miércoles, mayo 23, 2007

Mac vs. el catenaccio maldito

De una vez advierto que podría herir suceptibilidades con esto. No me pone contento que el Milán gane un título, el que sea, desde el del barrio de San Siro hasta la Champions, y menos a costa del Nápoles (que es ya un fósil viviente), el Real Madrid o el Liverpool.

El futbol del Milán me parece mezquino, egoísta, vértice del famoso catenaccio italiano que -quienes gustamos del futbol ofensivo- repudiamos. No me gusta el futbol italiano en general. La única Final de la Champions que no vi fue la del 2003, entre Milán y Juventus, que, cosa rara, terminó 0-0 en 120 minutos.

No me hizo feliz que Italia ganara el Mundial, y que un caracortada como Marco Materazzi sacara de sus casillas al mejor futbolista que me ha tocado ver en plenitud. Aunque por momentos, sólo por momentos, Marcello Lippi haya renunciado al catenaccio.

Estoy molesto, frustrado, triste. Pero mantengo el recuerdo de la Final de la Champions de 2005. Sin duda Milán lloró más aquella vez que Liverpool hoy.

1 comentario:

In phidelio dijo...

Pero por supuesto que se aborrece ese tipo de juego.

Si bien es cierto que me dolió que cayeran mis Reds, como bien dices, les dolió más las del 2005. Esa no se la quitan jamás...