miércoles, julio 25, 2007

A long long time ago...

Hace algunas semanas, el Chanfle II "retó" a los bloggers a poner algo que nos haga sentir rucos. Pondré en contexto, este personaje tiene 25 años cumplidos y yo tengo uno más.

Chanfle II puso en su blog una escena que vivió en el aeropuerto de la Ciudad de México en el ejercicio de su labor, cuando escuchó a un niño de 12 años preguntando quién es Antonio Mohamed. Evidentemente también me sentí identificado.

La respuesta que puse al reto fue mi fama de "pequeño adulto" cuando en realidad era aún un púber cualquiera. Confesaré: no tomaba alcohol hasta los 21 años y mi primera borrachera fue a los 24 (llevo 3 y ninguna al grado de la inconciencia). Jamás fui una amenaza para la tranquilidad de mis padres. El único lugar donde desde pequeño he perdido eventualmente la razón es en las gradas del Estadio Olímpico. Soy demasiado tranquilo, pero pensándolo bien, eso no es síntoma de ser ruco.

Pero hoy sí me sentí bien bien ruco. ¿Cómo fue? Por petición de Márgara, abrí mi cuenta de Facebook. En el afán de entender el sitio, empecé a navegar buscando a mis amigos para agregarlos a mi lista y mostrarle al mundo que soy retepopular. Y en eso, encontré amigos del trabajo, de la carrera, de la prepa... de la primaria... No contento con eso, me eché un clavado en el hi5 con la misma intención.

Encontré no sólo a los amigos, sino a sus exnovias, hermanos(as), primos(as)... Todo valió madres cuando vi a una niña que yo conocí apenas empezando a caminar hecha una hermosa mujer a quien ya podría invitar a salir sin que la ley me ponga un solo pero.

Y me sentí bien ruco.

Y empecé a hacer un extenso recorrido de cómo llegué a donde estoy. De mi primer día en la primaria, mi primer gol, aquellos viernes en la tarde en Olivar de los Padres, Luis Cabrera, la Colonia Florida y el Pedregal; los martes y jueves por la tarde y los sábados en la mañana pateando un balón y metiendo más goles;
cuando me gustaba la hermana de mi mejor amigo y no fui capaz de hacer nada al respecto; el día en la secundaria que me empecé a creer computólogo y los años que pasaron hasta que me rendí a mi vocación periodística...

Luego vi que trabajo en el mejor periódico de México y aún no estoy contento. Soy todo un adulto: ya conocí la inconformidad.

Y me siento bien bien ruco.

1 comentario:

Luis dijo...

¡Uy mano! La verdad es que si estas ruco, y lo peor, a ratos (al menos antes) eras todo un viejijoven. Me da la impresión de que te reservabas más de la cuenta para la edad que tenías. Prueba de ello es el hecho de que no bebieras. No te ofendas, lo digo en toda la buena onda y no tiene nada de malo ser abstemio (¿artemio?). Pero no podrás negar que es muy poco común en el contexto.
Sin embargo, esa actitud cambió y te has permitido gozar un poco más de los placeres de la vida, eso siempre te ayudará a sentirte joven y (sólo por usar una palabra cliché) "vigoroso" (jajajaja).
Por otro lado... sí... estás viejo.
Cheers!