martes, mayo 30, 2006

Un clérigo bangladesí llama a los musulmanes a no ondear banderas "infieles"

DHAKA, Mayo 27 (AFP) - Un clérigo bangladesí llamó a los musulmanes a no ondear banderas de cualquier nación "infiel" que juegue en la Copa del Mundo, en un momento en el que la fiebre por el futbol ha alcanzado de lleno al país.

"Los musulmanes deberían abstenerse de ondear las banderas de los países infieles", declaró este sábado Jahanigir Kabir, clérigo jefe de la mezquita principal de la ciudad del norte de Bangladesh, Ishwardi.

La mayoría de las banderas que ondean en los tejados de las casas y en las ventanas de los apartamentos son de dos de las grandes favoritas, Argentina y Brasil, aunque algunos aficionados han colgado también estandartes de Alemania, Francia e Italia.

lunes, mayo 29, 2006

Dicen que futbol sensibiliza a hombres

Asegura estudio inglés que el 75 por ciento de los hombres no tiene problema por abrazar a un compañero en un partido de futbol

Reuters

Londres, Inglaterra (24 mayo 2006).- El futbol les brinda a los hombres una forma de expresar los pensamientos y los sentimientos más profundos, según una encuesta previa a la Copa del Mundo.

Casi las dos terceras partes de los hombres (64 por ciento) creen que mientras miran o juegan al futbol están más propensos a compartir sus sentimientos con otras personas que cuando realizan otra actividad.

Las tres cuartas partes (75 por ciento) afirma que no tendría problema en abrazar a sus compañeros mientras miran un partido.

"El futbol realmente tiene efectos positivos sobre el bienestar psicológico de la gente," puntualizó Sandy Wolfson, jefe de psicología de la Universidad de Northumbria.

"Le ofrece a la gente un tema de conversación ya listo, donde las opiniones sobre la selección del equipo, las estrategias y las habilidades de los jugadores son puntos divertidos para el debate," agregó.

La encuesta fue llevada a cabo por la Fundación de Investigación de Salud Mental, una organización independiente dedicada a ayudar a la gente de todo el Reino Unido a mantener una buena salud mental.

Fue realizada por Internet con la participación de 500 hombres cuyas edades oscilaron entre los 18 y 70 años.

"Es muy bueno que el futbol permita a los hombres una mayor facilidad para hablar de sus sentimientos, tradicionalmente los hombres son menos propensos que las mujeres a compartir sus más profundos pensamientos," enfatizó Andrew McCulloch, presidente de la fundación.

Además de abrazar a sus amigos, el 70 por ciento de los hombres admitió que un partido de futbol puede preocuparlos mientras que el 58 por ciento afirma que lo que pueda ocurrir durante el juego puede ponerlos agresivos.

Sin embargo, la habilidad que tiene el futbol para sacar afuera las emociones de los hombres tiene un límite, tres cuartas partes de los encuestados dijeron que nunca habían llorado por el resultado de un encuentro.

Mujeres holandesas contra Copa del Mundo

AMSTERDAM, mayo 28 (Reuters) - Un grupo de mujeres holandesas, hartas por la obsesión de sus parejas por el futbol, se unieron para rebelarse contra la Copa del Mundo que comenzará el 9 de junio en Alemania.

"Nosotras, las "Mujeres por una Holanda sin Futbol," nos hemos rebelado contra la Copa del Mundo. Desháganse de la Copa de una vez y para siempre," según fue publicado en su sitio de Internet, (www.wegmethetwk.nl)."

Las mujeres nos vemos amenazadas de estar envueltas en una nube de testosterona anaranjada y una locura futbolística. Esto debe parar. Aquí y ahora. Se ha llegado muy lejos. No podemos quedarnos más calladas," afirman sobre el Mundial que finalizará el 9 de julio.

El naranja es el color de la camiseta de la selección holandesa de futbol.

Las pioneras del sitio de Internet dicen que quieren envalentonar a las mujeres para que cambien la mentalidad de los hombres de que la vida no es sólo una pelota de futbol.

"Estamos aburridas de esto," afirmó una de las mujeres.

"Todos nuestros muchachos están pegados a la TV, olvidándose de nosotras y de todo lo demás. Creen que las mujeres no entendemos el juego y que estamos solamente para servir cervezas y aperitivos," continuó diciendo.

Las mujeres afirman que deberían tener el control remoto en sus manos, rehusarse a lavar la ropa naranja de los hombres y hacerles servir el desayuno en la cama.

Minutos

Hacía meses que no escuchaba música mientras trabajaba. Sólo la pasiva acompañante de la radio mientras manejo en la ciudad le proveía un poquito de armonía a mis oídos. Raro en mi, simplemente olvidé abrir el Media Player.

Y es que el tiempo dejó de ser constante para mi. Es cierto, Einstein acabó con el mito hace algunos ayeres, pero creo que en mi ya es exageración. Los minutos se pasan lento y los meses rápido. No tiene sentido. Y justamente mi software musical abrió con una canción de Ricardo arjona.

Jíjoles, yo sé que varios de mis lectores que me precian de ser inteligente (ja!) se desilusionarán de que escuche al cantautor guatemalteco. No, no soy fan de Arjona, me gustan particularmente un par de canciones suyas y lo considero el autor que ha escrito la tercer mejor canción sobre mi país que he escuchado jamás (1. González Bocanegra/Nuno, Himno Nacional; 2. Chucho Monje/Jorge Negrete, México lindo y querido; 3. Ricardo Arjona, México).

Pero este no es un post nacionalista, sólo quería recalcar lo irónico que me resulta que un guatemalteco haya compuesto esa joya. Anyway, volviendo al asunto del tiempo, me doy cuenta que ya casi es junio de un tormentoso 2006, y me da pánico pensar que los meses, los días y los años (González de Alba, 1971) se pasen como agua...

Minutos - Ricardo Arjona

El reloj de pared
anunciando las 6:23.
El pasado con sed,
Y el presente es un atleta sin pies.
Ya son las 6:43
Y el cadáver del minuto que pasó,
Me dice así se vive aquí te guste o no.
Y la nostalgia pone casa en mi cabeza,
Y dan las 6 con 50.
Quién te dijo que yo
Era el sueño que soñaste una vez,
Quién te dijo que tú
Voltearías mi futuro al revés,
Ya son las 7:16,
Y el cadáver del minuto que pasó,
Me dice tu estrategia te arruinó,
No queda más que ir aprendiendo a vivir solo,
Si te quedan agallas.
La casa no es otra cosa,
Que un cementerio de historias,
Enterradas en fosas,
Que algunos llaman memorias.

Minutos,
Como sal en la herida,
Se me pasa la vida,
Gastando el reloj,
Minutos,
Son la morgue del tiempo,
Cadáveres de momentos,
Que no vuelven jamás,
No hay reloj que de vuelta hacia atrás.

Cómo duele gastar,
El instante en el que tu ya no estás,
Cómo cuesta luchar
Con las cosas que no vuelven mas,
Ya son las 9:23
Y el cadáver del minuto que paso,
Se burla de mis ganas de besarla foto que dejaste puesta en el buró,
Mi soledad es tu venganza,
El ministerio del tiempo,
Puso sede en mi almohada,
Ahí te encuentro a momentos
Aunque no sirve de nada.

Minutos,
Como sal en la herida,
Se me pasa la vida,
Gastando el reloj,
Minutos,
Son la morgue del tiempo,
Cadáveres de momentos,
Que no vuelven jamás,
No hay reloj que de vuelta hacia atrás.

Minutos que se burlan de mi
Minutos como furia de mar
Minutos pasajeros de un tren que no va a ningún lugar
Minutos como lluvia de sal
Minutos como fuego en la piel
Minutos forasteros que vienen y se van sin decir
Minutos que me duelen sin ti,
minutos que no pagan pensión
Minutos que al morir formaran el batallón de ayer
minutos que se roban la luz
Minutos que me oxidan la fe
Minutos inquilinos del tiempo mientras puedan durar
Minutos que disfrutan morir
Minutos que no tienen lugar
Minutos que se estrellan en mi....son kamikases de Dios.

Nota al margen:

La selección (aleatoria, se los jurito) continuó con "In my life" y "All you need is love" de los Beatles. Dos de mis dobleplús non ultra best songs ever made... Para dar cerrojazo con "The end" y su mítica y existencial frase que dio paso al inicio de la leyenda del cuarteto de Liverpool: "And in the end, the love you take is equal to the love you make". Otro día les cuento, o mejor aún, escúchenlas...

viernes, mayo 19, 2006

Ironía es...

Que un joven que estudió 12 años (primaria a preparatoria completas) en escuelas del Opus Dei, haya ido a la función de estreno del Código da Vinci, después de comprar sus boletos con dos semanas de anticipación.

miércoles, mayo 17, 2006

Autosemblanza

No tengo la costumbre de poner nombres en mi blog. En una época me dio por poner seudónimos a esos personajes a los que me refería en mis relatos. Últimamente me da por poner sus iniciales. Ya saben lo que pienso: el seudónimo es al escritor lo que el aliás es al criminal.

He tratado de cubrir aquellos asuntos personales en este blog para no dar demasiada información. Incluso, por un momento, en los primeros días de enero, renuncié a eso y estuve a punto de cerrar este espacio.

Mi contador me revela que gente de otros países ha entrado aquí. Bienvenidos sean. Es extraño cómo la magia de Google y Blogger puede lograr que gente de lugares tan lejanos como Uruguay, España, Argentina o Alemania lleguen aquí. Por eso no pongo nombres, porque Google los delataría. Jíjoles, cuántas cosas podría revelar aquí, podría inventarme un nombre como… Inés de la Cruz… y después armar toda una historia digna de un novelista. Pero no, yo no hago esas cosas.

El único personaje real que encontrarán aquí soy yo. Y si se han preguntado quién es este orate que satura la red, de poco serviría darles mis datos básicos (edad, ciudad, ocupación y todos sus etcéteras) si quien realmente soy está plasmado en mis letras.

martes, mayo 16, 2006

Enésimo intento

Una noche de domingo conduciendo hacia la del Valle, con el asfalto encharcado fue el lugar del flashazo de inspiración.

He decidido terminar una novela que inicié hace como 4 años en una sentada y que quedó falta de continuidad. Fue en Eje 6 donde finalmente encontré el hilo negro, la clave que me hacía falta para seguirla.

Retomamos un proyecto. Reciclaje. A mis selectas/selectos lectoras/lectores, les pido celeridad, úrgenme sus comentarios.

lunes, mayo 15, 2006

Segundo intento

Hace cosa de tres meses puse un post del cual esperaba una carretada de comentarios y finalmente no llegó ni uno.
¡Oh rotundo fracaso!

Daré una explicación, quizás así le puedan entender a la chaqueta mental que pasaba por mi cabeza cuando lo puse.

Un día me presenté a la oficina de mi profesor de periodismo especializado (la única materia de este semestre que me hizo pasar una noche en vela, pero que no por eso fue la que más se me complicó), y me enseñó una composición de fotografías, para finalmente preguntarme qué me transmitía.

Este bendito Blogspot no me permite poner la composición. Muy bella por cierto, pero a la vez muy triste. A JB (el profe) le sorprendió mi respuesta. Tras una breve discusión (mejor dicho, intercambio de ideas, JB nunca le entra a los sombrerazos) le dije que cada quien lo interpretaría según sus demonios. Fue así que saqué a relucir los míos de ese momento.

Libre interpretación. La vida es eso. Una serie de interpretaciones que hacemos de la realidad que está a nuestro alrededor y que las acumulamos en un archivo llamado experiencia. Dicen por ahí que cada cabeza es un mundo, y creo que no entendí eso con claridad hasta que hice esta reflexión.


He ahí el por qué mucha gente no entiende por qué viví a los 24 la separación de mis padres como si tuviera 12, o por qué una foto con una mancha que asemeja mi silueta (hey, me veo hasta medio flaco) significa algo para mi, por qué cuando vi V for Vendetta tuve pesadillas con la letra V (sólo me faltó que saliera Abelardo, el de Plaza Sésamo, haciendo dueto con Barney) y por qué escribí una crónica sobre mi primer gol en la primaria.

La gente habla, canta y escribe sobre amor y sobre la vida tal como ha sido su experiencia, y la mía ha sido harto contrastante.

"Todos pasamos por eso", me han repetido unas cuatrocientas veces (El 400 era un número mítico para los mayas: 20 veces 20, es como decir, castellanizado y vulgarizado, "un chinguero"). Dice la vox populi que todos pasan por amor y desamor. ¿Por qué? No lo sé. Por pendejos, supongo, porque "amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño" (Sabina, J?)

Así que AHORA SÍ ESPERO COMENTARIOS!!!


¿Qué ven en la foto?

sábado, mayo 13, 2006

Una cajita Flexi

¿Quién de ustedes (OK, de los que me conocen en persona) me hubiera imaginado caminando con unos tenis rojos? Hace unos meses ni siquiera yo. Pero si yo soy aquel que va a sus presentaciones de pijama, pantuflas y con una cobija, ¿por qué no habría de pasearme por la vida con unos tenis rojos?

Eso pensé el jueves de la semana pasada cuando los compré.

Normalmente uno consume el producto y desecha la envoltura. Así pude haber tirado la caja. No lo hice. Pensé en darle una mejor utilidad.

Si los baúles guardan los recuerdos de una vida, las cajas de zapatos guardan las de los capítulos de ésta. Desconozco si la gente piensa así, pero mi hermano y yo sí lo hacemos. Él tiene los recuerdos de un amor perdido guardados en una. Los dos, quizás por casualidad del destino, elegimos una cajita de Flexi.

Cositas bobas y cursis la mayoría que te hacen recordar que alguna vez sentiste tus pies caminando por las nubes y que le dan sabor a ese absurdo que llamamos amor. Fotos, cartas, notas, regalitos, tiliches... Unos las queman, otros las guardamos, porque no hay presente sin pasado, y negarlo sería negarnos a nosotros mismos.

Así pues, hube de comprarme unos tenis rojos para que mis pies volvieran a caminar en la tierra y para guardar el recuerdo.

domingo, mayo 07, 2006

Levantarse y aplaudir

David Beckham conduce el balón por banda derecha y alza la cara. Manda un centro. Zinedine Zidane se eleva y se suspende en el aire. El tiempo se debate entre hacer una pausa o simplemente aletargar su tránsito. Opta por lo segundo. El francés conecta con la cabeza y el esférico culmina su trayectoria parabólica en el lugar donde la red y el poste convergen.

Gol de Zidane.

Como aquellos dos en el Stade de France en la Final del Mundial ante Brasil.

Como aquel en la Final de la Liga de Campeones de 2002 en Glasgow.

Mientras el balón viaja a la portería, Zidane da unos pasos hacia atrás, producto de la inercia del movimiento. Cuando entró, simplemente alzó el brazo para dar un golpe al aire (una costumbre que tenemos aquellos que hemos metido un gol y que no puedo explicar a qué se debe) mientras trotaba hacia el centro de la cancha: un festejo discreto.

Ochenta mil personas se levantaron de sus asientos y aplaudieron. No fue un grito estruendoso, no fue el grito común de gol, sino la ovación de la obra que termina. “Árbitro, no pites el final…”

Aquellos que apreciamos el deporte de las patadas vemos a Zinedine Zidane como el Carusso del futbol. Hoy fue su última obra en la Casa Blanca y a un mar de distancia no me queda más que seguir el ejemplo de los afortunados que están en el Bernabéu:

Levantarme y aplaudir.

lunes, mayo 01, 2006

Ecos del boicot

Mientras miles, tal vez millones, de mexicanos marchaban en ciudades de Estados Unidos pidiendo el respeto a sus derechos, en nuestro país se promovió un boicot para que no se consumieran productos norteamericanos este primero de mayo.

Por supuesto, la ciudadanía respondió al llamado... Y no, no me refiero a quienes se plantaron en un Wal-Mart o a las indígenas mazahuas que repartieron gorditas afuera de un McDonald's en Toluca. Hablo del ciudadano común y corriente, a quien se supone que debió haberle llegado este mensaje.


Estas fotografías fueron tomadas en Centro Santa Fe el primero de mayo por la tarde.


Starbucks lució como cualquier otro día. Al final de cuentas, "hacen buen café".

Burger King... A la parrilla sabe mejor, dicen...

KFC... La receta secreta aún funciona.


McDonald's... I'm lovin' it...

Y es que realmente es difícil vivir sin productos gringos. Fuimos al cine y preguntamos si no había un Jarritos, Mundet, Pato Pascual, Lulú, Boing o ya de perdida una Chaparrita... Y esto es lo único que tenían.

En mayúsculas / En altas

JPGJ: Qué cute, escribes Dios con mayúscula.
RJOM: ... Soy católico...

Desde la primaria nos enseñan que los nombres propios van con mayúsculas: Ricardo, Enrique, Pedro, México...

La Real Academia de la Lengua Española nos dice lo siguiente en "Ortografía de la Lengua Española":

Se escribirá con letra inicial mayúscula todo nombre propio, como son los siguientes:

a) Nombre de persona, animal o cosa singularizada.
b) Nombres geográficos.
c) Apellidos.
d) Nombres de constelaciones, estrellas, planetas o astros considerados como tales.
e) Nombres de los signos del Zodiaco.
f) Nombres de los puntos cardinales, cuando nos referimos a ellos explícitamente.
g) Nombres de festividades religiosas o civiles.
h) Nombres de divinidades.
i) Libros sagrados.
j) Atributos divinos o apelativos referidos a Dios, Jesucristo o la Virgen María.
k) Nombres de las órdenes religiosas.
l) Marcas comerciales.

(Éjele, ya ven, de acuerdo con la regla h, Dios se escribe con mayúsculas.)

Y desde el primer día en mi trabajo me hicieron ver una serie de reglas de estilo que hacían que palabras como Jornada, Playoffs, Final, Semifinal, Mundial, País (refiriéndose a México solamente), entre otras, tendrían que escribirse así, no en mayúsculas, sino en altas. ¿Por qué en altas? Como diría un muy buen amigo, uno de mis iniciadores en este oficio: jerga mamona de periodistas.

Pero aún así, los escritores nos damos de topes con la Real Academia e impunemente nos pasamos por el arco del triunfo sus reglas. García Márquez desde hace mucho tiempo ha pugnado por eliminar los acentos del castellano, ya que cualquiera, dice, sabría diferenciar entre "revolver" y "revólver". Pero en el caso de las mayúsculas, nos da por ponerlas en pronombres personales: Él / Ella, principalmente. Y aunque la propia RAE se rasgue las vestiduras ante estas impiedades del lenguaje, usamos este recurso al escribir sobre quien los más cursis llaman "esa personita especial". El amor apendeja, me cae, y nos hace ver a ese ser como una divinidad (de nuevo, regla h). No hablo de terceras personas, yo también he caído en ese error, y seguramente algún día volveré a hacerlo.

Pero he ahí el doble filo del asunto: el uso inadecuado de este recurso puede hacer caer a uno en la soberbia. Queda claro que son muestra de importancia. En el mundo de las letras, las palabras le hacen reverencias a sus congéneres en mayúsculas.

Ten cuidado cuando escribas algo en altas/mayúsculas, porque podrías poner Eso a la altura de Dios.