viernes, agosto 03, 2007

Los Simpsons

Sin duda, la serie televisiva que define a nuestra generación es Los Simpsons.

Se trata ya de la serie de dibujos animados más longeva, con 18 años de transmitirse. En México la pasan diario por el canal 7 de Televisión Azteca. Y peor tantito, pasan diario dos capítulos. Hay algunos de los que me sé todos los diálogos y sigo riéndome como escolapio (sí, la saqué de Homero) con los mismos chistes.


En las discusiones sobre Los Simpsons a veces ya ni discusión hay. Es un hecho que cada temporada Homero se hace menos neurótico y más idiota. Alguna vez dije, y quisiera vivir para verlo, que estos cinco amarillos personajes serán las primeras caricaturas que aparezcan en los libros de historia: la concepción de la sociedad estadounidense no sería la misma sin ellos.


Cuando anunciaron que vendría la película, primero temí, porque el reto es mucho mayor que el de un capítulo de 30 minutos en televisión. ¿Qué podrían Groening y compañía ofrecernos de nuevo a quienes ya cumplimos una mayoría de edad viéndolos?


Pero el ingenio de Groening no tiene límites. Mi única reseña de la película es la siguiente: nunca me había reído tanto viendo una película.


Y por cierto, Ms. Degetau recoge en su blog una discusión que yo también me hice, y que al verla, supe de inmediato que fue porque vio Los Simpsons: ¿por qué hay gente que aplaude al final de una película?


Pienso que es porque todos llevamos un pequeño Homero dentro. Sólo que la manifestación del mío no fue aplaudir al final, sino gastar 18 pesos en un Cinemex por comprarme una dona de
cubierta rosa con chispas de colores sólo para tomarme esta foto:


2 comentarios:

In phidelio dijo...

No soy fan de Los Simpson, pero por otro lado sé que tienen el humor más negro de este planeta.

Lo mejor del blog es que hayas comprado esa dona solamente para sacarte la foto.

Ashbless dijo...

Buen provecho!

Yo estoy a punto de ir a verla con mis compañeros de apartamento. Me has quitado un miedo de encimz, porque me temia lo peor.

Un abrazo