jueves, enero 07, 2010

Yo confieso

Que del 24 de diciembre al 5 de enero ignoré la dieta con total premeditación, alevosía y ventaja.

- En Nochebuena, me empaqué dos porciones de pierna preparadas por mi abuela.

- El 25, me metí dos tortas de pierna en el recalentado (comer menos de dos tortas de pierna de mi abuela en Navidad, es pecado mortal).

- El 26 y 27 descuidé la dieta por estar afinando los -eternos- últimos detalles del viaje.

- El 28 volé a Nueva York, y me quedó la idea de que la comida del avión no es precisamente baja en calorías.

- Allá en Nueva York comí hot dogs, hamburguesas y pizzas... Vamos, no en todas las comidas, pero creo que en promedio al menos una vez al día.

- Me empaqué una torta al pastor en La Pinche Taquería.

- No pude tomar mis dos litros de agua mínimos, primero porque si salía a la calle con una botella corría riesgo de congelarse, y segundo porque el agua embotellada cuesta no menos de tres dólares, se me hubiera ido todo mi dinero ahí.

- En cuanto a los refrescos, sólo cometí un pecado: me tomé un Mountain Dew -ir al gabacho y no tomar Mountain Dew es pecado mortal, venial y sacrilegio-. Todo lo demás fueron Diet Coke y Diet Pepsi.

- Volé de regreso y no tuve sólo una comida de avión, sino dos, pues hice escala. Ese día desayuné una generosa rebanada de pizza de peperoni en el JFK y comí alitas de pollo, dedos de queso y cáscaras de papa en el aeropuerto de Cancún.

Como penitencia por mis múltiples pecados, caminé tanto en Nueva York que al cuarto día mis pies ya me amenazaban con boicotear el viaje; para el último, temía que un día más los hiciera reventar y tuviera que regresar en silla de ruedas.

El resultado en la báscula al día de ayer, 6 de enero de 2010, es que bajé 400 gramos respecto al 24 de diciembre de 2009.

Retomo la dieta, vuelvo a la realidad con nuevos ánimos.

3 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

ajjaja creo que todos los puntos son aceptables menos lo del 26 y 27 de diciembre!

Jésica Zermeño dijo...

Si yo hiciera un post así sería infinitamente más escandaloso que el tuyo, así que ni te preocupes.

Mac dijo...

Silvia: :( sí, lo sé, pero de verdad anduve ocupadísimo esos dos días!

Jex: pero tú no estás a dieta!