domingo, diciembre 27, 2009

10 años de historia

Termina la primera década del tercer milenio y el balance no es del todo positivo: terrorismo mundial, crisis económicas, grandes desastres naturales y el clima de nuestro planeta volteado de cabeza.


La noticia de la década: los ataques del 11 de septiembre de 2001

Imaginen un mundo donde los diarios del 12 de septiembre de 2001 retrataran algo diferente a la caída del World Trade Center de Nueva York. Seguramente no habría guerra contra el terrorismo, la economía mundial habría vivido tiempos menos tempestuosos, desconoceríamos en general nombres como el de Osama Bin Laden, Afganistán seguiría siendo un país más en el centro de Asia, Saddam Hussein probablemente seguiría con vida y gobernando en Iraq. Y bueno, todo eso es la punta del iceberg. El orden mundial cambió aquel día.


El fallecimiento: Juan Pablo II

Quizás el último gran líder mundial del siglo XX murió el 2 de abril de 2005. La iglesia católica vive la peor crisis de credibilidad en su historia, pero el legado de quien alguna vez se llamó Karol Wojtyla fue más allá de sus tareas en el mundo de la fe: se convirtió en un mediador político e interreligioso que el mundo no ha podido sustituir.


El desastre natural: el paso del huracán Katrina

Este punto podría ser debatible con el tsunami que devastó el sur de Asia. Mi argumento es el siguiente: la naturaleza demostró que no hay poder económico o militar que pueda contrarrestarla. Katrina puso en jaque al país más poderoso del mundo.


La tendencia: la Web 2.0 y el internet móvil

Otro ejercicio mental: imaginen sus vidas sin internet. De entrada, no leerían esto -y Mac buscaría otros medios para desahogarse-. OK, ahora piensen en un internet sin Live Messenger, Twitter, Facebook, Google Talk, Linkedn, Hi5, blogs, foros de discusión, et al. Sí, un internet de pura consulta y nula interacción, un librotototote en tu monitor. Incluso, las tendencias de la tecnología más populares van encaminadas a eso: brindarle a la gente medios de comunicación e interacción que les permitan estar cerca, y minimizar los efectos de la distancia.

Sin embargo, esto aún se considera una tendencia porque no es una realidad: internet sigue siendo inaccesible para la mayoría de la población mundial.


La asignatura pendiente: la lucha contra el cambio climático

La cumbre de Copenhague fue una pérdida de tiempo, y parece que no hemos entendido que ya no hay tiempo que perder.

¿Tenemos que esperar a que Estados Unidos y China se pongan las pilas?

3 comentarios:

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Me gustó mucho este post...pero aclaro aquí que, apenas vi la paloma del post anterior, me aterré y no leeré la historia, me saltaré a tu publicación de Elvis

Mac dijo...

Jajaja, sabía que no ibas a querer leer el de la paloma. Deberías, es una historia preciosa.

Paola dijo...

Cierto!