lunes, mayo 21, 2007

Cuatro funerales y una... ¿boda?

El caso Carmona... Me sirvió para muchas cosas, por ejemplo, aprendí mejor qué es el Tribunal de Arbitraje Deportivo. Me sé todo lo que pasó, hasta lo que no se publicó. Literalmente, seguí la historia hasta poco antes del desenlace, que fue el esperado desde un principio. Algo ha de saber Carmona para que lo defendieran tanto en Cruz Azul. Veía a 'Billy' Álvarez como un directivo serio y a Mizrahi como un técnico cumplidor, sin ser aún de lo mejor. Ya no más. Que manera tan triste de celebrar un pase a Semifinal tan largamente esperado para quedar fuera sin siquiera pisar la cancha.

Chivas... Me dio mucho coraje ver al todavía campeón muriéndose de nada. Que patética actitud de Omar Bravo, quien sólo me confirmó que es un jugador de ratos, sin la actitud que requiere una figura. Que triste ver al Bofo echado en la hamaca, sólo una buena jugada en el partido de vuelta, y en el de ida, desaparecido. A mi personalmente me pareció un poco exagerada la roja a Pineda, pero para qué tentar al diablo. (En torneos cortos) Bicampeón sólo hay uno.

La "impresionante" condición física del América... Un jugador profesional debe estar listo para jugar hasta cuatro partidos por semana. Vaya, yo en mis años más mozos llegaba a jugar dos en un día. Al América le tocaron tres, dos en el D.F. y uno en Guadalajara, este último ya con tres días de descanso. No me impresionaron, me impresionarán si repiten la hazaña esta semana, con el viaje a Brasil, eso es lo que realmente le da en la torre a los jugadores en el aspecto físico: cruzar el mundo, jugar y regresar horas después.

Pachuca... Pachuca va a ser campeón, lo dije desde antes de la Liguilla. América no puede hacer nada si los Tuzos mantienen el nivel al que han estado jugando, ni siquiera aunque Memo Ochoa use una playera retro de los años 20.
¡Albricias! Se viene la Final de la Champions. Y sin importar el resultado del miércoles en Atenas, nadie me quita la alegría que traigo desde hace dos semanas al recordar la Final de Estambul de 2005. ¡Vamos Liverpool!

No hay comentarios.: