sábado, abril 29, 2006

Pesadillas con finales felices

Dos días de apariciones, desapariciones, corbatas (quienes me conocen saben que me repatea usar corbata), mensajes hostiles vía celular, tráfico, levantadas a las 5 de la mañana y plantones...

Sentía que el mundo me quería escupir y orillarme a hacer una pendejada.

Pero no ocurrió.

Me contuve, hasta que el viernes por la tarde llegué a mi trabajo, a sabiendas de que saldría de ahí a la hora de la Cenicienta (es horrible esa sensación). Prendí mi computadora, chequé mi correo electrónico y unas líneas escritas (oportunísimas, por cierto) por una muñeca en mi hi5 me hicieron sonreír finalmente.

Y finalmente, ¿cuántos coches hay en esta ciudad y qué posibilidad hay de cruzarse con uno en específico al darse la vuelta en la calle? Justamente a la hora de la Cenicienta, doblando a la derecha en Cuauhtémoc, vi uno que me parecía familiar, y sus placas eran inconfundibles. Me acerqué a su izquierda, toqué el claxón y vi a la mujer de mi vida, la única capaz de sacarme lágrimas ipso facto.

Al final de cuentas, no fue tan malo. Vivir toda serie de situaciones desagradables no es tan malo si al final del día lees un par de líneas que te recuerdan quién eres y puedes ver, aunque sea por unos segundos, a la mujer de tu vida.

miércoles, abril 26, 2006

Roca

Era el 14 de octubre de 2004. Me encontraba en el lobby de un hotel de Morelia con un señor de edad avanzada, cuerpo delgado, cabello cano. La gente al pasar lo miraba con respeto y poco faltaba para que le hicieran una reverencia al saludarlo.

No recuerdo bien cómo le inicié la conversación. Seguramente habrá sido alguna mala broma con respecto al América. A cualquier otra persona de su edad le habría pasado eso desapercibida, pero no a José Antonio Roca, no al profe Roca.

Estaba yo en Morelia cubriendo los Intertecs, y Roca dirigía a la selección de futbol de mi escuela. Charlamos por unos quince o veinte minutos sobre conceptos del deporte de las patadas y la manera en la que se vive una concentración como en la que estábamos inmersos. Un hombre amable, sencillo y conocedor, que pareciera en su trato desconocer su inmenso currículum que lo coloca como un ícono del futbol mexicano.

José Antonio Roca García jugó tres Copas del Mundo: Brasil 50, Suiza 54 y Suecia 58. Dirigió al América, con el que fue campeón en 1971. Fue entrenador de la Selección Nacional en Argentina 78. Hombre muy ligado al equipo de Coapa, el de sus amores (lástima, algún defecto debía de tener).

Apenas había llegado su servidor esa mañana a la capital de Michoacán y al día siguiente habría de regresar a México para asistir a la boda de un amigo de la infancia. Pero bastó para conocer al “profe” y guardarle un entrañable respeto.

Ayer me pidieron que cubriera un homenaje que habrían de hacerle en el Tec hoy miércoles. Fue sencillo, sólo un enlace telefónico para que saliera al aire unos cinco minutos dando reseña de lo que ocurría y de la trayectoria de este hombre. Apenas un par de minutos después de cumplida mi labor, le cedieron el micrófono, y abrió su improvisado discurso con una advertencia: “tengo que decirles que soy muy chillón”. Ojos llorosos se contagiaron entre los –calculo yo– doscientos asistentes mientras él hablaba, incluido su servidor.

Entre ese 14 de octubre de 2004 y el 26 de abril de 2004 han pasado muchas cosas. José Antonio Roca ha sufrido por su salud, que en un hombre de setenta y siete años es algo hasta cierto punto normal. Pero llegó a este día por una razón. Quisiera saber si dentro de 52 años yo seré merecedor de conmover y ser conmovido así, como ocurrió con el profe Roca.

jueves, abril 20, 2006

¿Por qué escribo?

... Porque me gusta. Así de simple, por ser una de las cosas que más disfruto y que más me apasionan. Porque escribir es un acto de valentía, porque se requieren agallas para expresar algo y someterse al juicio de los lectores y porque no voy a negar desde mi lado más narcisista que me encanta escribir después de cada título “Por Ricardo Otero”.

[Fragmento del texto "Cuando la pasión rebasa a la profesión", de su servidor, escrito el 31 de agosto de 2005. No se preocupen en buscarlo en algún lado, nunca fue publicado.]

martes, abril 18, 2006

jueves, abril 13, 2006

Mi conciencia no está

Se largó de vacaciones esta semana. Supongo que optó por Acapulco en lugar de la Condesa.

lunes, abril 03, 2006

La vida a los 20

Entras a una sala de cine minutos antes de las 12. Qué importa la película, sólo quieres olvidarte del cambio de día. Con él, el contador del dígito de las decenas cambian. El paso del uno al dos es mucho más significativo que un simple incremento.

Sixteen, seventeen, eighteen, nineteen... Quien te dijo que a los 18 te conviertes en un adulto, se equivocó. Aún eres un "teen", sin responsabilidades mayores, que va de fiesta en fiesta y de pareja en pareja. Eres un niño con ínfulas de adulto, pero niño al fin y al cabo. Pero llegar a los veintitantos es otro boleto, pues en la siguiente década terminarás la carrera, empezarás a trabajar y probablemente te cases, por no decir que tal vez hasta tengas una casa, hijos y una mascota dejando pelos en la sala. ¡Todo eso en sólo diez años! Después de haber vivido veinte, te das cuenta que diez son muy pocos.

Vibra el teléfono. (Es regla de educación apagar los celulares en el cine o ponerlos en modo de vibrador.) El identificador te remite al recuerdo de un amor perdido. Su voz también. "Estoy en el cine, no puedo contestar". Santo remedio y te deshaces del problema. Ya pasaron un par de minutos después de la hora de la cenicienta.

Legalmente eres un adulto desde hace dos años y dos minutos. En la práctica, apenas hace 120 segundos que te empiezas a sentir como tal.

Bienvenido al mundo.

domingo, abril 02, 2006

Te vas, te quedas

(Je, hace mucho que no escribía de futbol.)

Vaya show que armaron. Pusieron esto a las 10:30 de la noche quién sabe por qué. Bueno, sí sé, por decisión de Televisa (que parece que no quedaron conformes con su nueva Ley de Radio y Televisión). Al final, una lista de 26 jugadores, 3 que quedarán cortados antes del 15 de mayo y cuyas carreras quedarán marcadas de por vida. Referencias con David Oteo y Paulo César Chávez por favor.

Ahí van los 26 elegidos:

Porteros
Oswaldo Sánchez
José de Jesús Corona
Guillermo Ochoa

Defensas
Mario Méndez
José Antonio Castro
Rafael Márquez
Francisco Rodríguez
Ricardo Osorio
Claudio Suárez
Carlos Salcido
Gonzalo Pineda
Andrés Guardado
Joel Huiqui

Mediocampistas
Jaime Lozano
Pavel Pardo
Gerardo Torrado
Antonio Naelson
Rafael García
Jesús Arellano
Luis Pérez
Israel López
Ramón Morales

Delanteros
Jared Borgetti
Francisco Fonseca
Guillermo Franco
Omar Bravo

De los 26, ¿a quiénes podrían cortar?

Van algunas pistas:

Ricardo La Volpe usa regularmente un esquema de 5-3-2 (es decir, 5 defensas, 3 medios y 2 delanteros). Llamó a 3 porteros (no van a cortar a ninguno, tienen que ir 3), 10 defensas, 9 medios y 4 delanteros. La idea de los 23, según Pitágoras es llevar un suplente para cada posición. Luego entonces, con 10 defensas, 6 medios y 4 delanteros basta.

Aha, ¡Pitágoras es un genio! Tres mediocampistas van a quedar fuera. Ehem, pero el análisis no puede ser tan plano.

Entre los 9 medios hay dos jugadores que pueden desempeñarse también como laterales izquierdos (Ramón Morales y Jaime Lozano) que podrían pelear ese puesto con Gonzalo Pineda y Andrés Guardado. Ahí al menos se va uno, si no es que dos.

Hay tres medios de contención convocados, y La Volpe nunca usa más de uno en la cancha. Sobra otro. Israel López va a ser cortado.

La duda: Rafael García. Honestamente yo no lo hubiera convocado, pero es el yerno de La Volpe. Me parecería el candidato natural para ser cortado, pero ya saben que con la familia uno no se mete.

Los veteranos: Claudio Suárez y Jesús Arellano. Ambos van por su tercer Mundial. Claudio puede transmitir mucha experiencia, pero es lento. Arellano tiene arrebato en la cancha, pero no tiene la velocidad de antes. Pienso que tristemente uno de ellos se irá.

Dicen que todos tenemos complejo de director técnico. Yo también. Ahí les va mi lista ideal de jugadores para Alemania 2006:

Porteros
Sergio Arias
Alejandro Gallardo
Cristian Flores

Defensas
Patricio Araujo
Christian Sánchez
Héctor Moreno
Pedro Valverde
Efraín Valdez

Medios
Omar Esparza
Jorge Hernández
Giovani dos Santos
Mario Gallegos
Edgar Andrade
Carlos Silva
Adrián Aldrete
César Villaluz

Delanteros
Carlos Vela
Ever Guzmán
Heriberto Beltrán
Alejandro Esqueda

Ah, pero son 20... Agreguen a Rafael Márquez, Sinha y Guillermo Franco. Diría que Oswaldo, pero ya hay 3 porteros.

El resto, como bien dedujeron, es la Sub 17 que ganó el Mundial el año pasado.