miércoles, junio 18, 2008

Mejor una barrida


Imagina que alguien te empujó y caíste sobre pavimento mojado, que la grúa se llevó tu coche, que tuviste un mal día en el trabajo y que se hizo una paloma encima de ti...

Más o menos así me siento.

Malditos deportes, me cae que si no tuviera el trabajo que tengo me sentiría frustrado, ¿tanto sufrimiento, tanto gozo y una bipolaridad del demonio para nada?.

Ver el último partido de las Finales de la NBA, como aficionado de los Lakers, fue un ejercicio de masoquismo puro, de frustración constante y de buscar la manera de contener las tripas en su lugar para no aventar el control remoto a la televisión.

No se le puede ganar a un equipo que juega así. Los Celtics no jugaron como el equipo que tuvo marca de 66-16 en la temporada, sino como uno de 82-0. Hoy no fue Paul Pierce solo, fueron Ray Allen, Bevin Garnett, Rajon Rondo... fueron todos. Una canasta tras otra, tras otra, tras otra, tras otra... Coladas, tiros de tres, clavadas, jugadas de equipo, sólo el reloj los pudo detener.

La cuenta terminó en 131, pero creo que los cachitos de mi corazón que quedaron regados en la alfombra fueron más.

La serie quedó 4-2, pero una barrida habría sido menos indigna que la humillación que le cargaron a los Lakers.

3 comentarios:

José Antonio dijo...

Como orgulloso Celtic no puedoo más que lamentar tu dolor y regodearme en mi victoria. Kobe siendo un gran jugador, es un "wannabe" de Jordan y siempre lo será. Kobe ganó títulos con el Shaq, pero no sin él, y el Shaq ganó sin Kobe, lo que deja claro quien era Batman y quien era Robin en este comic. Tener dos técnicos en llos primeros dos juegos y esa actitud en toda la serie lo colocó un escalón abajo en la cadena alimenticia de la NBA, hoy más que nunca queda demostrado que aunque se haya puesto el número 24 en la espalda, nunca podrá ser más que el 23. Mis Celtics sólo aprovecharon que jugaron contra un equipo sin alma y con un líder ególatra y mezquino. ¡Celtic Pride!

Enano dijo...

María... yo recojo tu corazón y lo pego! Si sirve de algo, yo te quiero mucho, aunque no sea un partido soñado de la NBA!!!!
Muahhh!

Chanfle II dijo...

Perdona Pip, pero tu comentario fue taaaaaaan simplista. Kobe jugó el mejor basquetbol de la década, y compararlo con Jordan es tan... nineties. Me hace dudar tu afición a los Celtics (¿Bull de clóset?) La verdad es que Boston se la llevó bien y la sentenció al ganar el del comeback. Pero del juego que menciona Mac, caray, la iban a aventar desde media, con los ojos cerrados, con un perro mordiéndoles la nalga izquierda... y de todos modos la iban a meter. Fue un espectáculo degradante. Dibodo.