miércoles, abril 30, 2008

Un intruso en Moscú

Este "Niño" lo expresa todo.

En el futbol (y dicen que en el amor también, pero ahí yo no lo creo) no existen razones. Que el Chelsea ganó limpio, pues... sí... Que el Liverpool quedó fuera por las dos bestialidades de Riise (partido de ida) y Hyypia (el segundo gol en contra hoy), de eso no hay duda alguna.

Pero como dijo Gargamel: "ODIO A LOS PITUFOS" (menos al Mamador, aunque se va a poner mamador al triple con esto).

En la Liga Premier, el clásico de clásicos es el Liverpool vs. Manchester United. Pa' que me entiendan, es como el Chivas-América de estas latitudes, sólo que éste es un clásico región 4.

Y aún así, pese a que el ManU no es tampoco ni por tantito un santo de mi devoción, EL RINCÓN NO POÉTICO DEL MAC desea desde lo más profundo de su corazón, que el Manchester United se folle hasta el cansancio al Chelsea en la Final de la Champions. Con lo cual, admito, no estaré ni cerca de resarcir el dolor de mi rojo corazón, pero me alegraré del dolor ajeno.

Someto esta moción al apoyo de THE CORRIDOR y del RINCÓN DEL AMARGUETAS.

Porque en el futbol no existen razones.

2 comentarios:

in phidelio dijo...

DE LOS AÑOS QUE EL CHELSEA VE EN EL LIVERPOOL UNA BESTIAL RIVALIDAD, ÉSTE ES EL PRIMER MOMENTO EN QUE SE CONSIDERA COMO TAL. AL MENOS LOS BLUES YA SE PUSIERON EN EL MARCADOR EN UCL.

DECIR QUE BENÍTEZ SE EQUIVOCA AL METER A BABEL CASI EN LA SALIDA DE LOS AFICIONADOS DE STAMFORD BRIDGE SOBRA. PERDIMOS SIN TAPUJOS Y AL CHELSEA LE SIGUE QUEDANDO CLARO QUE EL LIVERPOOL ES QUIZÁ EL ÚNICO CLUB EN EL MUNDO AL QUE HAY QUE MATAR, MATAR Y VOLVER A MATAR 7 VECES SI ES NECESARIO.

ME SIGUE ENCANTANDO SER RED. PROMETO VERLOS EN NO MÁS DE UN AÑO EN EL KOP DE ANFIELD. ESPERO TE APUNTES.

José Antonio dijo...

Prefería que ganaran los Reds, me caen mejor que el Chelsea, peero ahora estoy con el Chelsea porque me zurra Cristiano Ronaldo y más me zurró que Ferguson con una estrella en cada posición y una estrella en cada sillón de la banca, jugará a un Barça debilitado al estilo Raúl Arias, cuidando el marcador en 180 minutos. Voy Blues, sorry.