jueves, enero 31, 2008

Sí... está aquí... y está cañón...


Tuve la osadía de ver los noticieros deportivos nocturnos de Televisa y TV Azteca.

Y digo osadía, porque después de la cobertura del Súper Tazón del año pasado, esperaba lo peor para éste.

Así que voy a enumerar lo que nos ofrecieron de contenido los dos programitas este jueves por la noche, a menos de 72 horas del partido:

Televisa Deportes

- Martín Gramática es el especialista de Televisa para el Súper Tazón. No está mal, pero por un momento sentí que era un partido de futbol soccer.

- Los Patriotas "perdieron el estilo": Bill Belichick recibió a la prensa en chanclas y Tom Brady con "peinado mañanero". Que chido, los dos se ven como yo me veía hoy.

- ¡Llegó RBD a Arizona! Como diría Garay, aunque sea de la competencia: "¡¡¡WOOOOOOOW!!!" ¡Que porquería! RBD, Camila y Belinda van a cantar en una "preparty" del Súper Tazón. ¿Nuestros paisanos se fueron al otro lado para consumir las mismas mugres que aquí? El Tex Mex me parece menos peor.

- Las mujeres de Televisa fueron de compras en Arizona. Sin comentarios. Neta la chava ni dijo nada, puras imágenes.

- Apareció Facundo diciendo que ese estado tiene cosas "bien chidas".

- Y Facundo se fue de paseo en cuatrimoto por el desierto.


TV Azteca

- Garay destacó la valentía de Inés Gómez Mont por aparecer a cuadro con poca tela a 6 grados centígrados.

- La Gómez Mont y su tocaya la Sáenz se fueron a pedir chamba a un antro de Phoenix. No m*m*s, ¡qué reportaje! Casi no se veía fake la Sáenz haciendo sus mezclas.

- La contracrónica: tomas de los jugadores a los que ningún reportero pela en la conferencia de prensa. La intención fue buena, pero se quedó sólo en eso.

- Finalmente, cuando enlazaron con el estudio en México, André Marín les preguntó por la lesión de Tom Brady... ¡Marín salvó la noche! El único contenido informativo de este recorrido fue en ese momento.

No es porque yo trabaje en un periódico, pero si realmente quieren saber qué pasa con el Súper Tazón, chéquenlo ahí, y en sus portales de Internet.

Y no digo esto por elitista, se los juro, pero hoy me compadecí de aquellos que no tienen más opción en sus teles que Televisa y TV Azteca. Ver el Súper Tazón ahí va a estar cañón.

Ya se pueden suscribir

Para todos los fans de este espacio cómico-mágico-futbolero-musical, les tengo una buena noticia:

Ya pueden recibir las actualizaciones del Rincón No Poético del Mac en su correo electrónico.

Tan sólo ingresen su dirección de e-mail en el espacio de la barra del lado derecho. Recibirán uno pidiendo que confirmen. Voilà.

lunes, enero 21, 2008

¡A huevo, va!


La Buscadora Frenética tuvo la osadía de retar a mi enciclopedia deportiva interna. Por 17 puntos (¡¿?!) me preguntó "dime dónde, cuándo y cómo se hizo famoso el coro 'sí se puede'... ¡y no lo busques por internet!"

La respuesta que di: Las Pequeñas Series Mundiales (Little World Series) de Williamsport Pensilvania de 1996, México remontó un marcador adverso de 4-2 en la última entrada contra Estados Unidos para ganar 5-4. México no había ganado el torneo en 40 años.


Ella (que obviamente ya lo había investigado) me hizo la precisión de que fue en 1997. OK, casi le atino. Unos segundos después recordé que el equipo que representó a México fue el de los Vaqueros de Lindavista, de Guadalupe, Nuevo León. Y justo antes de clavarme en Google, recordé que vencieron al de Mission Viejo, California.


Internet me precisó que la remontada no fue desde un 4-2, sino desde un 4-1.
Gané 15 puntos de los 17, nada mal para agarrar esa pitcheada sin calentar.

Y volviendo al tema del sí-se-puede, los familiares de aquellos míticos Vaqueros gritaron a todo pulmón esa frasesita en la última entrada. Para lo cabalísticos que somos los mexicanos, se adoptó como grito de batalla en toda clase de disputa, incluso las no deportivas.


Y precisamente, hablando de las no deportivas, la Buscadora Frenética me dijo que Barack Obama, aspirante a la candidatura presidencial de Estados Unidos por el Partido Demócrata, adoptó también el sí-se-puede. "Voto latino, Mr. Mac", dijo ella.


Al Mac le sangran los oídos cada vez que escucha sí-se-puede. Lo he escuchado incontables ocasiones en partidos de la Selección (tanto por tele como presencialmente) y no hago más que poner cara de "ay pobres pend..." Desde aquel lejano 1997 que se popularizó un grito que debió quedarse en el flaco libro de historias de éxito del deporte mexicano, el sí-se-puede cayó de mi gracia, aunque no sabía dar una declaración inequívoca de por qué.


Alfonso Cuarón me hizo el favor: "El 'sí se puede' es de lo más sufrible que hay, se me hace una porra de perdedores. No debe ser 'sí se puede', sino '¡a huevo, va!', porque no somos ningunos tontos."


(Cabe decir que esa cita de Cuarón fue de 2004 en esmas.com, en una entrevista que le hicieron por su película de Harry Potter. Estoy seguro de que eso lo ha dicho desde mucho antes.)


El sí-se-puede no tiene efecto mágico alguno. En 1998 se volvió el grito de guerra latino cuando Colombia jugaba en el Mundial de Francia ante Inglaterra. David Beckham marcó un golazo de tiro libre y mando a dormir a Valderrama y compañía con un 2-0 final.

Ojalá en 29 años (los que faltan para los 40 para que México vuelva a ganar en Williamsport) no se recuerde a los héroes de Guadalupe, Nuevo León como el equipo del sí-se-puede.


Esos son de los verdaderos héroes regios.

jueves, enero 17, 2008

Mi triángulo de las Bermudas

Hace año y medio compré una laptop con pantalla de 17 pulgadas.

Hago énfasis en el tamaño porque me vi obligado a buscar una mochila en la que cupiera mi nuevo bebé, pero solamente encontraba back-packs para computadoras de 15 pulgadas.


El buen Joan me vendió la suya, que ya quería "jubilar". Acepté gustoso el trato y llevé a mi casa una enorme mochila azul con negro en la que Michelle (así bauticé a mi computadora) podía ser transportada cómodamente.


Pero en últimas fechas, este aditamento se ha convertido en mi Triángulo de las Bermudas portátil. Les contaré.

En mi travesía a Cancún para la Final entre Pumas y Atlante, me la llevé. Guardé ahí, entre otras cosas, mi camarita digital y mi grabadora de mano (que ya estaba cerca del retiro, por cierto).

En casa de mi tía busqué los dos objetos descritos en la mochila y no los encontré. Traté de recordar si los había dejado en algún lado. Negativo. Extrañamente, mi reacción no fue de ira, angustia, tristeza, depresión o similares: simplemente no hubo reacción. Vaya, ni siquiera un "shit happens". Hagan de cuenta que parecía que perdí una pluma Bic. Y sin embargo, era perfectamente consciente del costo que tendría mi desliz.

De regreso en México, aproveché la cacería navideña para "regalarme" una nueva grabadora, digital, con cable USB y toda la cosa, para reemplazar a la anterior, que seguramente estaba en manos de algún cancunense suertudo. La cámara habría de esperar hasta febrero, no soy una maquinita de hacer dinero.

Luego un día, ya de 2008, le "descubrí" una nueva bolsa a la mochila. Metí la mano y sentí un objeto. Era el estuche de la cámara que perdí en Cancún... ¡con la cámara adentro! (claro, la cámara estaba perdida con todo y estuche). Y ahí sí hubo reacción: sentí una intensísima sensación de alivio, como cuando te encuentras un billete en la bolsa de la chamarra que te acabas de poner, sólo que este billete era como de 4 mil pesos.

Y naturalmente, también estaba la vieja grabadora.

El viernes pasado tuve que hacer una entrevista. Cuando busqué mi grabadora nueva, oh sorpresa, no la encontré en mi mochila-portafolio-morral que uso para ir al trabajo (otra, una totalmente negra). Y la reacción no pasó de un "ah jijo", no hubo preocupación, lamento, ira, nada. Nada. Me llevé la vieja a la entrevista y la infeliz me cobró el "retiro": no le dio la gana grabar. El cassette no corría cuando le oprimía el botón con el circulito rojo, probé todas las funciones y ninguna otra daba problemas. ¡Malaya! Afortunadamente mi camarógrafo quedó en pasarme el audio.

A todo esto, la cámara también me dio un problema: en plena cena con amigos del trabajo, se me solicitó tomar las pruebas de una apuesta que se saldó ahí. La primera foto salió bien. Pero después, cuando la encendía y la ponía en modo de capturar, hacía un levísimo sonido, perceptible sólo con el oído en contacto directo y la pantalla (el display) indicaba que la apagara. Toda clase de conjeturas entraron a mi cabeza, desde una falla en la lectura de la tarjeta (no dejo de ser un geek computólogo) hasta la Ley de Murphy. Al día siguiente vi que el lente se atoraba al querer salir porque no se abría por completo su tapa. Un poco de ingeniería mexicana solucionó eso.

¿Y qué pasó con la grabadora nueva?

Ya apareció. ¿Dónde creen? A ver si no me sale esta con alguna gracia.

martes, enero 08, 2008

Los héroes regios

No, no estoy hablando de jugadores de Tigres, ni de Rayados. No hablo del "Kikín" o de Erviti; tampoco de las leyendas del pasado (Boy, Batocletti, el "Abuelo" Cruz, et al). Ni mencionar a los Sultanes o a los Borregos Salvajes.

Tampoco de sus prominentes empresarios e industrias, ni del "emprendedor" que quería que Monterrey fuera sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Los nuevos héroes regios no tienen grandes estudios ni mucho dinero. Es más, aún les falta mucho tiempo para poder pedir una cerveza en un bar o solicitar una licencia de conducir.

Son unos niños. Literal. Hace casi dos años, Edgar provocó la carcajada del mundo entero; ayer, Diego hizo una travesura para no ir a la escuela y ya es mundialmente famoso.

El Rincón no Poético del Mac, en colaboración con YouTube, les exhibe los videos de estos ilustres personajes.

1. Édgar. Su proeza: caer a un río.



2. Diego. Su hazaña: pegar su mano a la cabecera de su cama para no ir a la escuela.


¿Logrará Diego desbancar a Édgar?

miércoles, enero 02, 2008

Meet Noah

Les presento a Noah


Noah Kalina es un fotógrafo. Entre sus proyectos, está uno de tomarse una foto diaria, que comenzó el 11 de enero de 2000. Hizo su "corte de caja" el 31 de julio de 2006 y las subió en un video a YouTube, que al día de hoy lleva casi 8 millones de vistas.

Las conclusiones se sacan solas al ver el video.

El sitio web del proyecto es http://everyday.noahkalina.com/

Y esta es la versión de Homero... Simpson: