lunes, mayo 28, 2007

Querido público

Hace unos días, un miércoles para ser precisos, llegó un mail de un desafiante ci-ber-lec-tor (odio el término, lectores son lectores y punto) que opinaba que mis narraciones de los partidos del América son tendenciosas, justo durante el partido de Santos de Brasil y las Águilas.

"Debería usted ser más objetivo y más MEXICANO", rezaba un fragmento del e-mail. Mi jefe me lo señaló y yo básicamente contesté que mi labor no es ponerme de palero con cualquier equipo del país sólo por serlo. Él estuvo de acuerdo. Tampoco era mi culpa que en ese partido Santos haya llegado más y con más peligro.

Después de un breve coraje inicial, lo tomé con filosofía. Esa misma noche dije que no era mi culpa que Santos ganara. Dos días después, tampoco fue mi culpa que Pachuca les ganara en la ida de la Final por la Liga.

Y en la vuelta... Tal parece que el subcampeonato es el karma de los grandes jugadores. Cuauhtémoc Blanco se fue de México con un golazo, pero sin el título. Guardadas las proporciones, fue como lo de Zidane en el Mundial, pero el 'Temo' no es tan grande, me quedé esperando un cabezazo a Aquivaldo Mosquera.

Querido público: tampoco fue mi culpa que los Tuzos fueran campeones.

No hay comentarios.: