viernes, febrero 12, 2010

De Holden Caulfield a John Lennon II

Esta es probablemente la última foto que se le tomó a John Lennon con vida. Atrás aparece Mark David Chapman, su asesino.

Paul Goresch, un paparazzi que vivía de las imágenes que tomaba de las celebridades que salían del Dakota, tomó esta foto cuando Chapman le pidió a Lennon un autógrafo en la portada del LP Double Fantasy. Horas más tarde, cuando el ex beatle regresaba a casa, recibió 4 balazos del mismo individuo.

"Sigo preguntándome si realmente creo que soy el guardian entre el centeno. Es una pregunta tan estúpida. Es tonta. Por Dios que lo es. No importa lo que digan los demás, tengo la fortaleza de saber que los párrafos y las oraciones de ese libro fluían por mi cerebro y por mi sangre, influían en mis pensamientos, en mis acciones. Mi alma respiraba entre las páginas de El Guardian entre el Centeno."

Como mencioné en la primera parte de este post, Holden Caulfield, el protagonista de El Guardian entre el Centeno, era un chico furioso con el mundo que lo rodeaba. La mayoría de la gente para él eran unos hipócritas. Sin embargo, Caulfield nunca fue capaz de hacerle daño a nadie, al menos no de manera física.

Chapman se arropó en la imagen de Caulfield. Contradictoriamente, desde pequeño era fanático de los Beatles, y conforme su vida fue pasando, esa admiración que sintió por Lennon se fue volviendo una especie de rabia por considerarlo un tipo falso.

Antes de cometer el crimen, como lo muestra Chapter 27, Chapman recrea algunos pasajes de la historia de Caulfield en Nueva York, como el viaje en taxi preguntándole al chofer qué le pasa a los patos del lago de Central Park durante el invierno, el inmundo hotel donde se alojó de inicio (aunque no se trataba del mismo, Caulfield estuvo en el Edmonton y Chapman en la YMCA de West Central Park), y la prostituta del vestido verde. Incluso, la participación de Jude, el personaje interpretado por Lindsay Lohan, viene a colación como muestra del paralelismo de la manera en que Caulfield y Chapman se relacionaban con las mujeres. Ficción o no, al final, tanto Sally como Jude terminan alejándose, temerosas.

"Estuve ahí tres días y fue un lunes muy cerca de Navidad en la ciudad de Nueva York." La historia de El Guardian entre el Centeno se desarrolla durante tres días en Nueva York, en el mes de diciembre.

Para él todo cuadró: dejó de ser Mark David Chapman y se convirtió en Holden Caulfield. Y su misión como guardian entre el centeno era proteger a los niños y eliminar a los hipócritas.

Sólo que Chapman sí jaló el gatillo. Caulfield no lo habría hecho.

Desde 2001 Chapman es elegible para recibir la libertad condicional. Se le ha negado en 5 ocasiones. Estoy seguro que es lo mejor para él.

No hay comentarios.: