jueves, noviembre 26, 2009

Del click al papel

Cuando se discuten las diferencias y consecuencias entre los medios impresos y digitales surgen varios temas: la inmediatez, el acceso a la tecnología y la automatización de los procesos, entre otros.

Pero hay uno que resulta un poco más delicado y que no se reconoce tan fácilmente, que es un secreto a voces: levante la mano aquel periodista, escritor o fotógrafo que le emocione más publicar en Internet que en papel.

Yo mismo lo reconozco: me causa más maripositas en el estómago que me publiquen en un impreso, aún cuando soy un férreo defensor del periodismo digital.

¿Por qué? Porque publicar en Internet lo puede hacer cualquiera. Hay 200 millones de blogs, por no mencionar las redes sociales. Es más, los mismos medios digitales están abriendo sus canales al contenido de los lectores. Así que cualquier hijo de vecino puede crear un blog y escribir tonterías en él por 5 años o más.

En la carrera me enseñaron las diferencias entre los distintos medios de almacenamiento: el disco duro, el CD, las cintas, los USB's... Pero ninguno de mis computólogos profesores habló del mejor de todos: el papel. Si bien ahí se puede guardar menos información en función del espacio, dudo que otro de los medios digitales pueda durar por siglos. Y es más, aunque los duraran, los medios de acceso cambian tan rápido que no lo permitirían. ¿Alguien tiene una computadora con floppy de 5 1/4 o 3.5 pulgadas?

Pero el papel persiste. Créanme, mientras hayan árboles en este planeta, habrá papel. Y si se acaban los árboles -y si la humanidad sobrevive-, se hará de otra cosa.

Por eso, dentro de 200 millones de blogs, a la autora de uno de ellos se le ocurrió llevar su contenido a un libro. La verdad desconozco si algún blogger lo había hecho antes. Para mi registro ella fue la primera, y ayer estuve en la presentación.

Y mientras ella hablaba ante una concurrencia con muchos amigos, algunos de ellos que sólo la conocían por el mundo virtual y que anoche tornaron al real, me pregunté: ¿y por qué no se le había ocurrido a nadie antes?

Se tiene que estar medio @locadelamaceta, creo yo.

Este es el tercer libro del cual tengo una dedicatoria en la primera página. La primera, no precisamente del autor, sino de su nieta, fue el mejor regalo que me han dado jamás; la segunda fue de mi ídolo literario mexicano, gracias a un encuentro fortuito; y para la tercera quiero devolver el favor, aunque sea de una manera pequeña y aún digital:

Para Miranda Hooker, con eterna gratitud, el post número 500 de este blog.

Las fotos de la presentación están aquí.

3 comentarios:

Quike dijo...

Mi estimado Mac:

Me encantó esta entrada. Aunque entiendo las ventajas de la digitalización de los textos por la cuestión ambiental entre otras cosas, jamás cambiaría el hecho de leer un libro en mis manos a leer en la pantalla de la computadora.

Muy buena idea la de pasar los textos de un blog a un libro, creo que así perdurarían más aquellos escritos, y sin duda sería una bonita forma de recordar lo que fuimos en los últimos años que tengamos de vida.

Te mando un abrazo. ¡Saludos!

Miranda Hooker dijo...

¡500 posts! Muchas, muchas felicidades. Hay gran devoción a la palabra, detrás.

El paso del click al papel es un salto cuántico, en lo personal y en lo profesional. Dejaré que la antología hable por sí misma y mejor, si estás de acuerdo, haré lo que a muchos se nos ha ocurrido y debemos de practicar, con constancia:

conversar, compartir, comunicar. Todo lo posible.

Gracias por tu dedicatoria y por el registro de ese momento, además de grata amistad.

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

Yo también sueño con la publicación impresa,

¡Qué emoción todo lo de Miranda! ¡Felicidades!