domingo, noviembre 15, 2009

México en los sueños


Leí hace algunas semanas a un historiador que dijo que los festejos por el Bicentenario son estériles, que se borrarán de la memoria del país en unos pocos años.

Primero pensé, de qué aniversario de la Independencia o de la Revolución me acuerdo. Solamente de aquel en el que se cayeron dos aviones de la Fuerza Aérea en el desfile del 16 de septiembre (¿1996? ¿1997? ¿1998?), y la cara de situación de Ernesto Zedillo cuando fue informado frente a las cámaras.

Eso por no mencionar que en los últimos años, si mi hermana no decide festejar su cumpleaños (el 15 de septiembre), mi conciencia no tiene reparo en permitirme dormirme temprano ese día. Y no por eso me siento menos mexicano. ¿Estoy mal?

Como sea, volviendo a la aseveración de aquel historiador, eso sí me preocupa. Para celebrar los 200 años de libertad de mi país, de entrada sé que se está gestionando un partido de futbol amistoso entre México y España (trabajo en deportes, ¿qué quieren?), lo cual me parece fabuloso, pues podría ser que el campeón del mundo venga al país.

Pero ya en serio, para empezar a calentar motores, se montó un espectáculo de luces en el Zócalo llamado "México en el Corazón". Y ante el aviso de que el sábado era el último día (era, porque se alargó hasta el jueves), Nalle me sonsacó para ir.

Empecé a entender un poco al susodicho historiador (no recuerdo su nombre, no me lo pregunten). Primero con un video que nos lleva desde José María Morelos hasta Guillermo Ochoa (¡¿?!) por los héroes que ha tenido México en su historia, los cuales en los últimos 85 años son deportistas y artistas, en su mayoría.

Y luego el espectáculo de efectos visuales en la fachada de Palacio Nacional, algunos que sí he de decir que son muy impresionantes, pero que al poco tiempo nos dio la nota: el disco se les rayó en el Son de la Negra. Chale.

Después de que mi acompañante dijera "mira, el Metrobús" cuando salió una trajinera -a lo que respondí "aha, la línea de Xochimilco"-, seguía pensando que algo le faltó al chou, además de algunos minutos extra, pues sólo duró 20.

Los niños lo disfrutaron, sí. Los efectos de los ladrillos de Palacio Nacional requebrajándose, el follaje invadiendo la fachada y las flores multicolores adueñándose del entorno son para aplaudirse. Pero el pleno que llenó la plancha del Zócalo sólo se prendió un poquito cuando se proyectó un "VIVA MÉXICO" del tamaño del Palacio.

"No vi nada de la época prehispánica", dijo ella, a lo que contesté un poco dubitativo: "pues... es que debe ser sólo de los 200 años desde la Independencia...". Y de ahí nos preguntamos, bueno, ¿cómo llegamos al inicio de esos dos siglos?

¿No será que la marginación de los pueblos indígenas es un descrédito al México prehispánico? ¿No será que desde la primaria nos enseñan a odiar la época de la Colonia? Nada más falta que en el México-España del próximo año el público en el Estadio Azteca lo vea como un duelo entre Cuauhtémoc (no Blanco) y Hernán Cortés.

Honestamente, me preocupa querer dormirme temprano la noche del 15 de septiembre de 2010.

4 comentarios:

Nallely Ortigoza dijo...

Jajaja, estoy considerando hacer un post de emergencia hoy del tema

Quike dijo...

Mi estimado Mac:

No sé si soy yo exclusivamente, pero te dejaré mi pensamiento sobre el espectáculo que ví el mes de septiembre (tengo entendido que no ha cambiado mucho al que se pone ahora).

Yo iba con cierto sentimiento de tristeza. Iba a ese sitio a olvidarme de algunas cosas que me tenían un tanto cabizbajo y me lancé solitariamente a ver el evento.

Primero hice un buen coraje porque se me ocurrió irme en auto, pero finalmente llegué a tiempo al segundo espectáculo (pues primero hicieron dos o tres shows el mismo dia, y quedé atorado en 20 de noviembre como en cualquier buen concierto de rock).

En fin, entre el folclor de nuestra gente y el caminar entre comentarios y chistes por el 'desmadre', llegué al espectáculo que no miento, me sorprendió.

Primer dije: Ah, para qué tanto gastadera de dinero. Pero quizá fue la combinación entre el público con el que lo ví y mi propio mood, que en verdad salí con una sonrisa.

Mi papá me decía. ¿De qué nos orgullecemos? No tenemos ni a Beethoven, ni a Pelé, ni a Newton. No hemos tenido un hecho histórico de relevancia, somos un país mediocre...

Y quizá haya algo de verdad en ello, si lo vemos como proyecto de nación, México ha sido en efecto un fracaso.

Sin embargo repito, a mí me gustó y hasta me animó. Si bien hay muchas cosas que fallan, si por unos minutos algo así puede hacer sonreír a la gente, creo que está más que completo.

Sobre ese tema de que no había nada prehispánico, no niego a mis raíces, pero finalmente muy poco nos queda de aquellas poblaciones. Basta con ver el idioma que hablamos, las fiestas que celebramos, la devoción a la vírgen de Guadalupe y pararse en el Zócalo a ver la arquitectura novohispana.

Sin embargo como bien dices, a pesar de que es evidente el paso español, nos renegamos y los maldecimos. A pesar de que es tan evidente que mucho de lo que hacemos hoy es parte de su tradición...

Más bien somos una mezcla, que bien o mal (y eso es para otro debate), nos convierte en mexicanos.

Yo creo, y concluyo de tu entrada, que lo mejor para conmemorar nuestros 200 años de inicio de independencia (pues los 200 de país se cumplirán hasta 1821) es la reflexión de todo este tipo de temas. Más que fiestas, festejos, bailes y fuegos artificiales, lo que conviene es que todos como mexicanos nos hagamos estas preguntas y nos cuestionemos; creo que es la mejor manera de conmemorar el tan mencionado bicentenario y centenario en 2010.

Sé que me explayé, pero ya sabes que es un tema que me apasiona. ¡Un abrazo!

Si no te aburriste y quieres leer mi pensamiento ampliado del tema (por si este no fue suficiente jajaja) entra a leer mi entrada relacionada: http://tr.im/F7v2

PD: El rayón en el Son de la Negra es parte del show, ya que cual DJ, da paso al siguiente número musical.

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

la parte donde hablas de los héroes que ha tendio México en los últimos 85 años es muy buena! ajajaj

Mac dijo...

Pueden ver el post de emergencia de Nalle aquí: http://herethereyotros.blogspot.com/2009/11/post-de-emergencia.html

Quike: creo que Nalle y yo somos los únicos que refunfuñamos un poco. Pero el "remix" del Son de la Negra fue realmente fatal, te juro que toda la gente a nuestro alrededor se sacó de onda.

Silvia: sí! me parece tristísimo!