sábado, diciembre 13, 2008

¿Y mi árbol?


Por más que lo pospusimos, hoy hicimos la decoración decembrina en casa. Todas esas joterías navideñas finalmente inundan mi morada.

Si bien en el post anterior ya aclaré que no soy un grinch, tampoco soy fan de los adornitos en general, cada que paso por una tienda departamental acelero el paso en el área de decoración navideña. (Y no digamos de los villancicos, la versión de Pandora de los peces en el río me pone de malas.) Pero si algo valoro de los de mi casa, es que, literalmente, nos han costado nuestro esfuerzo.

Han de saber, que mi madre pintaba piezas de cerámica y de madera. El vicio del primero le duró, según calculamos hoy, unos 12 años, tiempo en el cual incluso llegó a tener una tienda. Puras obras de arte. Siempre ella y yo nos burlábamos de las porquerías que se encuentran en Liverpool, Sears, Palacio, et al. Incluso yo también de repente le entraba al pincel, con fines más bien terapeúticos, y logré algunas cosas chidas, que incluso aún adornan mi recámara.

Una media docena de cajas de respetable tamaño guardan las cosas que año con año mi madre fue acumulando en épocas decembrinas. Al ver santacloses de todos tipos y tamaños, esferitas, muñecos de nieve, nacimientos (no exagero, tenemos no menos de 10), renos, y todo lo que su imaginación pueda vislumbrar, me preocupé.

Por supuesto, a ella le brillaban los ojos cuando redescubría sus obras del pasado. ¿Dónde diablos íbamos a meter todo eso? Tenemos para decorar, por lo menos, tres casas. En un arranque de sensatez, hicimos una selección de lo que se iba a montar aledaño a la sala, donde optamos por colocar el árbol, en la misma sala, en la cocina, y hasta en los baños (sí, también tenemos accesorios navideños para esos lugares). Mi recámara opté por mantenerla intacta, porque de por sí tengo que hacer una depuración masiva.

Me avoqué al adorno del árbol. Algunos de ustedes sabrán que pedí recomendaciones para esta tarea. La opción ganadora fue colgar fotos que he tomado durante el año, lo cual, afortunadamente fue altamente productivo respecto a 2007. Pero tampoco quería que el símbolo navideño por experiencia fuera un ejercicio de egolatría fotográfica. Así que quise darle un sentido un tanto estético al asunto.


Encontré unas esferas de madera azules y otras blancas, en forma de copos de nieve, además de unas notas musicales también en azul. Para no perder el estilo, en lugar de series de luces de colores, opté por blancas. No es que a mi me encante retacar con una docena de colores las cosas. Mi madre aprobó la idea, inicialmente...


Una vez que el árbol ya tenía las luces y la escarcha, empezaron los problemas. "Oye, ¿y por qué no le ponemos esta serie?", incitó mi progenitora, refiriéndose a unas luces "acá más pro" (como dirían los fresotas) de colores, que tintinean al azar. Así que mi árbol de luces blancas, fue invadida por azules, amarillos, rojos y verdes. "Ay, no puedes no poner esto...", decía mientras colocaba una "artesanía" que según ella es antiquísima... Y a mis adornos blancos y azules, se les metieron todos los colores del arcoíris. Al punto que quedó lo suficientemente cargado el árbol como para que si meto mis fotos, ya se vería ridículo.


Mi madre ganó, como siempre. Lo peor es que no tengo armas para reclamarle: efectivamente sus adornos son hermosos.

Y ella es la única persona de este mundo a la que no he aprendido a decirle que no.
Así que ahora ando buscando un árbol pequeño, como de escritorio, para poner mis fotos ahí.

3 comentarios:

IN PHIDELIO dijo...

Mi estimado amigo, las madres son simplemente irreductibles. Ni remedio.

Un placer saludarle en la posada del pasado viernes. Siempre es sano viborear en manada.

maligna dijo...

Concuaerdo, no hay manera de ir contra una madre... Lo importante es que el arbolito quedó bien ¿no?

Por cierto ¡oh como odio los villancicos, oh como detesto la versión de "Los peces en el río" de Pandora! Jajaja

La idea de las fotos está increíble...

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

En casa de mi abue tenemos el disco ese de Navidad con las estrellas donde canta: Pandora, Mijares, etc!

Es disco de acetato! ajjajaja

Comprendo cuando tu mamá ve la porquería y media que venden en Liverpool y Palacio, a precioso que además son un robo.

Por cierto, Morgan amó tus fotografías deportivas!