viernes, noviembre 23, 2007

Y regresé al Olímpico...


La última vez fue un desastre: lluvia a cántaros, un pasto que no dejaba jugar, un 2-0 a favor que terminó en 2-2 y el Mac terminó frustrado y al borde de una pulmonía.

Esta vez todo fue distinto: sin lluvia, clima agradable aunque un poco frío, un 2-0 que se quedó así, gritos, saltos, orgasmos galeánicos (busquen la definición del gol de Eduardo Galeano), cantar hasta que se desafina la garganta, incluso después del silbatazo final.


Y lo mejor de todo: recordé por qué elegí mi profesión.


Digan lo que quieran después. Hoy estos Pumas ilusionan...


Ya tengo mis boletos para la vuelta en Toluca.


2 comentarios:

IN PHIDELIO dijo...

¿Traduces en felicidad el ir a CU a ver a Pumas contra Toluca?

En esta ocasión puedo decir que lo que sucede contigo es que has trabajado mucho y cualquier distracción es agua en el desierto.

No tientes al diablo. Podrías quedarte en el infierno.

ELdiabloLOCO dijo...

LOS pumas ilusionan solo xq el arbitro les ayudo, mac aqui van a perder y quedaran elimindos ARRIBA EL TOLUCA!!!!!!!