Encantador María, como tú.

Enano dijo...

... Y María, gracias por poner a Ray.

Mac dijo...

Debo hacer una aclaración pertinente: junto con el libro y la postal, también compré otro libro de portadas de discos de Rock & Roll de los años 60 y más postales. El del R&R ya fue entregado, y las postales, ahí van...

Mac dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.