jueves, diciembre 31, 2009

'Así ha sido mi año'

Fue en una noche de viernes, a finales de octubre, en un club de jazz en el centro de la ciudad.

El cuarteto se alistaba a tocar, cada uno con una personalidad muy bien definida: el trombonista serio y callado; el contrabajista con pinta de genio fachoso; el baterista que a primera vista podría ser confundido con un barrista de equipo de futbol hasta verle los ojos con expresión de inocencia; y el saxofinista, el líder del grupo, destilando la energía que sólo los buenos músicos tienen.

Un cometa se apareció en aquel sótano de Motolinía esquina con 5 de Mayo. Y Manclayi me confió al oído: "así ha sido mi año".



Una composición que bien podría sentirse caótica, pero con una armonía innegable y muy peculiar. Lo mejor llega al final: notas fuertes, bien acompañadas y en crescendo.

También, así fue mi año.

Música en el metro

NUEVA YORK.- El metro de Nueva York, al igual que el de México, encierra un mundo que se mueve paralelo al de la superficie.

Ríos de gente se desplazan en todo momento. Su lógica no es perceptible a la primera (a veces ni a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta...), puedes comprar cosas desde el periódico hasta ropa, incluso comer en las estaciones y, lo más importante de todo, te evita congestionamientos vehiculares.

El precio sí es una enorme ventaja para el nuestro: un viaje cuesta dos pesos, por 2.25 dólares en NY, casi 15 veces más.

Pero hay un detalle que le da un toque de magia al de la Gran Manzana: sus músicos.

El miércoles, en la estación de West y 72 St. (sí, la del Dakota, la casa de John Lennon), un chico con una guitarra interpretó Here, There and Everywhere y me hizo volver al departamento con esa melodía en la cabeza.

Y hoy, después de otro día de interminables caminatas, en la 53 y la Quinta, un cuarteto nos deleitó con villancicos, no de esas porquerías que pasan en la tele y en el radio. Un pequeño concierto en vivo en lo que llega el vagón de la línea C, suficiente para regresar contento a casa.

Y cada que me meto a una estación, me pregunto, ¿qué me cantarán hoy? Porque un poco de música en el camino no le cae mal a nadie.

miércoles, diciembre 30, 2009

La Pinche Taquería


NUEVA YORK.- La ciudad que nunca duerme esconde en sus entrañas una paradoja: en este lugar se sobrevive, se vive y se sueña, todo al mismo tiempo.

Podría comentarles de la llegada, el camino compartido con la chica de San Francisco, que me hizo acordarme de M, quien pronto se irá a vivir ahí, "la ciudad más tranquila de Estados Unidos"; del inesperado y fugaz paso por el Dakota gracias a la misma chica; de la espectacular vista de Manhattan desde el piso 38; de Alexander Hamilton y el génesis de la capital financiera mundial; del frío de 6 grados centígrados bajo cero, con vientos que te pegan en la cara como un mazazo bien dado que no te deja respirar; de Soho y Noho; que los Starbucks de aquí son cafeterías comunes y corrientes, con gente que habla sola y baños sucios; de Bedford y Grove St. y Washington Square (¿les suena a los fans de Friends?)...

(Las primeras fotos del viaje, aquí.)

Y por todo eso resulta paradójico que el primer post que escribo fuera de mi país tras mil 877 días del nacimiento de este blog sea sobre un lugar con todo el espíritu mexicano.

Ayer en la noche, luego de que mi hermano se llevara la desilusión de su vida cuando le dijeron "there WAS the CBGB's" -el bar donde nació el punk rock de EU-, ante nuestros ojos se apareció una visión celestial en la esquina de Bleecker y Lafayette, improbable en la Urbe de Hierro: una pinche taquería. Perdón, vimos LA Pinche Taquería: lugar que me recomendó Chanfle antes de mi partida con todo y su bendición.


El rincón nacional en pleno Soho se presentó ante nuestros ojos como una oportunidad que no podíamos dejar ir. Así, Ana, Ángel y su servidor, compramos los cuatro tacos y la torta al pastor más caras de nuestras vidas (un taco a 2.95 dólares, la torta a 6.95, hagan sus matemáticas a un tipo de cambio de aprox. 13.10 pesos por billete verde). No les diré quién pidió la torta porque mi nutrióloga me pega.

Luego de que en la mañana comprobamos que conseguir los mismos ingredientes que en casa en un supermarket es misión casi imposible, fuimos un poco escépticos.

Primero lo importante: el pastor sí sabe a pastor. Gran punto a favor. Ángel, mi sommelier de tacos de cabecera, fue imparcial en su veredicto: salvo la tortilla, todo lo demás le hizo recordar una buena taquería del DF. De igual manera con la torta, el único defecto es que el pan era muy suave, y al troglodita que se la empinó le gusta que sea crujiente.

De ahí empezamos con los detalles: de bebida, un Boing de guayaba. Sí, ¡un Boing en pleno Manhattan! Ángel lamentó que el salero fuera un salero común y no un bote de Gerber con cuatro hoyos de tenedor en la tapa.

El lugar, limpio, lo cual se agradece bastante, especialmente con los baños, que salvo por la falta de un par de acabados, son pulcrísimos. Y en la tele, a las 9 de la noche, en Univisión pusieron la lelonovela de Sortilegio de Amor. Ah, y debo mencionar que cuando entramos, música de banda a todo volumen. Como en casa. (¿Chale?).

Y regresamos al departamento, fríos, pero contentos. Con esa sensación de no sentirse tan lejos de casa, pese a los miles de kilómetros de distancia.

lunes, diciembre 28, 2009

I'm leaving today

Tan tan tararara tan tan tararara tan tan tararara tan tan tararara tan tan tararara tan tan tararara tan tan tararara...

Start spreading the news
I'm leaving today...

(Yes, I'm fucking leaving today!!!)

I want to be a part of it, New York, New York!



I'm gonna wake up in the city that doesn't sleep!

Regreso el 4 de enero, pero no se alejen de este espacio, habrá actividad desde allá.

domingo, diciembre 27, 2009

10 años de historia

Termina la primera década del tercer milenio y el balance no es del todo positivo: terrorismo mundial, crisis económicas, grandes desastres naturales y el clima de nuestro planeta volteado de cabeza.


La noticia de la década: los ataques del 11 de septiembre de 2001

Imaginen un mundo donde los diarios del 12 de septiembre de 2001 retrataran algo diferente a la caída del World Trade Center de Nueva York. Seguramente no habría guerra contra el terrorismo, la economía mundial habría vivido tiempos menos tempestuosos, desconoceríamos en general nombres como el de Osama Bin Laden, Afganistán seguiría siendo un país más en el centro de Asia, Saddam Hussein probablemente seguiría con vida y gobernando en Iraq. Y bueno, todo eso es la punta del iceberg. El orden mundial cambió aquel día.


El fallecimiento: Juan Pablo II

Quizás el último gran líder mundial del siglo XX murió el 2 de abril de 2005. La iglesia católica vive la peor crisis de credibilidad en su historia, pero el legado de quien alguna vez se llamó Karol Wojtyla fue más allá de sus tareas en el mundo de la fe: se convirtió en un mediador político e interreligioso que el mundo no ha podido sustituir.


El desastre natural: el paso del huracán Katrina

Este punto podría ser debatible con el tsunami que devastó el sur de Asia. Mi argumento es el siguiente: la naturaleza demostró que no hay poder económico o militar que pueda contrarrestarla. Katrina puso en jaque al país más poderoso del mundo.


La tendencia: la Web 2.0 y el internet móvil

Otro ejercicio mental: imaginen sus vidas sin internet. De entrada, no leerían esto -y Mac buscaría otros medios para desahogarse-. OK, ahora piensen en un internet sin Live Messenger, Twitter, Facebook, Google Talk, Linkedn, Hi5, blogs, foros de discusión, et al. Sí, un internet de pura consulta y nula interacción, un librotototote en tu monitor. Incluso, las tendencias de la tecnología más populares van encaminadas a eso: brindarle a la gente medios de comunicación e interacción que les permitan estar cerca, y minimizar los efectos de la distancia.

Sin embargo, esto aún se considera una tendencia porque no es una realidad: internet sigue siendo inaccesible para la mayoría de la población mundial.


La asignatura pendiente: la lucha contra el cambio climático

La cumbre de Copenhague fue una pérdida de tiempo, y parece que no hemos entendido que ya no hay tiempo que perder.

¿Tenemos que esperar a que Estados Unidos y China se pongan las pilas?

sábado, diciembre 26, 2009

Palo

Les presento a Palo.

Mi vecina la rescató de una manada de cinco feroces perros que estaban por cenársela. La curó de un ala que traía lastimada y desde entonces, hace un par de meses, vive y revolotea en nuestra privada.

"Le pusimos Palo, porque no sabemos si es paloma o palomo", dijo Margarita, la madre de la salvadora, una de las mujeres más cultas e izquierdistas que conozco. Esto, un minuto antes de que Palo entrara a brinquitos a su casa para que le dieran de comer.

Palo, pues, está domesticada. Convive a diario con dos mujeres y un perro. De repente revolotea entre las casas y se posa afuera de las ventanas, de hecho ya la vi tres veces en la mía. Cuando un coche arranca, se coloca en el toldo, y al llegar a la salida brinca al poste que divide cada lado del garage. Y cuando tiene hambre, toca a la ventana de Margarita o de su cocina para que la dejen entrar.

Además, Palo no es nada tímida. Le gusta instalarse en los hombros de la gente, como ya le pasó un par de veces a mi madre, y no tiene inconveniente en que se le acerquen, como el resto de su especie.

Otro de los espectáculos de Palo es el que brinda con Elvis a los espectadores. Hagan de cuenta que están viendo a Silvestre tratando de cazar a Piolín, con los mismos resultados, aunque sin la fatalidad de los dibujos animados.

No siempre se necesita una jaula para quedarse con alguien.

jueves, diciembre 24, 2009

Elvis navideña

Este fue mi regalo de Navidad para Elvis:


¿A poco no se ve preciosa?

Felicidades a todos.

miércoles, diciembre 23, 2009

10 años de deportes

Y continuando con los recuentos de la década, hoy toca el deportivo. Lo resumí en 5 categorías:

El mejor partido de futbol: la Final de la Liga de Campeones de Europa 2004-2005. El Liverpool caía 3-0 al medio tiempo ante el favorito Milán, en Estambul. En cuestión de minutos, los Reds empataron, forzaron los tiempos extras y los penales, donde finalmente se impusieron.


El mejor partido de otros deportes: la Final de Wimbledon 2008. Una épica batalla de 4 horas y 48 minutos en la catedral del tenis, donde Rafael Nadal se impuso en 5 sets. El duelo se extendió en realidad por más de 7 horas a causa de dos pausas por lluvia. El español terminó con un reinado de 5 años del suizo en el Abierto inglés, aunque Federer lo recuperó este año. Probablemente el partido de tenis más grande de la historia.


El récord más impresionante: los 100 y 200 metros planos de Usain Bolt en el Mundial de Atletismo de Berlín 2009. Quienes sabemos un poquito de deportes, pensábamos que quizás no estaríamos vivos para ver a un hombre corriendo el hectómetro cerca de los 9.50 segundos. En Berlín, Bolt pulverizó el récord que fijó en 2008 en Beijing que parecía en sí ya impresionante (9.69) con 9.58 segundos. Días después, paró el cronómetro en el medio óvalo en 19.19 segundos. Esas marcas podrían durar otros 20 años, a menos que el propio Bolt diga otra cosa.

El mejor deportista: Michael Phelps. En 112 años de historia de Juegos Olímpicos, nadie había juntado más de 9 medallas de oro. Phelps ya lleva 14. Sumó 8 en Beijing 2008, un récord histórico que difícilmente veremos romperse. Mención honorífica a Roger Federer por sus 15 títulos de Grand Slam.

El mejor deportista mexicano: Lorena Ochoa. "Una fábula resume nuestras contradicciones: Érase una vez un país con cuarenta millones de pobres donde la más destacada deportista jugaba golf", así cerró Juan Villoro uno de mis textos favoritos. Lorena terminó 2009 como la mejor del mundo por cuarto año consecutivo, en un deporte del que muy poco se conocía en México.

martes, diciembre 22, 2009

10 años de música y conciertos

Quienes me leen más o menos regularmente, ya habrán deducido que mis gustos son de la década... pero de los 60. No obstante, el decenio que dio inicio al tercer milenio, nos regaló obras y momentos musicales irrepetibles.

La verdad estoy medio saturado de recuentos musicales. Mientras Concepto Radial hizo uno muy plausible para aquellos que gustamos del rock y el indie (aunque creo que la número uno merecía un top ten, pero no el primero), Reactor echó a perder su conteo de 2009 dándole el primer lugar a... Quiero Club. Chale, me perdieron.

No voy a saturalos con decenas o centenas de canciones. En mi primer recuento de la década, el musical, les paso mis tres rolas favoritas del ciclo 2000-2009.


3. Fix You - Coldplay (2005)




No soy muy fan de Coldplay, fuera de Clocks y ésta, no rescato tanto. Pero está canción particularmente sirve para uno de esos días lluviosos con un café mirando a la ventana. (¿Vieron esos comerciales de Nescafé?) El día que alguien les dedique esta rolita les van a mover un par de fibras sensibles.


2. Date With The Night - Yeah Yeah Yeah's (2003)




Innumerables ocasiones en incontables escenarios he gritado y meneado la cabeza con esta canción. Fue el primer sencillo del disco Fever to Tell. El próximo 27 de enero los estaré viendo en el Palacio de los Deportes.


1. Guaranteed - Eddie Vedder (2007)




Un descubrimiento reciente, gracias a In Phidelio. Es la última canción del soundtrack de la película Into the Wild, y le valió a Eddie Vedder el Globo de Oro de 2008, además de la nominación al Grammy del mismo año para mejor canción para película, programa televisivo u otro medio visual.

La letra, que lo vale todo, es la siguiente:

On bended knee is no way to be free
Lifting up an empty cup, I ask silently
All my destinations will accept the one that's me
So I can breathe...

Circles they grow and they swallow people whole
Half their lives they say goodnight to wives they'll never know
A mind full of questions, and a teacher in my soul
And so it goes...

Don't come closer or I'll have to go
Holding me like gravity are places that pull
If ever there was someone to keep me at home
It would be you...

Everyone I come across, in cages they bought
They think of me and my wandering, but I'm never what they thought
I've got my indignation, but I'm pure in all my thoughts
I'm alive...

Wind in my hair, I feel part of everywhere
Underneath my being is a road that disappeared
Late at night I hear the trees, they're singing with the dead
Overhead...

Leave it to me as I find a way to be
Consider me a satellite, forever orbiting
I knew all the rules, but the rules did not know me
Guaranteed


El concierto de la década: Live 8.

En julio de 2005, un ejército de músicos realizó 11 conciertos simultáneos en 4 continentes para concientizar al G8 de la situación de pobreza extrema que viven millones de personas en África. El movimiento Make Poverty History, encabezado por Bob Geldof, atrajo a cientos de artistas y bandas que tocaron en Londres, Cornwall, Berlín, Roma, París, Moscú, Edimburgo, Tokio, Johannesburgo, Filadelfia y Toronto.



Entre otras cosas, por primera vez en 24 años tocó junta la alineación original de Pink Floyd (Roger Waters, David Gilmour, Richard Wright y Nick Mason) en Londres y abrieron ahí mismo Paul McCartney y Bono con Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. En Moscú, los Pet Shop Boys cantaron Go West en plena Plaza Roja. Y en Filadelfia, un video dejó mudo al planeta al explicar que cada 3 segundos muere un niño en África a causa de la pobreza.


lunes, diciembre 21, 2009

'Eres un mago'

Él es mi mejor amigo. Ella es la mejor amiga de mi mejor amiga.

Ellos salieron por primera vez el día de mi cumpleaños 27. (Ah, ese número mágico: veintisiete.)

Él me intenseó desde hace dos semanas para cambiar mi horario de trabajo del domingo e ir a una posada en casa de ella. Lo hice, más que por su insistencia, sólo porque me lo pidió.

Ni ella, ni yo, ni muchos más teníamos una idea de lo que iba a pasar.

Él montó un escenario parisino en el jardín de las memorias, el suyo, hasta con un caricaturista al más puro estilo Montparnasse. Y ahí le pidió que se quede a su lado hasta que la muerte los separe.

Después, cuando ella llegó a casa estalló en llanto al ver a todos sus amigos. Y al cubrirse con sus manos dejó a la vista la fechoría: un anillo de compromiso.

A él lo recibí diciéndole "eres un mago". Porque en esta semana de magia, negra primero y muy blanca y transparente al final, él lanzó el último hechizo que me pintó otra sonrisa en la cara y puso agua en mis ojos.

Seré padrino de bodas en abril de 2011, más que de mi mejor amigo, de uno de mis hermanos.

domingo, diciembre 20, 2009

El mejor regalo

Varias veces reseñé en este blog que el mejor regalo que me habían dado fue un libro, hace ya 10 años, con una dedicatoria de la nieta del autor, tras una noche de estar platicando de nuestros respectivos abuelos.

A partir de ayer, hay un nuevo ganador.

Este regalo fue enmarcado por los abrazos de cuatro personas que, pese al poco tiempo de conocerlos, de inmediato supe que había una conexión cósmica que debía hacer que mi camino se cruzara con el de ellos.

Particularmente, el abrazo de dos de ellas, de las pequeñas, tan espontáneo y sincero, me hizo recordar plenamente el motivo por el que sigo vivo. Tal como Viktor Frankl lo dijo: ningún ser humano puede vivir sin darle un rumbo a sus acciones. Yo tengo el mío.

Recibí la muestra material (ver la foto) y espiritual de que ése motivo se cumplirá. Y mejor aún, también la comprobación de que, en la práctica, la elección que hice para mi camino a la felicidad es la correcta.

Y hay un nuevo ganador también porque el anterior me invitaba a ver al pasado y aprender; éste a mirar al futuro y emprender.

Michelle, Mario, Luz Victoria y María Elisa: gracias por regalarme esperanza y por hacerme creer en la magia. Se llevan una parte de mí a San Francisco.

miércoles, diciembre 16, 2009

Un deseo navideño

El domingo por la tarde, con un sol de invierno de esos que queman, pero no calientan, paseaba por el centro de Coyoacán, por enésima vez este año.

Mientras me dirigía con Uty a una sucursal del Jarocho, un payaso se me atravesó. Sí, uno de esos sobremaquillados con zapatotes y nariz roja. "¿Te puedo quitar un par de minutos?" Yo no soy muy asiduo a interactuar con la gente en la calle, y con cierto esceptisísimo, le puse atención.

"Mira, esto lo escribió alguien que tú no conoces, es un deseo para este año nuevo. Es para ti, y a cambio, escríbele uno a alguien que tampoco conoces, y yo se lo daré."


La idea me pareció fabulosa. El mensaje que recibí del desconocido(a) anterior fue quizás un tanto trillado, pero la voluntad del acto fue suficiente para mi. Le pedí al payasito amarillo que me diera un par de minutos para pensar en algo, no quería enviar a alguien en el mundo un mensaje cualquiera.

Así que lo escribí, doble el papelito y se lo entregué en su guante. Me agradeció. Le agradecí. Y ambos sonreímos.

¿Quieren saber qué escribí?

martes, diciembre 15, 2009

La guerra terminó (si lo deseas)

Hay obras de arte que están predestinadas a trascender, aún cuando en su momento no lo hagan.

Por poner sólo un ejemplo, Citizen Kane no fue considerada para el Óscar a la Mejor Película en 1941 (honor que se llevo How Green Was My Valley), pero con el tiempo fue considerada una de los mejores filmes de la historia.

Algo similar ocurrió con Happy Xmas (War is over) de John Lennon. Su publicación en 1971 fue discreta, considerando que se trataba del fundador de los Beatles: salió el 6 de diciembre de aquel año en Estados Unidos y no llegó siquiera a figurar entre los 100 primeros lugares del Billboard. No digamos en el Reino Unido, donde tardó 11 meses más en salir por una disputa en su publicación.

La canción fue el colofón de una campaña que iniciaron John y Yoko Ono en 1969 en contra de la guerra de Vietnam. La pareja rentó anuncios espectaculares en 11 ciudades alrededor del mundo con el mensaje "WAR IS OVER! (If You Want It)". Originalmente, la Navidad fue sólo el pretexto para hacer una campaña y componer una canción de paz.

Las primeras líneas de la canción son quizás las más significativas. John en ocasiones ponía dedicatorias al inicio de sus composiciones, como lo hizo en Woman ("for the other half of the sky", a Yoko), y en esta ocasión, Happy Xmas empieza con su mujer susurrando "Happy Christmas, Kyoko", seguido del propio John: "Happy Christmas, Julian", a los dos pequeños de sus matrimonios anteriores (Sean nació en 1975). ¿Quién quiere ver a sus hijos padeciendo los horrores de la guerra?

Los 3 minutos y 37 segundos de esta canción fueron revalorados en 1980. Ante la muerte de John aquel 8 de diciembre, el sencillo fue relanzado en el Reino Unido 12 días después, para alcanzar el tercer lugar en la UK Singles Chart.

La mañana del 9 de diciembre de 1980 miles de personas se reunieron afuera del Edificio Dakota y entre las consignas y los carteles, muchos hacían alusión a esta canción. Pocos días antes del 29 aniversario de la muerte de John, Yoko lanzó por Twitter una petición a sus más de 600 mil seguidores para que le dieran el significado de "War is Over (if you want it)" en todos los idiomas posibles. Poco después, anunció el lanzamiento de posters con este mensaje en 66 lenguajes.

La campaña "War is over" cumple 40 años hoy, 15 de diciembre. Y mientras un Premio Nobel de la Paz justifique las guerras, la lucha por la paz (irónicamente) seguirá vigente.

Y Happy Xmas (War is over) seguirá siendo escuchada una y otra vez.

*****
La canción es un must, para fans de Lennon, no fans y ateos musicales. Serán los tres minutos y cachito mejor invertidos del día.

Y tuvo que ser un texto relativo a una obra de John Lennon con la que diera el primer paso para llegar al Rock Band Beatles: ya tengo la consola.

lunes, diciembre 14, 2009

Primer recuento (de los daños)

Hace algunos días hice un sondeo por Twitter sobre si debería hacer recuentos del año o ya de toda la década, y por un voto, se impuso el segundo.

Votaron, debo presumir, algunos de mis lectores más importantes. Pero para iniciar esta tradición decembrina de EL RINCÓN, haré el único recuento que corresponde a 2009, a manera de purga, he de decir. En los próximos días vendrán los de la década.

Este fue ya, por mucho, el año más raro de mi vida. Confiésoles a todos ustedes algo que poca gente sabe: Desde 2004, los años pares me resultan fabulosos y los nones algo malitos. 2009 rompió un poco el esquema, no puedo descalificarlo, pero sí ocurrieron cosas bastante sui generis, algunas retratadas aquí, otras no.

Para que se enteren, por si no lo sabían, las 27 rarezas de 2009:
  1. Durante parte de enero y febrero, mi abuela y un tío, quienes residen en Cuernavaca, se instalaron en mi casa por un mes, debido a una operación del oído del segundo. Si bien fue un procedimiento de rutina, mi tío no podía salir de la ciudad por ese tiempo debido a la presión por la altitud. El caos que implica que dos personas más lleguen y el cambio en ciertas rutinas se compensó con la grata compañía. Lo raro, fue la llegada de un sofá-cama que invadió mi cuarto (fue la cama de mi tío), y que permaneció ahí por 10 meses, hasta noviembre que finalmente me liberaron de él. Hablaré de él en su momento, mucho aprendizaje para ser un objeto inerte.

  2. El primero de mis amigos de toda la vida ya tuvo hijos. Sí, hijos: gemelos.

  3. Reivinidiqué mensualmente el valor de la antigüedad en una amistad. Mejor dicho, en cuatro.

  4. Me conecté con José Pablo y le hice una promesa que sólo sabrá quien se atreva a casarse conmigo.

  5. Elvis llegó a mi vida :)

  6. Volví a viajar solo y aprendí que no siempre es lo óptimo.

  7. Fui al cine varias veces solo y aprendí que eso siempre puede aplicar. No obstante, la compañía también siempre se agradece.

  8. Me encerré, como millones más, lo vi con humor e ironía, y eso liberó mi inspiración nuevamente.

  9. Lloré en una tribuna de un estadio de otro estado. Y no puedo esperar a volver a hacerlo.

  10. Dos horas después de una plática difícil, de esas que nadie desea dar ni recibir, se armó mi viaje de fin de año.

  11. Dos días después de eso, se cayó el techo de mi baño. Conocí el estrés y agobio que genera una deuda de 5 dígitos (donde el primero no es tan pequeño).

  12. Me sentí acosado, varias veces, por varias personas. Lo raro, es que nunca antes me había pasado. Agradezco a la vida por lo aprendido de la experiencia, pero no quiero volver a vivirlo.

  13. Fui por primera vez a las luchas.

  14. Tuve pleitos tontos y reconciliaciones maravillosas. Varias veces.

  15. Expulsé demonios del pasado mediante la exhibición pública.

  16. Aprendí mucho de mi familia. Durante 27 años me enfoqué en lo que les debo imitar, en éste, en lo que debo evitar. Y comprendí que eso no es malo, sino todo lo contrario. Medio enredado el razonamiento, pero no me sentiría mal si alguien me dijera "aprendí de tus defectos (¡corrígelos, carajo!)".

  17. Aprendí a confiar en las personas que están del otro lado del blog.

  18. Me leyeron las cartas por primera vez. Y por segunda vez. Falta la tercera.

  19. Mi blog tuvo su año más productivo. Y de mayor calidad. Finalmente, después de muchos intentos, me enamoré de un diseño. Paralelamente, me volví más consciente de mis talentos.

  20. Amé más a los Beatles.

  21. Regresé a jugar futbol.

  22. Abrí mi Twitter. Aprendí Twitter. Me cuasienamoré de Twitter. Y cerré Facebook, jajaja.

  23. Me puse a dieta. Y voy de pocamadre. Volveré a ser quién yo era.

  24. Me reconocí como una persona más espiritual. De enero a diciembre, mi alma se siente más liberada.

  25. Después de uno de mis peores días del año, hice un propósito, que entre pláticas casuales ya empieza a tomar forma.

  26. Aprendí plenamente a que la solución siempre está en hacer lo correcto, aunque las consecuencias primeras sean indeseables, al final siempre se resuelve todo favorablemente. Reivindiqué el desprecio a las salidas fáciles.

  27. Tres años después, volví a ser víctima de la inseguridad.
Al final del día, perdón, del año, 2009 no fue tan malo.

sábado, diciembre 12, 2009

Cristalazo guadalupano

Mientras millones de personas estaban postradas ante el Cerro del Tepeyac, afuera de la Basílica de Guadalupe, mi coche sufrió otra penuria.

(Me disculparán mis lectores católicos-guadalupanos por la analogía, pero la ironía está sabrosa y, en el fondo, da pie a la crítica por la situación que vive un país donde gustamos darnos golpes de pecho y dar golpes en la cara al prójimo.)

Fue afuera de casa de un amigo (no diré quién, ni dónde, es completamente irrelevante, pudo haber sido en cualquier lugar), y le reventaron el vidrio de la puerta delantera derecha.

Y se llevaron a Martha... Mi iPod pues.

No se llevaron papeles, ni ropa que había ahí, ni siquiera unos regalos de Navidad que compré en la tarde... Ni el stereo... Como dicen en mi pueblo, "fueron a lo que fueron".

El iPod ya estaba por pasar a la jubilación (o a manos de mi madre, lo que ella decidiera) y toda su información estaba respaldada. Se perdió tal vez menos de lo que parece. Tal vez.

¿Lecciones aprendidas? Sí las hay: las primeras medidas de seguridad no siempre son suficientes, en eso, como en prácticamente cualquier cosa de la vida, hay que hacer un segundo esfuerzo.

Para alguien que ya sufrió tres asaltos previos en carne propia -como su servidor-, esta experiencia puede resultar incluso menos aterradora que para otros. Quizás. Tranquilo estoy, un tanto impotente también. ¿Por qué ante estas situaciones tenemos que decir "lo importante es que estoy bien"?

No, no estamos bien, basta de conformismo. En todo.

viernes, diciembre 11, 2009

Bicampeón sólo hay uno


A los Pumas nos quedan sólo un par de días para seguir presumiendo que somos los campeones.

Este fin de semana se decide al monarca del Apertura 2009. Y por azares del destino, hoy, 11 de diciembre de 2009, se cumplen 5 años del quinto título auriazul y el único bicampeonato en la era de los torneos cortos.

No pude evitar releer el post que hice aquel día, cuando la Ciudad de México no durmió, entre las mañanitas a la Virgen y el festejo en el Ángel de la Independencia pasadas las 2 de la mañana. Fue la primera vez que me entregué a la psicosis colectiva en Reforma por alguna celebración deportiva, lo cual sólo volví a intentar hace unos meses, pero casi un lustro más tarde la banda se volvió más agresiva y se frustró todo.

Aquella noche de diciembre de 2004, ya el 12 de madrugada, luego de navegar a la deriva en la marea de la multitud y de desbaratar nuestra garganta entre el frío y las goyas, Ángel y yo nos fuimos al Vips de Insurgentes y Eje 3 Sur (ajá, a las 3 de la mañana) y vimos pasar por ahí nuevamente al Turibús puma, que se enfilaba a un restaurante al sur, casi en la salida a Cuernavaca, para su festejo privado.

Tratamos de seguirlos, pero fue imposible.

Y aunque el domingo el campeón sea otro, bicampeón -en torneos cortos- aún sólo hay uno.

miércoles, diciembre 09, 2009

No quiero 50 amigos

Uno de ellos vive en la casa del jardín de las memorias. Aquella con esa sala victoriana roja donde llegué a recetarme sueños de media hora entre derivadas e integrales. Donde, tiempo antes, tiraba a gol entre dos árboles que servían como postes. Donde descubrí el poder de seducción que tiene un postre (él hace mousses, yo flanes). Donde escucho canciones que los demás no escuchan y consejos que nadie más que mi padre y él podrían darme.

Otro de ellos -no menos importante que el primero- asegura que le caí en el hígado cuando me conoció, en segundo de primaria, al negarle la ayuda para un libro lúdico de ejercicios de matemáticas. Yo sigo sin creerle esa historia. Se casó hace ya más de 5 años y me enseñó que un buen hombre no es el que estudia más, sino el que enseña más (sin albur). Optó por ser hombre de familia. Por ser padre. Por mostrarnos el camino a quienes queremos ser algún día como él, aunque se le dificulte calcular y dibujar.

De uno último -e insisto, no menos importante que los otros dos-, basta con decir que es el hombre más noble que conozco. ¿Qué más se necesita?

La mesa de un lugar que presume "50 Friends", aún cuando éramos sólo 4.

De verdad, ¿qué más se necesita?

martes, diciembre 08, 2009

John Lennon: Sueño 9, Capítulo 27



De entrada, debo confesar que me pareció pretencioso hacer una película sobre el asesino de John Lennon, por eso tardé más de un año en ver Chapter 27.

(En realidad prácticamente todo lo que se haga de los Beatles no hecho por los Beatles, incluidos mis posts, me parece pretencioso.)

El título de la película obedece al capítulo faltante de la novela The Catcher in the Rye, la "biblia" personal de Mark David Chapman, su asesino, quien aseguró que quería escribirlo con la sangre de John. Hoy, hace 29 años, Chapman se convirtió quizás en el homicida no serial más famoso de la historia.

Paradójicamente, de acuerdo con Robert Rosen, periodista que publicó en 2000 el libro Nowhere Man: the last days of John Lennon, el ex beatle tenía una fascinación por ese número y en general por los múltiplos de 9.

Para iniciar, John, de acuerdo con lo expuesto por Rosen, tuvo una fuerte influencia del número 9: nació el 9 de octubre de 1940, al igual que su hijo Sean (1975); entre sus canciones, figuran #9 Dream, Revolution #9 y One After 909; conoció a Yoko Ono el 9 de noviembre de 1966 y Brian Epstein vio a los Beatles por primera vez en la misma fecha, pero 5 años antes (nota mental: ya tengo post para el siguiente aniversario de EL RINCÓN, jaja).

Lennon tenía entre sus libros de cabecera el Cheiro's Book of Numbers. Con él no sólo se obsesionó con el número 9, sino también con sus siguientes múltiplos: el 18 y el 27.

Mediante una fórmula para el nombre, Cheiro le asigna un número a cada persona, que supuestamente define su personalidad. A cada letra se le asigna un número del 1 al 8, como está listado abajo. Se suman los valores para cada nombre y apellido y se saca su residuo sobre 9; si el residuo fue cero, entonces se le asigna el 9 (lo cual para efectos matemáticos es irrelevante, pues el resultado sería el mismo con cero). Después, se suman los dígitos restantes y se repite la operación. Aquí les va el ejemplo:

A=1 B=2 C=3 D=4 E=5 F=8 G=3 H=5 I=1 J=1 K=2 L=3 M=4 N=5 O=7 P=8 Q=1 R=2 S=3 T=4 U=6 V=6 W=6 X=5 Y=1 Z=7

JOHN WINSTON LENNON
1755 6153475 355575
18(9) 31(4) 30(3)
9+4+3=16(7)

Lennon por tanto no es un número 9, sino un 7. Pero su obsesión llegó al grado de hacer anotaciones de sus seres más cercanos para conocer su numerología. Yoko Ono, su hijo Sean, Paul McCartney, Ringo Starr (Richard Starkey) y su tía Mimi, entre otros, son números 9. Por tanto, alguna afinidad sentía por las personas con esta característica.

(Si quieren saber el significado de algunos de estos números, dense una vuelta por el post de Rosen.)

Sin embargo, irónicamente, John murió en un año que numerológicamente marcó su obsesión: 1980 (1+9+8+0=18), en el edificio Dakota, en West y 72nd (9) Street, construido en 1881 (1+8+8+1=18) a manos de un hombre con el que comparte el mismo número, el 7.

MARK DAVID CHAPMAN
4122 41614 3518415
9 16(7) 27(9)
9+7+9=25(7)

Ah, y por cierto:

RICARDO JOSÉ OTERO MAC KINNEY
2131247 1735 74527 413 215551
20(2) 16(7) 25(7) 27(9)
2+7+7+9=25(7
)

(Ahí les dejo el dato, jaja.)

El número 27, según Rosen, llegó a John hasta su muerte. Además del Capítulo 27 que pretendía escribir Chapman, Watching the Wheels, el tercer y último sencillo de su álbum Double Fantasy, salió a la venta el 27 de marzo de 1981: el día que yo nací.

martes, diciembre 01, 2009

Hazme feliz


Empieza diciembre.

La verdad aún no me siento en diciembre. Por un lado quisiera estar en julio y por el otro en febrero (pero del próximo año).

Pero el calendario no miente, así que aprovecharé lo positivo de la situación: los regalos.

Esta es mi lista de deseos para este fin de año (aunque aplica para cualquier época):

- La nueva playera del Tri, lo admito, me gustó.

- La playera conmemorativa de los Pumas, la que usaron en el partido contra América.

- Otros artículos de los Pumas, pregunten, lo que están pensando ahorita probablemente ya lo tengo.

- Algo de los Beatles, igual.

- ¡¡¡El Beatles Rock Band!!! (¿vieron la imagen? ¿la vieron?), incluida consola, que tampoco tengo :(

- DVD's: pregunten, pero entre los must que me faltan están Casablanca y Benjamin Button.

- Música en general, me gusta el rock clásico, odio el pop barato.

- O en su defecto, una tarjeta de regalo de iTunes.

- O el soundtrack de (500) Days of Summer.

- ¿Libros? Soy exigente y con muchos por leer. Pero pueden tomar el riesgo.

- Accesorios para mi cámara: tengo una Canon Rebel EOS y un telefoto de 300 mm; se acepta un flash chingón.

- Ropa, aguántense mejor a que termine mi dieta, y hasta con gusto les revelaré mi talla.

- Cosas para armar tipo rompecabezas chidos (500 ó 1000 piezas), modelos a escala, etc.

- El jersey de la selección de rugby de Nueva Zelanda... NO ES BROMA, está bien chido!!! Es el segundo año que lo pido.

- Dinero en efectivo, BIENVENIDO.

- Cosas que me hagan reir, es de lo que más valoro.

*****
Actualización al 19 de diciembre:

Ya tengo Casablanca

Ya tengo el Soundtrack de (500) Days of Summer.

También la consola, pero aún me falta el Rock Band.

Ah, y el DVD de Benjamin Button, también está en mi poder.

Pero aún pueden hacerme feliz con todo lo demás.

domingo, noviembre 29, 2009

Mientras mi guitarra llora suavemente

Paul sacó el ukulele, y cantó la melodía más grande compuesta por su amigo George.



Aquella escena, que pude ver en vivo el 2 de noviembre de 2002, se repitió 27 días después en el Royal Albert Hall de Londres, en el Concierto para George.

Un año después de su muerte se reunieron sus amigos para recordarlo y brindarle uno de los mayores homenajes en la historia. Al lado de Paul y Ringo, gente como Eric Clapton, Ravi Shankar, Tom Petty and the Heartbreakers, Billy Preston, Joe Brown y hasta los mismísimos Monty Phyton se unieron a Dhani, el hijo de George, para cantarle.

El 29 de noviembre de 2001, George Harrison perdió la batalla contra el cáncer de pulmón, no sin antes dejar "algo" en este mundo: un inmenso legado musical, que a 8 años de distancia permanece intacto.

jueves, noviembre 26, 2009

Del click al papel

Cuando se discuten las diferencias y consecuencias entre los medios impresos y digitales surgen varios temas: la inmediatez, el acceso a la tecnología y la automatización de los procesos, entre otros.

Pero hay uno que resulta un poco más delicado y que no se reconoce tan fácilmente, que es un secreto a voces: levante la mano aquel periodista, escritor o fotógrafo que le emocione más publicar en Internet que en papel.

Yo mismo lo reconozco: me causa más maripositas en el estómago que me publiquen en un impreso, aún cuando soy un férreo defensor del periodismo digital.

¿Por qué? Porque publicar en Internet lo puede hacer cualquiera. Hay 200 millones de blogs, por no mencionar las redes sociales. Es más, los mismos medios digitales están abriendo sus canales al contenido de los lectores. Así que cualquier hijo de vecino puede crear un blog y escribir tonterías en él por 5 años o más.

En la carrera me enseñaron las diferencias entre los distintos medios de almacenamiento: el disco duro, el CD, las cintas, los USB's... Pero ninguno de mis computólogos profesores habló del mejor de todos: el papel. Si bien ahí se puede guardar menos información en función del espacio, dudo que otro de los medios digitales pueda durar por siglos. Y es más, aunque los duraran, los medios de acceso cambian tan rápido que no lo permitirían. ¿Alguien tiene una computadora con floppy de 5 1/4 o 3.5 pulgadas?

Pero el papel persiste. Créanme, mientras hayan árboles en este planeta, habrá papel. Y si se acaban los árboles -y si la humanidad sobrevive-, se hará de otra cosa.

Por eso, dentro de 200 millones de blogs, a la autora de uno de ellos se le ocurrió llevar su contenido a un libro. La verdad desconozco si algún blogger lo había hecho antes. Para mi registro ella fue la primera, y ayer estuve en la presentación.

Y mientras ella hablaba ante una concurrencia con muchos amigos, algunos de ellos que sólo la conocían por el mundo virtual y que anoche tornaron al real, me pregunté: ¿y por qué no se le había ocurrido a nadie antes?

Se tiene que estar medio @locadelamaceta, creo yo.

Este es el tercer libro del cual tengo una dedicatoria en la primera página. La primera, no precisamente del autor, sino de su nieta, fue el mejor regalo que me han dado jamás; la segunda fue de mi ídolo literario mexicano, gracias a un encuentro fortuito; y para la tercera quiero devolver el favor, aunque sea de una manera pequeña y aún digital:

Para Miranda Hooker, con eterna gratitud, el post número 500 de este blog.

Las fotos de la presentación están aquí.

miércoles, noviembre 25, 2009

Hincha desde la cuna

Hay un dicho entre los aficionados al deporte de que cuando le vas a un equipo toda tu vida, le vas desde la cuna.

Obviamente esto es una metáfora. ¿Quién va a tener conciencia de los equipos deportivos al primer año de edad? Sólo que en mi caso, sí es literal. Así que empecemos por establecer que nací en marzo de 1981.

Los Lakers eran los campeones reinantes de la NBA. En 1980 le ganaron a los Sixers de Filadelfia en las Finales, para su primer título en 8 años y el inicio de la dinastía más prolífica de los 80's.

Un novato de nombre Earvin "Magic" Johnson reemplazó a un consagrado, Kareem Abdul Jabbar, para el Juego 6, y anotó 42 puntos para consumar la serie 4-2 en su favor.

El "Magic" es mi más grande ídolo del basquetbol.

En enero de 1982, un equipo que tres años antes tuvo marca de 1-15 en la NFL, ganó su primer Súper Tazón.

Previo a ese partido, en la Final de la Conferencia Nacional, los 49's de San Francisco le ganaron agónicamente a los Vaqueros de Dallas con una mítica atrapada de Dwight Clark a pase de Joe Montana, jugada bautizada como "The Catch".

En el Súper Tazón, en el Pontiac Silverdome de Detroit, los 49's vencieron a los Bengalíes de Cincinnati, para su primero de cuatro títulos de aquella década.

En terrenos futboleros, los Pumas tuvieron un año mágico en 1981. Luego de perder 1-0 en el partido de ida de la Final de aquella temporada, le reventaron un 4-1 a Cruz Azul en la vuelta, con goles del "Tuca" Ferretti, Manuel Manzo, Hugo Sánchez y Enrique López Zarza. Fue el segundo título de Liga.

Además, luego de ganar la Copa de Campeones de Concacaf, le pegaron al campeón de la Libertadores, el Olimpia de Paraguay, por la Copa Interamericana. Sólo Pumas y América ganaron ese trofeo por México.

Y en Europa, Liverpool y Real Madrid jugaron la Final de la Copa de Campeones de Europa (hoy la Liga de Campeones) en París, con triunfo para los Reds por 1-0, con gol de Alan Kennedy.

Ambos eran los campeones de sus respectivos países cuando nací.

Y con el tiempo, unos menos que otros, todos esos se convirtieron en mis equipos.

lunes, noviembre 23, 2009

Hoy me hice un propósito

Publicaré un libro antes de que termine 2011.

No importa lo que tenga que hacer para lograrlo.

domingo, noviembre 22, 2009

New York, I Love You


Mi próximo viaje a esa ciudad me motivó a ver New York, I Love You, una cinta que recoge la visión de varios directores sobre, en efecto, el amor en Nueva York, similar a lo expuesto hace 3 años en Paris Je T'aime.

Y mi motivación fue tan fuerte que no obedecí a un par de advertencias negativas, y que al final resultaron erróneas. No me importó. Acudí el viernes a Cinemanía de Loreto, en el único día que pasarían esta película como parte de la 51 Muestra Internacional de Cine, luego de perdérmela el sábado anterior por un desperfecto de mi coche.

La comparación con Paris Je T'aime es inevitable, empezando porque se trata del mismo productor, Emmanuel Benbihy, y en el elenco repite (mi-diosa-hermosa-cásate-conmigo-te-perdono-que-anduvieras-con-Gael-García) Natalie Portman.

Una de las historias conjuntó a Orlando Bloom y Christina Ricci (otra de mis diosas), con una escena del primero en Strawberry Fields, enfrente del Edificio Dakota, que casi me hace brincar del asiento (si son beatlemanos con próximo viaje a NY, lo entenderán) y la fugaz pero contundente participación de la segunda.

Hayden Christensen se sale del estereotipo de Anakin Skywalker y actúa al lado de Andy García. Olivia Thirlby (la mejor amiga de Juno, para referencias pasadas) también te saca un par de carcajadas. Pero quienes se llevan las palmas, y en esto coincido con la reseña de Juan, fueron Eli Wallach y Cloris Leachman con la historia de la pareja de ancianos.

Si bien la idea es similar a la "versión francesa", en esta ocasión el inicio y desenlace de las historias no está tan marcado, ni tampoco en el final confluyen todas ellas de manera tan clara. Por tanto, hablar de una serie de cortos resulta un tanto incorrecto.

Y si esperan otro filme mágico, de esos que te hacen suspirar como, sí, Paris Je T'aime, quédense esperando. En realidad se apela más al humor ácido gringo, el frenetismo de las relaciones cortas y esporádicas y la vida en una ciudad que, en lugar de embarcarte al Sena, te pone a la deriva en la neurosis colectiva del tránsito. Ese es el gran acierto de New York, I Love You: absorber la idiosincracia urbana estadounidense y el aspecto multirracial (¿cosmopolita?) de NY.

Se respira menos romanticismo y más erotismo, por decirlo de manera sutil. Y aunque de ninguna manera es una película triple-equis, mantiene la idea de su antecesora de que al menos en una historia el espectador se sienta identifico. Incluso rescata momentos donde hay lugar para el amor al que cualquiera aspira, o bueno, por lo menos yo sí.



Si París es la ciudad luz, Nueva York es la que nunca duerme.

(La mala noticia es que si me leen en el DF, ya fueron las últimas proyecciones de este año pero regresa a partir del 11 de enero de 2010 en el CUC.)

viernes, noviembre 20, 2009

Piedras (sinfónicas) rodantes

Hace como 8 años, le presté a mi hermano mi disco del Tri Sinfónico.

Verán, Angelito es la persona más despistada con una pizca de valemadre que conozco, en contraparte de que es más listo e inteligente que yo. Y a aquel puberto, de tercero de secundaria, se le ocurrió que era buena idea poner el disco a todo volumen en el recreo. Pero a su director no se le hizo buena idea y le confiscó el CD.

Menuda mi mueca de coraje aquella tarde que me confesó su fechoría. "No hay pedo, luego me lo regresa", me dijo, o algo así. Pero aquella reliquia, que si no mal recuerdo fue el primer disco que me compré (mío de yo para mi), se quedó para la egoteca permanente del profesor.

El Tri Sinfónico, el álbum del concierto que dieron para celebrar sus 30 años en el Auditorio Nacional, representó mi primera experiencia orgásmica con el rock en español. La chillante voz de Alex Lora combinada con la Filarmónica de México resulta una mezcla imposible de olvidar.

¿No me creen? Vean esto, mi favorita del Tri, los arreglos con las cuerdas me llegaron hasta el fondo del alma cuando la escuché por primera vez:



Hoy fui a MixUp con mi hermano, que ya no es un puberto, aunque se le quedó la voz. Y como lo he hecho en ocasiones anteriores, le recordé de mi disco perdido. "Ah, que pinche gente", respondió, muy a su manera. "Lo he buscado, ya no está en ningún lado..." Y oh sorpresa cuando lo vimos ahí.

Recuperé el Tri Sinfónico. (Además de mi DVD de la película de Los Simpson, jaja.)

Las piedras rodando se encuentran.

martes, noviembre 17, 2009

Tentaciones de 5 pesos

Este anuncio lo acaban de colocar afuera de la casa de mi nutrióloga:


No sé si llamarlo ironía o uno de esos lindos episodios donde el mundo te escupe a la cara. Una bomba de calorías y azúcares para el desayuno por sólo 5 pesos.... Un momento, ¿yo escribí eso?

lunes, noviembre 16, 2009

¡Hazme enojar!

Ayer experimenté varias de las formas en las que me pueden hacer enojar, que he de decirlo, no son pocas.

La tía Alma me diagnosticó hace algún tiempo como la persona más intolerante a la pendejez que ella conoce. Y puede que tenga razón. Pero además de eso, que francamente es incontrolable, hay otra cosa que también me puede sacar de mis casillas con suma facilidad: la falta de cultura vial, que creo que va un poco ligado con lo primero.

Entre las cosas que me prenden como energúmeno al ver en la calle, son los impunes automovilistas que invaden los carriles confinados y/o de contraflujo.

Y justamente ayer, como preámbulo a una tarde y noche de constantes corajes, pasé por División del Norte, y al transitar por el tramo entre Miguel Ángel de Quevedo y Churubusco, pensé en hacer mi obra de conciencia ciudadana del día: me puse a fotografiar a todos los imbéciles con mierda en la cabeza que invadieron el carril confinado del Trolebús. Aquí les van algunos:

Pues sí, llevar camioneta no te da clase.


Uuuuy, mis favoritos: los taxistas.


Y los que no podían faltar: los microbuses. Justamente hace unas semanas iba en uno, en ese mismo tramo, y un policía lo detuvo por meterse al carril del Trolebús. Pero me terminó dando coraje al ver que no hubo infracción. ¿Alguien ha visto que multen a un micro, por lo que sea?

La semana pasada me tocó ver como multaron a un conductor en el carril de contraflujo de La Viga. Confieso que me dio muchísima felicidad y que es una escena que me gustaría presenciar todos los martes que paso por ahí.

Lo único que lamento de mi experimento de ayer es que la pírrica cámara de mi celular no pudo captar las placas de todos ellos. El resto de los autos que pesqué en División del Norte están en este álbum.

domingo, noviembre 15, 2009

México en los sueños


Leí hace algunas semanas a un historiador que dijo que los festejos por el Bicentenario son estériles, que se borrarán de la memoria del país en unos pocos años.

Primero pensé, de qué aniversario de la Independencia o de la Revolución me acuerdo. Solamente de aquel en el que se cayeron dos aviones de la Fuerza Aérea en el desfile del 16 de septiembre (¿1996? ¿1997? ¿1998?), y la cara de situación de Ernesto Zedillo cuando fue informado frente a las cámaras.

Eso por no mencionar que en los últimos años, si mi hermana no decide festejar su cumpleaños (el 15 de septiembre), mi conciencia no tiene reparo en permitirme dormirme temprano ese día. Y no por eso me siento menos mexicano. ¿Estoy mal?

Como sea, volviendo a la aseveración de aquel historiador, eso sí me preocupa. Para celebrar los 200 años de libertad de mi país, de entrada sé que se está gestionando un partido de futbol amistoso entre México y España (trabajo en deportes, ¿qué quieren?), lo cual me parece fabuloso, pues podría ser que el campeón del mundo venga al país.

Pero ya en serio, para empezar a calentar motores, se montó un espectáculo de luces en el Zócalo llamado "México en el Corazón". Y ante el aviso de que el sábado era el último día (era, porque se alargó hasta el jueves), Nalle me sonsacó para ir.

Empecé a entender un poco al susodicho historiador (no recuerdo su nombre, no me lo pregunten). Primero con un video que nos lleva desde José María Morelos hasta Guillermo Ochoa (¡¿?!) por los héroes que ha tenido México en su historia, los cuales en los últimos 85 años son deportistas y artistas, en su mayoría.

Y luego el espectáculo de efectos visuales en la fachada de Palacio Nacional, algunos que sí he de decir que son muy impresionantes, pero que al poco tiempo nos dio la nota: el disco se les rayó en el Son de la Negra. Chale.

Después de que mi acompañante dijera "mira, el Metrobús" cuando salió una trajinera -a lo que respondí "aha, la línea de Xochimilco"-, seguía pensando que algo le faltó al chou, además de algunos minutos extra, pues sólo duró 20.

Los niños lo disfrutaron, sí. Los efectos de los ladrillos de Palacio Nacional requebrajándose, el follaje invadiendo la fachada y las flores multicolores adueñándose del entorno son para aplaudirse. Pero el pleno que llenó la plancha del Zócalo sólo se prendió un poquito cuando se proyectó un "VIVA MÉXICO" del tamaño del Palacio.

"No vi nada de la época prehispánica", dijo ella, a lo que contesté un poco dubitativo: "pues... es que debe ser sólo de los 200 años desde la Independencia...". Y de ahí nos preguntamos, bueno, ¿cómo llegamos al inicio de esos dos siglos?

¿No será que la marginación de los pueblos indígenas es un descrédito al México prehispánico? ¿No será que desde la primaria nos enseñan a odiar la época de la Colonia? Nada más falta que en el México-España del próximo año el público en el Estadio Azteca lo vea como un duelo entre Cuauhtémoc (no Blanco) y Hernán Cortés.

Honestamente, me preocupa querer dormirme temprano la noche del 15 de septiembre de 2010.

viernes, noviembre 13, 2009

Música para padres e hijos

Parte de la magia de ir a un concierto de esos grupos que miden sus éxitos y trayectoria en décadas, es poder ver a padres llegar con sus hijos adolescentes o adultos.

En la foto, Angus Young antes de quedar sin camisa y sólo en trusa.

Confieso que así fui a varios, al lado de mi padre. Y aunque esta vez no fue el caso, el fenómeno fue muy evidente en el Foro Sol y sus alrededores para ver a una banda que lleva 36 años junta: AC/DC.

Justamente al ver a un padre con su hijo entrando por el acceso a General B, le comenté a Manclayi: "cuando sea papá, quiero llevar a mis hijos a los conciertos de mis grupos favoritos".

Su respuesta fue contudente: "pues a ver si siguen vivos, eh", y estalló en una sonora carcajada. Peor aún es que tiene razón, En ese momento kodak, que podría ocurrir dentro de unos 20 años (quizás más), Paul McCartney tendría 87 años, Mick Jagger 86, Angus Young 74 y Eddie Vedder 64, por mencionar algunos. Los que todavía estarían en una edad decente son los Arctic Monkeys, que estarían cuarenteando... Si es que para esa época siguen juntos. Ese es el precio de idolatrar a los clásicos.

(Dato gratis: el nombre completo del guitarrista de AC/DC es Angus McKinnon Young, y es escocés naturalizado australiano. El apellido Mac Kinney proviene del clan de los McKinnon. Mientras Young se aventaba un solo de unos 15 minutos, Justin me dijo que el día que aprenda a tocar la lira como él, me regalará una Les Paul. Claramente la Les Paul nunca llegará a mis manos gracias a mi amigo, pero si puedo presumirle que Angus es mi pariente... en enésimo grado a la potencia n, ja.)

Así que, aunque quizás mis hijos no puedan escuchar nunca en vivo Yesterday o She's a Rainbow en voz de sus compositores, yo sí pude ayer deleitarme con la energía los hermanos Angus y Malcolm Young, Cliff Williams, Phil Rudd y la aguda voz de Brian Johnson, todos ellos tanto o más grandes que mi padre.

Total, probablemente mis hijos disfrutarán en su momento de Scummy en voz de Alex Turner. Quién sabe.

**********

Y de regalo, primero, el video con el que inició el concierto. ADVERTENCIA: es clasificación B15, tirándole a C, pa' que no hayan quejas. Pero eso sí, está divertidísimo.



Y por último, el setlist, que es casi el mismo que adelantamos Justin y yo en este espacio, con la ausencia de Anything Goes y la sorpresa del solo de Angus Young.

AC/DC Setlist Foro Sol, Mexico City, Mexico 2009, Black Ice World Tour

lunes, noviembre 09, 2009

Birthday!

EL RINCÓN cumple hoy cinco años.

Y lo celebramos con la canción Birthday, en la versión del Rock Band de los Beatles.


El día que cambió la historia de la música


Oceanchild, calls me...

Hace un mes al hablar de Julia Lennon puse la canción que lleva su nombre. En ella, un diálogo interno de John con su madre, se aprecia esa línea. El nombre Yoko, en japonés, quiere decir "niña del océano".

¿Será que John le estaba diciendo a Julia la intención que tenía de unirse a Yoko?

En la Indica Gallery de Londres, el 9 de noviembre de 1966, la historia de la música cambió: John Lennon visitó una exposición de una artista japonesa radicada en Nueva York. Ese encuentro definió la vida y la carrera de los dos.

Yoko Ono es odiada por algunos fanáticos beatles, pues se piensa que a ella se debió la separación del grupo. Su presencia en el estudio de grabación después de casarse con John fue problemática, y es cierto que ella no era bien recibida ahí, pero como mencioné hace unos días, su presencia fue sólo la cereza del pastel de los problemas que tenían John y Paul.

Lo cierto es que el sometimiento de John hacia Yoko fue total. Cada decisión que él tomara, incluso dentro del grupo, la consultaba con su esposa. Ono nació en 1933 y Lennon en 1940, es decir, era 7 años mayor. Se casaron el 20 de marzo de 1969 en Gibraltar.

Una vez alejados del grupo, John y Yoko se mudaron a Nueva York, y vivieron en un departamento del lujoso Edificio Dakota, en la esquina de la calle 72 y West Central Park.

Aunque la relación no fue siempre miel sobre hojuelas. John y Yoko se separaron en 1973, cuando él se fue a Los Ángeles con su joven asistente de origen chino, May Pang. Lo que paradójicamente inició como una idea de Yoko para que él se fuera de casa por un fin de semana con la compañía de Pang, terminó como el llamado "lost weekend", un periodo de 18 meses en los que, entre otras cosas, John trabajó junto a Paul por última vez, en el bootleg A Toot and a Snore, y se reunió por primera vez en 4 años con su primer hijo, Julian.

La calidad artística de Yoko es objeto de dudas, pero su agudeza en los negocios no puede ser puesta en tela de juicio. Desde entonces, todo el patrimonio musical que dejó John, fue administrado por su esposa. El propio Lennon reconoció en una entrevista el 6 de diciembre de 1980 -dos días antes de su muerte- con Andy Peebles, que él carecía de la visión empresarial de su mujer.

Fue por eso que desde 1975, cuando nació su hijo Sean (curiosamente el 9 de octubre, día en que John cumplió 35 años), John desapareció de la vida pública y se dedicó a las labores de la casa, hasta 1980, cuando grabó el álbum Double Fantasy.

Pero más allá de la vida en pareja y que Yoko era la "cazadora" mientras John cuidaba el hogar, ella llenó un hueco que permanecía en el músico desde 1958: el de su madre.

El profundo cariño de John a Yoko propició la más grande canción de amor de la historia: Woman. Reto a cualquier mujer a permanecer ecuánime mientras la escucha.

El día que yo le cante esto a alguien, es la prueba de que ella es la mujer de mi vida.

For the other half of the sky...



El título de este post se lo debo a mi padre, mi primera gran influencia de los Beatles. Él, aquel 9 de noviembre de 1966, el día que cambió la historia de la música, cumplió 10 años de edad.

(Y con esto, cerramos el bimestre Beatle en EL RINCÓN, que primero fue mes, y que después... bueno, ya lo saben.)

sábado, noviembre 07, 2009

Los días más difíciles del año

Hay un puente en mi calendario personal que me resulta particularmente complicado: el del 6 al 9 de noviembre.

Cada uno de estos días guarda un aniversario de algo. Un 6 de noviembre falleció mi abuelo Enrique. Un 7 de noviembre se casaron mis padres. El asunto del 8 de noviembre es algo que no voy a ventilar por aquí. Y un 9 de noviembre nació mi padre.

Como podrán ver, son fechas muy significativas y muy contrastantes.

El deceso de Enrique me representa la primera pérdida de un ser realmente cercano. Ese día, de 1997, aprendí que los pésames son una fórmula gastada que la gente usa para llenar el vacío que deja en el viento la muerte de alguien. Después de muchas horas en shock, reaccioné sobre la ausencia permanente de mi abuelo hasta que alguien me dijo "mi más sentido pésame". Lloré profusamente, y no de lamento, sino de una especie de rabia que aún no puedo describir por completo.

Jamás desde entonces he dado un pésame.

Al día siguiente, en el entierro, tuve la visión más terrorífica de toda mi existencia. Honestamente no se la deseo a nadie, ni mucho menos ver algo más feo en lo que me resta de vida. Mi abuelo fue enterrado en la misma fosa de su madre (mi bisabuela) y mi hermano. En algún punto, mientras descendía el féretro, se me prendió el foco: por simple lógica de tamaños y pesos, la caja de Enrique debía estar abajo. Así, una vez que mi abuelo fue colocado en su última morada, de atrás del montón de tierra que se movió salió el ataúd de José Pablo, y por primera vez -consciente- vi a mi hermano.

No pude llorar siquiera. La simple imagen de mi madre estallando ante el entierro de su padre y el "segundo funeral" de su hijo fue lo suficientemente desgarradora para ahogar a mi alma por varios años. Ese día, fue el aniversario 17 del matrimonio de mis padres.

Y justamente el 7 de noviembre dejó de ser fiesta a partir de 2006. Simplemente porque hacia finales de noviembre de 2005 se separaron.

Conforme se acercaba este extraño puente en 2008, pensé en tomarlo con mayor filosofía y gracia. El trauma de la muerte de mi abuelo ya desapareció desde hace varios años. El no-aniversario de mis padres ya no me provoca tristeza, sino reflexión. Pero para mi mala fortuna, el 8 y 9 de noviembre del año pasado vi muchas lágrimas rodando en las mejillas de dos de las mujeres más importantes de mi vida. Poco después del segundo episodio, en privado, las acompañé en su dolor y lo uní con el mío. No estuvo chido.

Esos días, aprendí que debería llorar un poco más. No obstante, ayer me desperté pidiendo llegar en paz al 10 de noviembre.

viernes, noviembre 06, 2009

El cavernícola auriazul

Dicen que lo último que se debe perder es el estilo. Confieso que lo perdí por completo. Y que me vale.


Quienes me siguen en Twitter y vieron mis comentarios durante el Pumas-América tal vez se quitaron algunas ideas que podían tener sobre mi: no siempre soy una persona educada, póngame a ver un balón y puede salir el rupestre cavernícola que llevo dentro, y más en un partido entre el poderoso felino campeón y las guajolotas de Coapa... Erm, ¿ven lo que les digo?

Y vamos, las bondades del show del futbol mexicano nos presentan un partido de estos al menos cada 6 meses. A veces se gana, como ayer, a veces se pierde. Pero mi estado de ánimo invariablemente cambia con él. Y éste en particular no se me va a olvidar en un rato.

¿Por qué? Porque si bien ya esclarecí que los aficionados pumas somos unos intensitos, los del América se agarran del odio ajeno para pensar que son imprescindibles. Verdad o no, ese pensamiento me punza la entrepierna (if you know what I mean, este cavernicolita a veces busca palabras rebuscadas), aunque les concedo que a algunos que no están en el buen camino opinen lo mismo de nosotros.

Pero dejando al cavernícola a un lado, ayer los Pumas salieron con un uniforme similar al de la Final de la temporada 1990-91, cuando se coronaron precisamente ante el América. ¿Recuerdan esto?



Yo sí lo recuerdo. Fue el 22 de junio de 1991, mi segundo bautizo.

miércoles, noviembre 04, 2009

Dos genios, dos egos


¿Cómo puedes romper al mejor grupo de la historia, el más famoso de su época, con 4 de los músicos más reconocidos de todos los tiempos?

Llevar a las grabaciones a tu esposa japonesa no es suficiente. También se necesitan un manager de dudosa reputación, incontables horas juntos en un estudio y personalidades que si bien son artísticamente complementarias, prevén un choque de trenes de magnitudes apocalípticas: los egos de John Lennon y Paul McCartney no cabían juntos.

Vayamos por partes: la presencia de Yoko Ono sí fue factor. Al ser el creador del grupo, John sintió que podía integrar a su mujer. Era de esperarse que Paul, George y Ringo se sintieran invadidos y que Yoko no fuera del todo bienvenida en el estudio. "Él (John) quería que fuera parte del grupo", dijo Ono en un reportaje publicado por Rolling Stone en septiembre. Y al final, la elección para Lennon fue Beatles o Yoko.

Aunque eso bien puede ser una nota al margen. Los verdaderos pleitos fueron por el poder del grupo.

Tras el fallecimiento del manager Brian Epstein en 1967, Paul asumió el liderazgo del grupo incluso en lo administrativo. Al año siguiente se fundó la disquera Apple, la cual tuvo un primer año complicado. A principios de 1969, John aseguró que tanto la empresa como los cuatro beatles quedarían en bancarrota a mediados de año si seguían gastando al mismo ritmo. Como músicos eran unos genios, pero como hombres de negocios, los Beatles eran un desastre.

Mientras Paul abogó por su suegro, Lee Eastman, para representarlos, John promovió a Allen Klein. La relación de McCartney con Eastman no fue bien vista por George y Ringo, y prácticamente aplicaron montón para quedarse con Klein, pese a que tenía investigaciones en su contra por el fisco de Estados Unidos y su reputación no era la del hombre más ético. Todo esto corría a inicios del 69, mientras se grababa el álbum Let It Be.

La pugna entre Eastman o Klein fue una lucha de poder entre John y Paul, quizás la más agria que tuvieron. Para John el asunto iba más allá de poner un manager y ordenar sus finanzas: se trataba de recuperar el control del grupo que él formó. Justo el mismo motivo para incluir a Yoko.

Entre peleas de los cuatro, terminaron Let It Be y lo enlataron hasta el año siguiente, para salir con la película. Como mencioné en el post de Abbey Road, la apuesta era grabar un disco "como en los viejos tiempos". Nadie dijo en su momento que sería el último, pero el involucramiento de John en proyectos alternos al grupo lo convenció de dar el paso al costado. El 13 de septiembre, apenas una semana antes de anunciar su salida, John y Yoko participaron en el Toronto Rock & Roll Revival. Ese día lo tuvo claro: a John Lennon ya no lo llenaban los Beatles.

Pero incluso la separación resultó otra pugna de poderes. John fue convencido por Paul y Allen Klein de no anunciar su decisión ante la cercanía de la publicación de Abbey Road. Así, el mundo no supo que los Beatles estaban desintegrados... Hasta que Paul sacó a la venta su primer disco como solista, en abril de 1970.

lunes, noviembre 02, 2009

Aquel concierto

Fue el mejor de mi vida.

El 2 de noviembre de 2002 por fin vi en vivo a Paul McCartney, en el Palacio de los Deportes.

Decir que lloré, fue poco. Que canté hasta exigirle a mi garganta ir más alla de sus posibilidades, se queda corto. Desde el primer acorde, ya que minutos antes de empezar le dije a mi padre "me late que abre con Hello Goodbye", y le dí, me tatué para siempre aquella noche en mi memoria.



Y no es casualidad que el clímax, el más grande de todos los que sentí, fue en Hey Jude. Una experiencia multiorgásmica de más de dos horas.

(Aclaro, esta pieza es del concierto del 5 de noviembre, pero sí sonó así.)

"Come on everybody in México" (sí, México, no Mecsicou).

Y este otro, que sí es del 2 de noviembre, del momento en que descubrí Here Today, la canción que Paul le compuso a John tras su muerte, y la versión de Something con el ukulele, para recordar a George, quien había fallecido 11 meses antes.



¡Viva los muertos!... And if I say, I really loved you and was glad you came along...

Fue hace siete años. Y se me sigue enchinando la piel.

Una calaverita



Habló elocuente y clara la Huesuda
"Mac, tu blog me gusta mucho,
aunque a veces encuentro basura."

La Muerte quiso entrar al Rincón,
pero finalmente se lo impedí
con un filtro acá bien cab...

"Ponme las trabas que quieras
pero tú de mi no te escapas,
con los bloggers al panteón irás
¡Y sin acceso a Twitter morirás!"



Y de regalo, algunas imágenes de las ofrendas en el centro de Coyoacán.

domingo, noviembre 01, 2009

El mejor cover de Hey Jude

Probablemente esta sea la cosa más geek que haya visto en toda mi vida.



El diagrama de flujo original tenía un error, que ya le corregí.

(Gracias a Justin y Miranda Hooker.)

*********

Actualización

Para mayor detalle, recibí desde Vancouver, Canadá, la subrutina del final de la canción. Gracias a Morgan Pendleton.

sábado, octubre 31, 2009

Yoga para los dioses


Liz es de Monterrey, estuvo en el DF durante la semana y quiso ir a Teotihuacán.

Teotihuacán es de esos lugares que guarda magia. ¿Será por la energía en la cima de la Pirámide del Sol? Nuestros antepasados le acuñaron ese nombre a esta ciudad ya que ahí, aseguran, los hombres se convierten en dioses.

Para saludar a la Pirámide, la postura del Sol.



Luego hay que subirla para cargarse de energía...


De entrada, para subirla necesitas algo de condición... Ni siquiera le es fácil a una sport girl.



Pero una vez arriba, ya no te quieres bajar.

El resto de las fotos, aquí.