martes, julio 31, 2007

Requiem a Bill Walsh

Entristecí con la noticia de la muerte de Bill Walsh.

Todo fanático de los 49's habrá compartido sin duda mi pena. Fue más o menos similar a cómo me sentí cuando fallecieron Guillermo Águilar Álvarez o George Harrison. OK, dos ambientes totalmente distintos, pero así me sentí.

Mi primer recuerdo de un oviode fue viendo el Súper Tazón XXIII: San Francisco derrotó a Cincinatti 20-16 con una ofensiva de 92 yardas en minuto y medio que acabó con un pase de Joe Montana a John Taylor en la zona de anotación. Era el tercer título de los 49's.

Y ayer caí en cuenta de que ese partido fue el último de Bill Walsh como entrenador de San Francisco. En ese entonces yo tenía 7 años y mi fanatismo por el oro y rojo son casi una religión tan arraigada en mi ser como la de los Pumas en el futbol soccer.


Fue entonces cuando entendí por qué me gusta tanto el futbol americano sin haberlo practicado, y por qué sentí tanto la muerte de un grande como Bill Walsh.

No hay comentarios.: