lunes, diciembre 10, 2007

Regresamos

A los atlantistas, verdaderamente muchas felicidades.

CANCÚN.- Cumplimos la amenaza.

Desde el aeropuerto de Cancún, los Pumas Patológicos escribimos estas líneas que pueden representar un enorme abanico de estados de ánimo.

Ayer estuvimos en el Andrés Quintana Roo, como lo prometimos, en las gradas alentando a nuestro equipo.

Se necesita algo más que un par de tornillos mal colocados para viajar mil 500 kilómetros solamente para ver un partido de futbol. Más aún considerando que el dinero invertido no fue poco. Y más aún con la incertidumbre de un 0-0 previo.

Esta sala de espera muestra aún las huellas de la batalla de una decena de aficionados que seguimos el mismo impulso frenético por un esférico. Por más extraño que suene, ya hay gente que viene a Cancún sin ir a la playa ni asolearse por el simple placer de posar cual lagartija en la arena.

El viaje pasó de la mayor de las alegrías a la peor pesadumbre. Los cancunenses esperaron hasta que Clemente Ovalle sepultó a los Pumas para celebrar.

Pero los hinchas auriazules ya celebraban desde antes. No por una supuesta pretensión soberbia de sentirse con el triunfo, sino solamente por cantar hasta que la garganta se cansara.

Regreso a México frustrado y decepcionado por algo más que un desaguisado futbolístico.

Pero con la certeza de que lo volvería a hacer.

1 comentario:

Luigi #8 dijo...

Hola Mac!!! Debo decirte que esperaba que postearas nuevamente...antes que nada gracias por la felicitacion e igualmente felicidades pues fueron un estupendo rival.
Como te comentaba, esperaba que escribieras porque, así como hay que saber perder, tambien ganar. Creo que el juego fue sumamente parejo y aunque obvio feliz por mis potros reconozco el esfuerzo de tus pumas y aunque molesto con muchos aficionados de tu equipo por comentarios que me han hecho, nuevamente te felicito por tu equipo. Un abrazo y mucha suerte para el futuro.