miércoles, octubre 08, 2008

Cuando la cursilería se convierte en basura

Los seres humanos somos capaces de tener desde los más nobles hasta los más oscuros deseos; y de hacer desde las cursilerías más melosas hasta las crueldades más ojetes.

Su servidor, quiero pensar, está en un justo punto medio, especialmente en el aspecto de los actos. No hablaré de las cosas feas, sino de las "bonitas"... Si es que tienen algo de bonitas.


Han de saber que la cursilería más grande que he llegado a hacer es mandarle flores a una mujer. (Nooooo, ¿neto Mac?) Bueno bueno, ya ha sido a más de una, pero creo que aún puedo contarlas con los dedos de una mano. En la prepa me daba risa, y a veces hasta pena ajena, lo que mis amiguitos me contaban de los "regalos por cumplir mes" de sus novias.


Recuerdo particularmente uno, donde la mujer le escribió una carta en un cartón circular, del tamaño de una pizza familiar, y las escritura descendía en forma de caracol hacia el centro. Mi amigo ganó una pizza (bravo) y una kilométrica carta (porque la letra era retechiquita) cuyo mayor esmero, pienso yo, debió ser como solucionar el problema de la inexistencia de párrafos. Nunca he ejercitado mi escritura circular.

Otro, si mi memoria no me falla, fue en marzo de 2000, cuando un amigo nos pidió a otros tres echarle la mano, o mejor dicho, el aire, para llenar de globos el coche de su novia, con quien llevaría apenas tres meses y a quien yo conocía de unas dos o tres semanas atrás. No le vi mucho uso práctico salvo ejercitar mis pulmones, pero lo vi tan entusiasmado que no me pude negar. Mi entrañable amigo reportó al día siguiente que la fémina aprobó con creces el "detalle" (detalle es algo chico, ¡no inflar cien globos!): con eso me di por satisfecho.


En descargo de ellos, debo afirmar que el primero de mis amigos ya se casó con la escritora en círculos y el segundo ya hasta está esperando gemelos con la dueña del carro de los globos (¡eeeeeh!).

Mi ínfimo curriculum en cuestiones amorosas me tienen con poca experiencia en recibir presentes "creativos". Los dos mejores regalos que he recibido son dos libros que guardo como grandes tesoros (gracias Jime, Sagra), y generalmente los mejores presentes y detalles vienen de amigos(as).


Después de este largo preámbulo, les tengo que decir que hay una cosa, que ni en el enamoramiento más absurdo y gigantesco podría hacer, y que si me lo hicieran, acabaría de tajo con todo deseo afectuoso y sexual hacia la culpable. Algo que yo habría propuesto como la causal 22 de divorcio, pero bueno, ya hicieron el trámite más sencillo.


Reconozco al post-it como un elemento de gran apoyo en labores estudiantiles y profesionales, aunque yo nunca me he terminado de adaptar a su uso. Algún loco de 3-M tuvo esa brillante idea y probablemente un día de estos vaya a ser el CEO. Son de esas ideas que brillan por su falta de complejidad y su exceso de practicidad.


Pero a alguien, alguna vez, en algún momento de la historia, se le ocurrió que el post-it podría servir como muestra de amor incondicional. Y de repente, se pueden ver automóviles, como el expuesto en la imagen de arriba, con cientos (¿miles?) de papelitos con recaditos cursis. Primero fueron de los cuadraditos amarillos, luego cuadraditos multicolores. Y como 3-M se dio cuenta de que podían venderlos como pan caliente en formas menos formales, pues ya hay hasta de corazoncitos.


Llenar el coche de tu novio(a) de post-it's, desde mi perspectiva, es reducir a un producto tan útil al nivel de la basura, porque ahí terminará todo. Si quieres hacerle algo a tu novio(a) chido, que te cueste mucho trabajo, piensa en que eso tenga una relación directamente proporcional con su utilidad y/o duración. De menos las flores duran unos días.


Aún no conozco a ninguna pareja que se haya casado después de llenar el coche de post-it's.

5 comentarios:

IN PHIDELIO dijo...

Al leer el post, me vnieron varias sensaciones que resumo así, por orden.....

Bien Mac, mal Mac, bien Mac, mal Mac.

Dicho esto, me largo al Aeropuerto para mis vacaciones de 6 días.

Abrazo liverpooliano.

Atte. El niño inphidélico.

Enano dijo...

María... mi hermano le llenó el coche de post it a su novia con la frase "te amo" en 80 idiomas diferentes... y??? está por darle el anillo!!!!
Te quiero!

alf dijo...

órale, si le da el anillo es un hombre muy liberal

Tania Montalvo dijo...

Jajajajajaja
Ay Mac... una persona amargada como yo no llenaría de post-its un auto. No sabría que escribir en tantos papelitos jajaja.
Pero reconozco q la practicidad de estos papelitos permite que se den cartitas muy coquetas y se dejen en cualquier lugar. Pero bueeeeno, solo UNO! Porq lo q si he hecho es dejar uno pegadito con recaditos coquetos. Lo que permite que cuando el conductor llega al auto reciba una grata sorpresita.
Pero insisto, solo UNO! Dos taaal vez...
Y no me gustaría que llenarán mi auto de papelitos jajaja.

Silvia Almanza "Vasconcelos" dijo...

ajjajaja amo las historias de tus amigos! y sobre todo porque prosperaron.

Yo estoy negada para la creatividad, y normalmente robo ideas de ese tipo de otras amistades