lunes, febrero 08, 2010

De Holden Caulfield a John Lennon I

En el momento en que uno cuenta cualquier cosa, empieza a echar de menos a todo el mundo.- J.D. Salinger

Para los fanáticos de hueso colorado de los Beatles, The Catcher in the Rye representa una lectura obligada: en él se inspiró Mark David Chapman para cometer el homicidio de John Lennon aquel 8 de diciembre de 1980.

Esto quedó retratado en la película Chapter 27, de la cual hablé de manera un tanto superficial justamente en el último aniversario de la muerte de Lennon (sí, aquel post friki sobre la numerología de John). De hecho, Chapman recrea algunos eventos del libro antes del crimen, y como lo expliqué aquella vez, declaró que quería escribir el capítulo 27 sobre la sangre de Lennon, según Robert Rosen en Nowhere Man: The Last Days of John Lennon. Desde que supe eso, sentí la necesidad de leer los primeros 26.

Su autor, J.D. Salinger, falleció el pasado 27 de enero a los 91 años de edad. Esto me motivó a apresurar su lectura para entender al lunático de Chapman.

La historia de Holden Caulfield, un adolescente solitario, furioso con el mundo que lo rodeaba y un tanto perdido en su propio ser, se convirtió en un clásico desde mediados del siglo pasado. Holden deambula por Nueva York sin un rumbo fijo, tal como ocurre en su mente, tras ser echado de la escuela. ¿Quién no se llegó a sentir incomprendido a los 17 años? Pero lo tétrico del asunto es cuando me pongo a reflexionar por qué terminaba por alejar a la gente que estaba a su alrededor...

A la mitad del libro me quedaron claras dos cosas: la primera, que conocer la geografía de Manhattan ayuda para entender la historia, de hecho, el New York Times trazó un mapa de los lugares por los cuales pasó Holden y un fragmento del texto que hace referencia a ese momento; la segunda, que hay que volver a ver Chapter 27, y ahí vendrá la segunda parte de este post.

No obstante, desde que empecé a leer la obra de Salinger y a tratar de entender al personaje, me pregunté cuánta gente como el protagonista hay en este mundo.

He llegado a pensar que hay un Holden Caulfield, pequeño o grande, en cada uno de nosotros.

5 comentarios:

Robert Rosen dijo...

Veo que encontraste los primeros 26 capítulos.

Mac dijo...

Yep, now I have to review the 27th.

Cynthia dijo...

Leí "The Catcher in thge Rye" hace muchos años y también me impregné de las atmósferas nostálgicas en las que deambula Holden... qué interesante la conexión que haces con el tristemente célebre Chapman. Aún recuerdo cuando escuché la noticia de la muerte de John Lennon en la radio: era muy noche, yo estaba haciendo mi tarea -iba en 5to de primaria, no hagas cuentas!!- e interrumpieron la programación para dar la noticia. Todavía después de tantos años lo tengo un recuerdo nítido de ese momento, pues "Double Fantasy" acacaba de salir y recién empezaba yo a entusiasmarme por la música de Lennon! :( Así es la vida!

In phidelio dijo...

Bien lo dices, hay mucha gente así.

Un abrazo

Mac dijo...

Cynthia: yo estaba en la panza de mi madre cuando esto pasó, jaja... Ya viste Chapter 27?

Inphi: verdaderamente ese Caulfield es un personaje que te hace reflexionar.