martes, octubre 17, 2006

A las 9 de la mañana...

Apenas me dieron las nueve de la mañana y ya tengo ganas de mentarle la madre al primero que se me ponga enfrente.

No voy a ventilar asuntos personales. Dejémoslo en que tuve que donar mi coche por unos días a las hermanas de la caridad del automóvil-descompuesto-sin-aparente-motivo, por órdenes del padre superior.

Me levanté hoy a las 5:30 de la mañana, con el tiempo justísimo para bañarme, vestirme y pelarme a la escuela. Sorpresa, el calentador estaba apagado, y el armatroste es tan eficiente que uno tiene que esperarse 20 minutos después de encenderlo para que el agua salga caliente. No quise bañarme con agua fría y exponerme a una pulmonía. Ni modo, después de mi primera clase me regresó a quitarme la mugre.

Sobrevivó mi clase de 7 y voy camino a casa para bañarme. Y a medio camino recuerdo que mi llave la dejé en el llavero de mi coche, el cual obviamente ya no está en mi poder.

A todo esto, me acosté a las 2:30 haciendo una tarea. Y no sé si dormí algo, no siento siquiera haber pegado las pestañas. Ah, y me está dando gripa.

Y apenas dieron las 9 de la mañana...

3 comentarios:

Mac dijo...

Actualización a las 14:00 horas:

Sigo sin dormir y la gripa ya es un asunto oficial, pero al menos pude entrar a mi casa a bañarme, desayunar y regresé a la escuela a una mesa panel sobre la Ley Televisa. Javier Corral rules.

Mac dijo...

Actualización a las 21:37 horas:

No he dormido. Estoy dopado de cafeína. En clase. Auxilio. Llegando a mi casa haré algo que nunca había hecho: apagar mi celular para dormir.

Anónimo dijo...

Been there, done that...

Ni pedo mano, hay que tener paciencia, el que se desespera pierde.

PD. FLOCK YOU!!!