viernes, febrero 02, 2007

Anexo a crónica chilanga

Recuerdo que una vez cuando era niño, mi tío y un primo más grande solían llevarme a los estadios, ya sea al Olímpico a ver a mis Pumas, o al Azteca, a ver al Cruz Azul de ellos.

En una de esas escapadas, que hacíamos en el (entonces menos caótico que hoy transporte público), uno de ellos (creo que fue Jorge, mi primo, que para esas fechas estaba saliendo de la adolescencia y repitiéndome tenazmente que nunca tuviera novia; yo he tratado de cumplir al pie de la letra, pero el maldito ya rajó y se casó hace algunos años) dijo que los perros tienen más conciencia civil, pues usan los puentes peatonales más que los hombres.

Justo a unos metros de llegar al puente peatonal más cercano a mi casa para cruzar el Periférico, fuimos testigos de cómo el perro callejero más feo que he visto en mi vida se trepó al puente, mientras un aldeano tuvo a bien echarse a correr por abajo de él.

No hay comentarios.: