martes, diciembre 08, 2009

John Lennon: Sueño 9, Capítulo 27



De entrada, debo confesar que me pareció pretencioso hacer una película sobre el asesino de John Lennon, por eso tardé más de un año en ver Chapter 27.

(En realidad prácticamente todo lo que se haga de los Beatles no hecho por los Beatles, incluidos mis posts, me parece pretencioso.)

El título de la película obedece al capítulo faltante de la novela The Catcher in the Rye, la "biblia" personal de Mark David Chapman, su asesino, quien aseguró que quería escribirlo con la sangre de John. Hoy, hace 29 años, Chapman se convirtió quizás en el homicida no serial más famoso de la historia.

Paradójicamente, de acuerdo con Robert Rosen, periodista que publicó en 2000 el libro Nowhere Man: the last days of John Lennon, el ex beatle tenía una fascinación por ese número y en general por los múltiplos de 9.

Para iniciar, John, de acuerdo con lo expuesto por Rosen, tuvo una fuerte influencia del número 9: nació el 9 de octubre de 1940, al igual que su hijo Sean (1975); entre sus canciones, figuran #9 Dream, Revolution #9 y One After 909; conoció a Yoko Ono el 9 de noviembre de 1966 y Brian Epstein vio a los Beatles por primera vez en la misma fecha, pero 5 años antes (nota mental: ya tengo post para el siguiente aniversario de EL RINCÓN, jaja).

Lennon tenía entre sus libros de cabecera el Cheiro's Book of Numbers. Con él no sólo se obsesionó con el número 9, sino también con sus siguientes múltiplos: el 18 y el 27.

Mediante una fórmula para el nombre, Cheiro le asigna un número a cada persona, que supuestamente define su personalidad. A cada letra se le asigna un número del 1 al 8, como está listado abajo. Se suman los valores para cada nombre y apellido y se saca su residuo sobre 9; si el residuo fue cero, entonces se le asigna el 9 (lo cual para efectos matemáticos es irrelevante, pues el resultado sería el mismo con cero). Después, se suman los dígitos restantes y se repite la operación. Aquí les va el ejemplo:

A=1 B=2 C=3 D=4 E=5 F=8 G=3 H=5 I=1 J=1 K=2 L=3 M=4 N=5 O=7 P=8 Q=1 R=2 S=3 T=4 U=6 V=6 W=6 X=5 Y=1 Z=7

JOHN WINSTON LENNON
1755 6153475 355575
18(9) 31(4) 30(3)
9+4+3=16(7)

Lennon por tanto no es un número 9, sino un 7. Pero su obsesión llegó al grado de hacer anotaciones de sus seres más cercanos para conocer su numerología. Yoko Ono, su hijo Sean, Paul McCartney, Ringo Starr (Richard Starkey) y su tía Mimi, entre otros, son números 9. Por tanto, alguna afinidad sentía por las personas con esta característica.

(Si quieren saber el significado de algunos de estos números, dense una vuelta por el post de Rosen.)

Sin embargo, irónicamente, John murió en un año que numerológicamente marcó su obsesión: 1980 (1+9+8+0=18), en el edificio Dakota, en West y 72nd (9) Street, construido en 1881 (1+8+8+1=18) a manos de un hombre con el que comparte el mismo número, el 7.

MARK DAVID CHAPMAN
4122 41614 3518415
9 16(7) 27(9)
9+7+9=25(7)

Ah, y por cierto:

RICARDO JOSÉ OTERO MAC KINNEY
2131247 1735 74527 413 215551
20(2) 16(7) 25(7) 27(9)
2+7+7+9=25(7
)

(Ahí les dejo el dato, jaja.)

El número 27, según Rosen, llegó a John hasta su muerte. Además del Capítulo 27 que pretendía escribir Chapman, Watching the Wheels, el tercer y último sencillo de su álbum Double Fantasy, salió a la venta el 27 de marzo de 1981: el día que yo nací.

4 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Amo que no hayas hablado de la película sino de la obsesión del número 9 de Lennon y las coincidencias numerológicas presentes en su vida y la tuya jaja.

Acabo de ver el trailer...mmmm, no sé si verla.

Ángel Otero Mac Kinney dijo...

Sale... que bizarro, pero ya no me sorprende leer estos posts freakies viniendo de ti respecto a los beatles. No sabía lo de Watching the wheels, GRAN ROLA. Lennon no descansa en paz, resuena en las notas de nuestra memoria y admiración.

Mac dijo...

Silvia: la película vale mucho la pena. Y los números, también lo valieron, jaja.

Angel: vivan los posts freakies!!!

Robert Rosen dijo...

Muchas gracias por publicarlo. Voy a verlo en Ciudad Nueva York. Y feliz navidad!