martes, octubre 03, 2006

Meditación nocturna

Quienes me conocen saben que el no poder tocar un instrumento sin limitaciones es una frustración presente a lo largo de toda mi vida. Es cierto, Beethoven escribió música siendo sordo y Mozart cuando apenas alcanzaba la perilla de su puerta. Noticia, no soy ni Beethoven ni Mozart.

Pero... ¿para qué quiero escribir música si John Lennon ya lo escribió todo?

No hay comentarios.: