viernes, marzo 27, 2009

La vida a los 28

Shriley Temple ganó un Oscar a los 6 años.


Mozart escribió su primera sinfonía a los 8 años.


Nadia Comanecci deslumbró al mundo con la perfección en la gimnasia a los 14 años.


Pelé fue campeón del mundo de futbol a los 17 años.


Los Beatles tuvieron su primer número uno en las listas (From me to you) cuando John tenía 22 años, Paul 20, George 20 y Ringo 22.


Einstein formuló la teoría de la relatividad a los 26 años.


Gabriel García Márquez publicó su primera novela (La hojarasca) a los 28 años.


A los 28, mi padre era padre de un hijo y pronto lo sería de una hija.


A los 28, mi madre era madre de tres hijos.


Y a los 28, ¿qué he hecho yo?

miércoles, marzo 25, 2009

Gabriel y Kande o la Ética en México

Estaba pensando cómo angular un post sobre mi viaje a Monterrey del fin de semana -y probablemente hable más extensamente de eso después-, pero creo que puede salir a colación con el impactante "regreso a la realidad" que tuve.

Hoy fue asesinado en un asalto a un microbús un profesor del Tec de Monterrey, Kande Mutsaku Kamilamba, originario del Congo y residente en México desde 1992.

Kande no fue mi profesor. Lo traté solamente un par de veces. De él, sabía que era el director de un doctorado en humanidades y que estudiaba asuntos relacionados con la Ética.

Hace 12 años, cuando estaba en la prepa, un profesor de mi escuela, Gabriel Arrieta, fue asesinado cuando se le quiso robar su Volkswagen (sí, un vochito). Recuerdo particularmente el momento en que nos dieron la noticia: estábamos en Berenda, nuestra "sede alterna" de la UP donde íbamos una vez por semana. Gabriel impartía clases de Lógica y Ética.

En el caso de Gabriel, mi único encuentro con él fue cuando estuve en su oficina para comprar el libro de texto que usábamos en Lógica, de su autoría. "¿No quieres que te lo firmé?", dijo en tono de broma. Tal vez no hubiera sido mala idea tomarle la palabra.

Hay quienes retan al peligro con sus profesiones y eventualmente caen derrotados: Ayrton Senna murió en 1994 en San Marino, al impactarse en una barda a 300 kms. por hora; Manolete murió a manos de un toro... El comandante Víctor Hugo Moneda, ejecutado por ser uno de los policías judiciales más decentes que han existido (hablo con conocimiento de causa). Gabriel y Kande, dos hombres dedicados al estudio y enseñanza de la Ética, para hacer mejores personas, murieron en dos asaltos ratoneros, uno por un vochito y otro por 4 mil 500 pesos. Los alcances de toda ironía se quedan cortísimos.

(Hoy justamente, en un pesero, comencé a leer "Instrucciones para vivir en México", de Jorge Ibargüengoitia, y en este momento espero que me dé algunas respuestas. Aunque el buen Ibargüengoitia falleció en 1983.)

Y luego se preguntan, ¿por qué la gente se quiere ir de esta ciudad? Cincuenta y siete horas en Monterrey y un par de días después del regreso me bastaron para entenderlo: vivir en la Ciudad de México es un constante y diario reto al peligro.

martes, marzo 17, 2009

Oda al carnal Marcelo

Gracias Marcelo, gracias por las obras en la "Ciudad en Movimiento".


"Mac, pero esa no es una obra, es el tráfico de esta ciudad..." ¿Ah que no es obra? OK, metámosle zoooom:


Ese puentezote del fondo (arriba pues, para los que sólo pueden ver en 2D), es el distribuidor víal de Muyuguarda, inaugurado hoy por Marcelo Ebrard. La obra tuvo un retraso, debía quedar terminada en diciembre... ¡de 2007!


Lo que estoy ilustrando es el tránsito vehicular que hay sobre Periférico, entre la Glorieta de Vaqueritos y Cuemanco. Esta es una escena cotidiana, de lunes a sábado, de 3 a 11 pm.


Aquí está la solución maravillosa. Esta es la salida del distribuidor hacia Periférico. Es natural que esté tapada. Tardé 15 minutos solamente en pasar esto.



Pero hay quienes dicen que tenemos el gobierno que merecemos. A este compadre del Corsa se le hizo más fácil irse por la banqueta. En su trayecto, había una patrulla que ni se inmutó.

viernes, marzo 13, 2009

La vida a los 47 (y a los 27)

Debe estar cabrón que a los 20 años, además de estar ya casada, pierdas a un hijo recién nacido y luego a tu mejor mejor amigo en un accidente de autos.

Pero debe ser más cabrón levantarse para vivir los siguientes 27 años como quieres, criar a tres hijos fantásticos y ser un modelo a seguir para quienes te conocen. Eso es para gente valiente.

Para mi heroína, mi madre, y mi hermano, José Pablo.

martes, marzo 10, 2009

Papá vs. Mamá II


Para que no entremos en discusiones, no voy a decir cuál es papá y cuál es mamá, porque por un lado es cierto que en el futbol no se habla de maternidades (Chanfle dixit), pero por el otro, es un hecho que este mundo lo dominan las mujeres. Niéguenlo.

Esto acabó como el peor de los divorcios. Cinco goles (entre las dos audiencias), manutención estratosférica, adjudicación de todas las propiedades, orden judicial para no acercarse a 50 kms. a la redonda y custodia total de los hijos... Y como buen hijo, me voy con el rojo en esta Champions... Porque ya no hay blanco.


Pero el amor por los padres, sin importar que se agarren a madrazos entre ellos, es eterno.

miércoles, marzo 04, 2009

Primer intento fallido

Migrar a la nueva versión de Blogger es fácil... si quieres una plantilla convencional. Me tomó cuatro años armar todo lo que ven aquí, no lo voy a dejar ir.

Vendrá otro intento... Otro día.

lunes, marzo 02, 2009

Se busca oasis urbano


En un martes de octubre, fui citado para una cena en Polanco.

Mis tiempos y logística me indicaron que lo más conveniente era cruzar la ciudad y llegar temprano. Algo como hora y media antes. Así evitaba tráfico, estrés, gasolina extra y minutos valiosos en esta frenética urbe.

Aledaño al restaurante había una cafetería de una cadena comercial, pero no taaaan comercial. Ahí, en pleno Polanco, en una calle poco transitada (raro, lo sé), me senté en una mesita en la banqueta, me coloqué los audífonos con el iPod a un volumen considerable y un libro. Me absorbí en la lectura y en mis pensamientos, enmarcados por la novena sinfonía de Beethoven y un capuccino.

Desde entonces, no he encontrado un lugar así en esta ciudad, donde me pueda desentender del mundo y perderme en mi cabeza. Lamentablemente, este oasis en Polanco me queda muy lejos, mis rumbos son más por el sur.

Y es que no es tan fácil. Ya sé que están hasta el gorro de ver la foto de Marina (con la que ilustré este post, pues), pero ella, a pinchemil kilómetros de su país, pudo encontrar un lugar para sentarse por unos minutos a escribir poesía. Desentendida y desatendida por todos, salvo por un fotógrafo aficionado. Gente como ella y como yo necesitamos de vez en cuando perdernos. Claro, no se trata de viajar a Oaxaca cada que tenga un conflicto en mis neuronas, pero sí de ubicar un lugar cercano.

Ya es urgente. Necesito encontrar un oasis urbano. Un lugar donde el mundo exista, y a la vez no exista. Donde, por lo menos, mi mundo gire solo.


¿Sugerencias?